Radio Fitness Revolucionario

Episodio 80: Emociones y comida, adicción, herramientas psicológicas para mejorar la dieta, con Alfonso Méndez

Hoy hablamos con Alfonso Méndez, psicólogo especializado en pérdida de peso, obesidad y trastornos de la conducta alimentaria. Con él exploramos cómo aplicar la psicología para mejorar los resultados. Algunos temas que tratamos:

  • Hambre fisiológico vs Hambre emocional.
  • Técnicas para mejorar el autoconocimiento.
  • Papel del psicólogo en nutrición.
  • Herramientas para cambiar hábitos.
  • Adicción a la comida y por qué comemos de manera compulsiva.
  • Relación entre estrés / ansiedad y obesidad.
  • Y mucho más.

Puedes escuchar también el episodio en iVooxiTunes o descargar directamente el MP3.

Para profundizar en el trabajo de Alfonso visita su web.

Episodio patrozinado por barritas PaleoBull. Utiliza el código FR10 para obtener un 10% de descuento en todas tus compras.

Share Button
Únete a la Revolución ¡Ya somos más de 100.000!
y recibe gratis el Manual Revolucionario (ejemplos de alimentación y entrenamiento)

Previous Post Next Post

3 Comments

  • Reply Eva enero 17, 2017 at 10:41 pm

    Hola Marcos, super interesante el tema que tratas. En mi experiencia en consulta, cada vez veo más claro que, en la mayoría de los casos, hay disfuncionalidades en la relación con la comida de mis pacientes. Ya sea por exceso y obsesión, ya sea por defecto y desidia a alimentarse y también, la obsesión por comer saludable para conseguir un cuerpo de modelo fitness. Al final, detrás de todo eso subyace una historia personal compleja que sólo es posible desgranar a través de la psicoterapia.
    Muy acertado cuando comentáis el tabú que hay al respecto de ir al psicoterapeuta. Es cierto que muchos, no quieren ni oir hablar de su propia sombra. Es más, muchos pensarán: ¿Sombra?, ¿Qué es eso? Yo de eso no tengo 🙂 Pero la realidad es que, el trabajo con un buen psicoterapeuta es un trabajo de autoconocimiento y evolución que todos deberíamos desarrollar para poder disfutar de una vida más plena.
    Muchas gracias por la divulgación de temas tan interesantes como éste y como todos los que tratas siempre.
    Un abrazo!

  • Reply Marta enero 18, 2017 at 9:59 pm

    Muy interesante, era lo que le faltaba a esta página como bien comentais un el punto de vista de la psicología. Me parece además muy interesante y un tema a profundizar todo el aspecto de tener metas reales, la posibilidad de la frustración y el aspecto psicosocial. Creo que muchas veces desde páginas similares y seguramente con buena intención, se centra todo en la motivación de los buenos resultados, del tú también puedes… Y si puedes ser la mejor versión de ti mismo pero siendo también fiel a tus virtudes y limitaciones.
    Resumiendo que todo lo que hagamos debe partir del autoconocimiento, de nuestro cuerpo y de nuestra mente! Gracias por recordarlo.

  • Reply C enero 19, 2017 at 9:03 am

    ADICCIÓN: “Se considera adicción a una enfermedad crónica y recurrente del cerebro que se caracteriza por una búsqueda patológica de la recompensa y/o alivio a través del uso de una sustancia u otras conductas. Esto implica una incapacidad de controlar la conducta, dificultad para la abstinencia, deseo imperioso de consumo, disminución del reconocimiento de los problemas significativos causados por la propia conducta y en las relaciones interpersonales así como una respuesta emocional disfuncional. El resultado es una disminución en la calidad de vida del afectado (generando problemas en su trabajo, en sus actividades académicas, en sus relaciones sociales y/o en sus relaciones familiares o de pareja).”
    Bien, podría poner 100.000 ejemplos con la comida por cada frase de la descripción con la que mucha gente se el encendería la bombilla pero dejo que cada uno haga ese repaso con su propia vida.
    El problema es la extrema connotación negativa que se le da a la palabra enfermedad, la cual causa rechazo y automáticamente provoca que la persona huya de identificarse muchas veces por puro miedo, otras por simple ignorancia.
    Esta enfermedad se camufla y vive entre nosotros disimuladamente porque, entre otras cosas, hay “comedores normales” que de vez en cuando tienen conductas compulsivas con la comida, al fin y al cabo ¿quién no se ha pegado en alguna ocasión algún atracón por ejemplo en bodas o Navidades? ¿Quién no ha tomado algún alimento (helado, bollería, bombones…) sin hambre ninguna? Todos en ocasiones encontramos placer y nos evadimos de los problemas abusando de la comida. La diferencia es que los comedores compulsivos NO SABEMOS PARAR. Un “comedor normal” se llena e inmediatamente pierde el interés por la comida, pero los adictos queremos más. Si bien hemos sido capaces de controlarla en fases más o menos duraderas, la realidad es que la obsesión se hace progresiva y no hay grado de autocontrol o pérdida de kilos suficiente que la borre. Nos sentimos impotentes ante la comida.
    Más allá de los kilos o no de más (muchos adictos a la comida nunca han tenido sobrepeso) y el logro de objetivos físicos, nuestras actitudes ante la comida no son normales.
    Entiendo el desconocimiento (también por puro interés incluso económico) de esta enfermedad, pero dudar de que existe esta adicción sólo hace que se retrase el avance en el reconocimiento y por tanto solución del sufrimiento que causa. Anímo desde aquí a que se haga el test de Comedores Compulsivos para descubrir si se ve o no identificado con muchas de las preguntas y tome sus propias decisiones. La identificación del problema siempre es el primer paso para la solución:
    http://comedorescompulsivos.es/test/

  • Leave a Reply

    RECIBE GRATIS EL MANUAL REVOLUCIONARIO: EJEMPLOS DE MENÚS, ENTRENAMIENTOS, RECETAS...
    x