Browsing Tag

nutrición

Verduras
Mark All

Guía de las verduras: beneficios, las más recomendables, preparaciones, supertasters e ideas para comer más

Los expertos en nutrición coinciden en pocas cosas. Que las verduras son buenas es una de ellas.

Hoy exploramos por qué las verduras son un gran alimento, cuáles son las mejores, cómo cocinarlas, ideas para comer más y por qué algunas personas las odian.

¿Qué son las verduras?

Técnicamente, todo lo que venga de una planta es una verdura, incluyendo frutas, semillas, legumbres, tubérculos y cereales (detalle). Pero nutricionalmente son cosas muy diferentes, y por verduras o vegetales me referiré a las siguientes partes de las plantas:

  • Raíz: zanahoria, rábano, nabo…
  • Bulbo: cebolla, ajo, remolacha…
  • Tallo: espárrago, puerro, apio…
  • Hoja: espinaca, rúcula, lechuga, endivia, acelga, canónigos…
  • Flor: coliflor, brócoli, alcachofa…

Breve historia de los vegetales

Continua leyendo

Evidencia Científica Nutrición
Radio Fitness Revolucionario

Episodio 95: Nutrición basada en pruebas y cómo interpretar la evidencia científica, con Maelán Fontes

Hoy hablamos con Maelán Fontes, investigador en nutrición, doctorando en la Universidad de Lund en Suecia, Máster en Nutrición Humana y Calidad de los Alimentos y un largo etc. Algunos de los temas que tocamos:

  • Tipos de estudios sobre nutrición. Ventajas e inconvenientes de cada uno.
  • Cómo evaluar la calidad de un estudio.
  • Aspectos a tener en cuenta: sesgos, conflictos de interés, validación de hipótesis…
  • Cómo identificar problemas metodológicos.
  • Cómo interpretar los resultados de un estudio: valor p, riesgo absoluto vs. riesgo relativo, relevancia clínica…
  • ¿Nos podemos fiar de estudios en animales?
  • La importancia de la visión evolutiva de la nutrición en la investigación.
  • Genética y alimentación.
  • Y mucho más.

Continua leyendo

Conceptos, Mark All, Nutrición, Pérdida de grasa

Por qué NO debes contar calorías

“Es mejor estar aproximadamente correcto que precisamente equivocado” – John Maynard Keynes

En biología, como en la vida, debemos aprender a diferenciar entre causas próximas y causas últimas. Las causas próximas explican el qué y el cómo, las causas últimas aclaran el por qué.

Los mensajes oficiales para controlar el peso siguen centrados en la causa próxima: desequilibrio energético. La obesidad está causada por ingerir más calorías de las que se gastan y la solución, nos dicen, es evidente: comer menos y moverse más. Para ello deben registrarse las calorías de entrada y las calorías de salida, asegurando el equilibrio adecuado.

La causa última real no es tan trivial. La obesidad es al final el resultado de una incoherencia evolutiva entre lo que nuestros genes esperan y el entorno en el que viven. El entorno moderno estropea nuestro ciclo hambre-saciedad, altera los ritmos circadianos, daña nuestra microbiota, elimina desafíos térmicos y físicos… Todos estos elementos contribuyen al desequilibrio energético.

Centrándonos en los alimentos, la causa próxima sería que comemos mucha comida, la causa última que comemos mala comida. La solución en el primer caso es comer menos, en el segundo comer mejor. Continua leyendo

Conceptos, Mark All, Nutrición

Nutrigenómica: Aliméntate según tus genes

“Los genes son los átomos de la herencia” – Seymour Benzer

Conocer las partes nos ayuda a entender el conjunto. Así como el átomo es la unidad irreducible de la materia, el gen es la unidad básica de la información biológica, de nuestra herencia.

Los átomos nos ayudan a entender la materia y el universo. Los genes nos ayudan a entender nuestra evolución, identidad y patrón de enfermedad.

Pero al igual que el todo es más que la suma de las partes, los humanos somos más que la suma de nuestros genes. Nuestro genotipo es moldeado por el entorno y por nuestras acciones para generar un fenotipo (expresión genética).

Los genes no determinan casi nada, pero condicionan casi todo. Entender estos condicionantes iniciales nos ayudará a guiar nuestras acciones individuales.

Aunque todos compartimos un origen común (y estamos bien adaptados a los alimentos originales), la historia evolutiva de cada población ha dejado su huella, generando diferentes adaptaciones y necesidades.

Estas diferencias genéticas explican por qué algunas personas necesitan comer más productos animales que otras, por qué los lácteos son peligrosos para algunos y beneficiosos para otros, o por qué unos toleran bien los cereales  y para otros son perjudiciales.

Hoy analizamos cómo algunas de estas variaciones pueden condicionar tu alimentación, usando mis propios genes como ejemplo (analizados con 23andMe).

Continua leyendo