¿Sólo usas el 10% de tu cerebro? e Ideas para mejorarlo

Ayer fuimos a ver Lucy. Nos pareció mala, en casi todos los aspectos. Desde un punto de vista científico, sigue divulgando el mito de que usamos una pequeña parte de nuestro cerebro. Entiendo que es ciencia ficción, pero mucha gente lo cree de verdad.

lucy

Si nuestro cerebro hubiera sido desarrollado por ingenieros quizá sería así. Cuando los ingenieros diseñan un puente, calculan con complejas fórmulas la carga máxima que deberá soportar. Después multiplican el resultado por un factor de seguridad, digamos 5. Eso quiere decir que el puente está diseñado para soportar 5 veces la carga máxima que se espera que tenga. Podríamos decir por tanto que un puente utiliza una parte muy pequeña de su «capacidad máxima». Y lo mismo con los ascensores, las alas de un avión…

La biología funciona de manera muy diferente. Tu cuerpo nace con ciertas capacidades predefinidas, pero inmediatamente empieza a adaptarse al entorno.

Es decir, las capacidades que desarrollas dependen de los estímulos que reciba tu cuerpo. Si le exiges más, desarrolla más capacidad, si le demandas menos, la reduce. La naturaleza odia el derroche. No mantiene estructuras vivas esperando que un día las utilices.

Decir que usamos un 10% de nuestro cerebro es como afirmar que usamos un 10% de nuestros músculos. No es cierto.  La realidad es que si no usas los músculos los pierdes. Si les exiges más, crecen. Tu cuerpo se adapta a la demanda, es antifrágil, mejora si lo sometes al estrés adecuado y decae si no.

Y lo mismo ocurre con tu mente. Tu cerebro no deja un 90% de capacidad ociosa esperando que un día la utilices. Si no usas la capacidad que tienes la perderás. Si haces trabajar a tu cerebro la aumentarás.

En «Cuida tu cerebro o serás su víctima» vimos que una de las mejores formas de usar tu cerebro es moviéndote. Al fin y al cabo controlar el movimiento es su función principal.

Pero por supuesto también puedes entrenar directamente tu capacidad intelectual. Mucha gente me preguntó al respecto a partir del artículo, pero no es mi especialidad. Por eso contamos hoy con un artículo de Rick T., especialista en el desarrollo de capacidades cognitivas, 17º memorizador más rápido del mundo y fundador de InsanityMind.

Si no quieres perder la cabeza, úsala.

Te dejo con Rick.

——————————————————————————————————

large__9418149880

Dicen que al llegar a la edad adulta nuestro cerebro es como es, y a partir de ahí sólo puede ir a peor. Según este estudio publicado en el Annual Review of Psychology en el 2012, una vez alcanzada la edad de los 27 años, nuestro cerebro empieza a decaer. No hay escapatoria y conforme pasan los años vamos perdiendo habilidades, hasta llegar a lo que llamamos una persona mayor, que chochea, tiene demencia o no se entera…

…¡y olé!

¡Qué buena excusa para quedarte en el sofá viendo la tele! ¡Para qué voy a cuidarme, entrenar, trabajar duro, si al final vamos a acabar todos como Homer Simpson!.

Pues bien, aquí vengo yo hoy para daros una buena noticia… ¡para algunos!. En realidad tu declive cognitivo no tiene por qué ocurrir. Es sólo tu elección.

Resulta que el cerebro es plástico. Esto significa que tiene la capacidad de cambiar. A cualquier edad. Por lo tanto, es posible hasta cierto punto, modificar el estado actual de nuestro cerebro. Sea cual sea. Podemos aprender de todo, cambiar nuestros hábitos, mejorar habilidades… Literalmente, es posible esculpir nuestro propio cerebro, y todo esto ¡a lo largo de toda nuestra vida!

Vamos a ver cómo…

Decaimiento Cerebral

Es un hecho. Con la edad perdemos habilidades cerebrales. Nos hacemos más lentos a la hora de razonar, nos cuesta más entender, nuestra velocidad de percepción disminuye… La única habilidad que se mantiene más o menos a lo largo de la vida es el vocabulario que utilizamos, claramente porque vamos adquiriendo más y más a lo largo de la vida (aunque al mismo tiempo que olvidamos otro).

Screen Shot 2014-08-23 at 13.45.44

¿Por qué ocurre este declive? Existen varias razones:

  1. Por un lado, con la edad el funcionamiento interno del cerebro se hace más ruidoso (articulo, estudio), porque los elementos que componen el cerebro (neuronas, vasos sanguíneos, mecanismos de limpieza…) se vuelven menos efectivos en su trabajo. Al ser más ruidoso, el cerebro tiene que ir más despacio para poder captar la información.
  2. Por otro, el cuerpo también se hace mayor y es más lento cada vez (estudio). Y como la principal actividad del cerebro es controlar el cuerpo, el que éste sea más lento hace que el cerebro se acomode a esa lentitud.
  3. Además, conforme nos hacemos mayores, cada vez más nos manejamos por abstracciones mentales, las cuales nos impiden ver los detalles de las cosas. Y son los detalles los que hacen que el cerebro procese y memorice correctamente la información.
  4. Por último, somos muy vagos. Durante años intentamos utilizar el cerebro lo mínimo posible. Nos conformamos con ir aplicando lo que ya hemos aprendido anteriormente a las situaciones nuevas que nos presenta la vida.

Entonces, ¿no hay esperanza?…

Existen maneras de ralentizar el declive cerebral, aplicando los estilos de vida como los que describe Fitness Revolucionario en Cuida tu cerebro, o serás su víctima. Pero además, puedes detener e incluso revertir el deterioro de tu cerebro haciendo uso de la plasticidad cerebral.

Plasticidad Cerebral

Michael Merzenich es uno de los pioneros en el campo de la plasticidad cerebral. Su trabajo se centró a principios de los 80 en demostrar que el cerebro tiene la capacidad de cambiar a cualquier edad. Aunque parezca extraño, cuando él empezó a estudiar esta posibilidad el sentido común indicaba que eso de la plasticidad cerebral era una tontería y que ‘estaba clarísimo’ que el cerebro estaba fijado a partir de cierta edad.

Sin desanimarse, Merzenich continuó con su investigación llegando a demostrar que la plasticidad cerebral existe y que puede utilizarse a cualquier edad para mejorar el cerebro (estudio, estudio, estudio).

Entre los muchos experimentos que realizó, os presento éste en el que personas mayores de 60 años entrenaban su cerebro con programas informáticos especiales (parecidos a los juegos de ordenador) durante 40 horas, distribuidas a lo largo de varias semanas.

Los investigadores realizaron una medida de varias habilidades cognitivas antes y después del entreno, y observaron cómo estas habilidades aumentaban en todos los casos, independientemente de la edad.

La mejora observada en media establecía que los participantes tenían unos nuevos niveles cognitivos como de personas 11 años más jóvenes. Es decir, que sus habilidades mentales habían rejuvenecido 11 años… ¡con tan solo 40 horas de entreno!

Screen Shot 2014-08-23 at 14.53.25

Gimnasios para la mente

Tan importante era su descubrimiento que pensó que había llegado el momento de llevar estos ejercicios al público general. Así en el 2004 lanzó un gimnasio mental a través de internet. BrainHQ es una web donde cualquiera puede entrenar su cerebro (previo pago) con programas especialmente diseñados para mejorar las diversas habilidades cognitivas (atención, memoria, capacidad de proceso, etc…). A la zaga le han surgido otros competidores como Lumosity, Cognitift e incluso el español UnoBrain.

Todos estos gimnasios mentales trabajan básicamente de la misma manera:

  • Realizan un primer test de estado inicial del cerebro.
  • Basándose en los resultados del test, presentan una serie de programas de ordenador, cada uno específicamente diseñado a entrenar una o varias habilidades cognitivas (memoria de corto alcance, atención, procesamiento mental, etc).
  • La dificultad de cada programa se adecúa a un nivel ligeramente superior al nivel actual de la persona. A la persona le tiene que costar hacer el ejercicio, pero no demasiado.
  • Las sesiones de entreno son cortas de no más de media hora.
  • Conforme la persona mejora en el programa, la dificultad se va incrementando de manera gradual. La persona siempre tiene que ir al límite.

Así, tras varias sesiones de entrenamiento, el 100% de los participantes que se lo toman en serio, mejoran espectacularmente sus habilidades. Además, los efectos de ese entrenamiento parecen durar hasta 10 años (estudio, articulo).

¿Funcionan los gimnasios mentales?

Está demostrado que conforme más y más entrenas, mejores resultados obtienes en el jueguecito. Lo que no está demostrado es que el mejorar en el juego te haga más inteligente.

La inteligencia fluida es la habilidad de deducir relaciones, realizar razonamientos complejos y resolver problemas nuevos. Es la capacidad de generalizar algo que has aprendido en un dominio de tu vida y aplicarlo a otras cosas. Por ejemplo aprendes inglés y luego lo usas para aprender más rápido a programar, viendo las semejanzas y diferencias entre los lenguajes humanos y los lenguajes de programación.

Pues bien, lo que está en discusión es si las mejoras obtenidas durante los entrenamientos con los programas aumentan la inteligencia fluida. Es decir, si entrenando en el jueguecito X, resulta que seré mejor en matemáticas, o podré tomar decisiones mas rápido, o podré conducir de manera más segura.

¿Pueden los aumentos de puntuación transferirse a otras habilidades intelectuales?

Sobre este punto todavía no hay consenso en la comunidad científica. Mientras que algunos estudios indican que sí se produce esta transferencia (como por ejemplo este estudio , este o este), otros indican que la transferencia de habilidades intelectuales no funciona (como por ejemplo este estudio, este o este). Y ahí están unos y otros peleándose…

large_447296727

Las artes marciales del entrenamiento cerebral

En este momento pues, no está claro si el entrenamiento cerebral sirve de algo en la vida real.

Desde mi propio punto de vista, totalmente particular, puedo decir que entrenar el cerebro sí que funciona. Desde que empecé con el entrenamiento cerebral hace ya varios años, he notado cómo mi memoria es mucho mayor, comprendo mejor la cosas y soy más rápido captando los conceptos y razonamientos. En base a mi experiencia personal, he desarrollado mi propio método cerebral llamado Insanity Mind.

El entrenamiento cerebral que yo propongo está basado en el entrenamiento de habilidades mentales completas que son directamente utilizables en la vida diaria y que, de rebote, entrenan habilidades cognitivas concretas. Es decir, propongo un método en el que para entrenar la memoria de trabajo, tengas que entrenar cálculo mental. O para entrenar tu capacidad de proceso visual y mental tengas que entrenar lectura rápida. O para entrenar la memoria de largo plazo tengas que entrenar técnicas de mnemotécnica.

El entrenamiento tiene 5 partes básicas:

  1. Reducción del estrés mediante técnicas de meditación
  2. Incremento de la actividad cerebral por medio del entrenamiento físico
  3. Aumento de las capacidades de memoria por medio de técnicas de mnemotécnica
  4. Aumento de la capacidad de procesamiento mental mediante lectura rápida
  5. Incremento de la memoria de trabajo practicando cálculo mental

A este método le llamo yo las artes marciales del entreno cerebral porque al mismo tiempo que entrenas habilidades cognitivas, aprendes algo útil. Con este método, realmente no importa si mi procesamiento mental va a aumentar o si mi capacidad de atención va a ser mayor después del entreno.

Porque lo que realmente importa es que después del entreno voy a ser capaz de memorizar más (utilizando las técnicas de memorización), leer mucho más rápido recordando más (utilizando técnicas de lectura rápida) y calcular mentalmente de manera rápida (utilizando técnicas de cálculo mental). Es decir, ¡en la práctica sí que mejoro mi cerebro! Y si al final resulta que además las habilidades cognitivas aumentan, pues miel sobre hojuelas…

Conclusión

No está claro que el entrenamiento cerebral sirva de algo en la vida real, aunque hay más números de que realmente sí sirva.

Si nos guiamos por los resultados que presenta Merzenich son impresionantes y apuntan a dos conclusiones:

  1. Si uno entrena su cerebro en una habilidad concreta, éste es capaz de mejorarla hasta niveles insospechados.
  2. El entrenamiento cerebral del tipo que Merzenich propone revierte los efectos de la vejez hasta cierto punto y aumenta la autonomía de las personas (muy importante si eres una persona mayor).

Screen Shot 2014-08-27 at 16.59.23

Según estos resultados, el perder facultades mentales con la edad sería principalmente una cuestión de dejadez. Es pues, tu elección. Tu responsabilidad. Así, si no quieres perder tu cerebro con la edad, deberías entrenarlo. Pero, ¿cómo? Pues bien, tal y como yo lo veo, tienes dos opciones:

  • Puedes apuntarte en un gimnasio mental de Internet y seguir su programa.
    • Algunos de los mejores de pago son:
    1. Lumosity
    2. Cogmed
    3. Cognifit
    4. Posit Science -BrainHQ
    5. UnoBrain

Así que tienes trabajo…

Si quieres saber más

 

photo credit: cmnsumd via photopin cc
photo credit: jurvetson via photopin cc

Únete a la Revolución

Suscríbete a la newsletter y recibirás gratis
El Manual Revolucionario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Suscríbete y recibe GRATIS El Manual Revolucionario con ejemplos de menús y entrenamientos...

x