Consejos, Mark All, Nutrición

Ayunos prolongados (y mi intento de ayuno de 3 días)

El 25 de junio de 1964, un escocés llamado Angus Barbieri dejó de comer. Los médicos le propusieron realizar un ayuno de una semana para intentar revertir su obesidad. Pesaba 207 kg. Al contrario de lo que Angus temía, se sintió bien sin ingerir comida, y propuso alargar el ayuno de manera voluntaria.

Su siguiente comida fue el 11 de julio… de 1965, 382 días después. Su nuevo peso: 82 kg.

Angus Barbieri, antes de empezar su ayuno (izquierda, 207 kg) y su primera comida después de 382 días (derecha, 82 kg).

El ayuno fue supervisado y tomó algunos suplementos por si acaso (detalle), pero no tuvo mayores efectos secundarios. Durante los cinco años de seguimiento posteriores, no recuperó el peso perdido.

A pesar de la obsesión actual por comer cada pocas horas, nuestro cuerpo está bien adaptado al ayuno. No solo lo tolera, sino que le beneficia.

Durante el 95% de nuestra historia las calorías escaseaban. Era normal pasar algún día sin comer, y nuestra biología sigue esperando esta alternancia entre momentos de abundancia y periodos de escasez.

Sin embargo, estudios en sociedades cazadoras-recolectoras indican que pasar muchos días sin comer no era habitual, de ahí mi preferencia por ayunos intermitentes de 16-24 horas.

Dicho esto, ¿hay beneficios en realizar ayunos más largos de vez en cuando? ¿Son arriesgados? Hoy exploraremos estos aspectos y compartiré mi primer intento de ayuno prolongado. Continua leyendo

Mark All

Té verde y Té Matcha para Adelgazar y Mejorar la Salud

El té verde, como el resto de variantes, se obtiene de las hojas de la planta Camellia Sinensis. Pero al contrario que el té negro o el oolong, el té verde no se fermenta, permaneciendo más cercano a la forma original de la planta y reteniendo por ejemplo mayor cantidad de catequinas.

Su consumo se inició en China hace miles de años, y se usaba inicialmente como bebida medicinal.

Hoy revisaremos sus beneficios, mi variedad favorita y una receta especial para usarlo en la cocina. Continua leyendo

Consejos, Mark All, Movilidad

Salud articular: Problemas, Movimiento, Dieta y Suplementos

Dicen que eres tan joven como lo es tu columna, y esta afirmación podría extenderse a todas tus articulaciones.

Prestamos gran atención a nuestra masa muscular, pero pocos se acuerdan de sus articulaciones hasta que duelen. Y sin embargo, son con frecuencia problemas articulares los que limitan nuestra movilidad y actividad física, frustrando además las carreras de muchos deportistas.

Hoy entenderás un poco mejor cómo funcionan tus articulaciones, los factores que las dañan y algunos nutrientes/suplementos para mejorarlas. Continua leyendo

Consejos, Mark All, Movilidad

Diseñando un Entorno de Trabajo Saludable: Escritorio, Movimiento, Luz, Plantas y más

«Moldeamos nuestras herramientas, después nuestras herramientas nos moldean a nosotros« – John Culkin

Nuestro espacio de estudio o trabajo es con frecuencia donde más tiempo pasamos a diario. Su diseño tiene por tanto gran impacto en nuestra salud y productividad, y todo parece indicar que lo diseñamos mal.

La mayoría de bajas laborales se deben a problemas causados por el propio entorno de trabajo, y los trastornos musculoesqueléticos son los más frecuentes entre los trabajadores europeos (detalle).

Hoy veremos consejos prácticos para mejorar nuestros espacios de trabajo, aumentando así nuestra productividad y minimizando el daño. Continua leyendo

Mark All, Nutrición

Dieta Cetogénica y Rendimiento Deportivo

Durante décadas, la nutrición deportiva ha girado en base al carbohidrato (más detalle). Aunque este sustrato tiene sus beneficios, desde luego, presenta una importante limitación: su escasez.

Apenas acumulamos unos pocos cientos de gramos de carbohidrato, mientras que nuestras reservas de grasa son inmensas: tenemos suficiente energía en forma de grasa para completar decenas de maratones (revisión).

Una persona promedio almacena 1000-2000 calorías como glucógeno, pero más de 50.000 (o incluso 100.000) en forma de grasa

Incluir algún período de dieta cetogénica podría mejorar nuestra capacidad de acceder a este gran depósito de grasa, reservando el glucógeno para esfuerzos de alta intensidad y mejorando el rendimiento global (además de perder más grasa).

Pero en contrapartida, la reducción del glucógeno muscular podría perjudicar actividades de mayor intensidad, que dependen principalmente de este combustible.

Para separar los mitos de la realidad, os dejo un extracto de un capítulo del programa De Cero a Ceto, que analiza en mayor detalle la evidencia actual sobre el verdadero impacto de la cetosis en el rendimiento y otros aspectos, como la ganancia de masa muscular. Continua leyendo