Alcohol y Fitness

«La cerveza es la causa y la solución de todos los problemas» .- Homer Simpson

«Cuando leí todos los problemas de salud ocasionados por el alcohol, dejé de leer» .- Henny Youngman

Supongo que debería haber escrito este post antes de Navidad, dándote el conocimiento necesario para salir mejor parado de los excesos alcohólicos típicos de estas celebraciones. Sin embargo, creo que estaba demasiado ocupado con mis propios excesos como para escribir nada coherente, así que lo he postergado hasta ahora esperando no hacerte sentir muy culpable por el daño infligido a tu cuerpo durante estas semanas.

Por otra parte, las buenas noticias son que el alcohol (si lo sabes elegir y lo tomas con moderación) no es tan destructivo para tu salud como algunos creen.

Quiero dejar claro que no estoy promoviendo el consumo de alcohol pero, siendo realistas, es algo que vas (vamos) a tomar de vez en cuando, por ejemplo para celebrar el logro de tus objetivos este nuevo año (y ojalá que estén relacionados con la mejora de tu estado físico).  Por eso creo que es importante que tengas la información necesaria para no sólo minimizar el daño del alcohol a tu cuerpo, sino también aprovechar los aspectos positivos que tiene.

Un consumo moderado de alcohol (entendiendo por moderado 1-2 copas de vino) puede tener beneficios sobre el sistema cardiovascular, reduciendo la coagulación de la sangre y disminuyendo las formaciones de trombos, logrando también reducir los problemas de ateroesclerosis (endurecimiento y estrechamiento de las arterias).  El contenido de polifenoles de varias bebidas alcohólicas actúan también de antioxidante, reduciendo los efectos de los radicales libres (ligados con el envejecimiento).

Pero no podemos ignorar su lado malo. Para empezar, el alcohol puro aporta 7 calorías por gramo, casi el doble que los hidratos de carbono o las proteínas  (4 calorías por gramo) y casi tantas como la grasa (9 calorías por gramo), pero al contrario  que las grasas (o hidratos de carbono o proteínas) no aporta ningún nutriente, por eso se les denomina ‘calorías vacías’. Además, el cuerpo procesa el alcohol como energía antes que el glucógeno o la grasa almacenada, por lo que  no vas a quemar mucha grasa si tu consumo de alcohol es alto.

Por tanto, si tu objetivo es perder peso, debes ser muy moderado con el alcohol, pero todavía puedes disfrutar un trago de vez en cuando sin sentirte culpable. Revisemos mis recomendaciones.

1. Vino tinto – el ganador

Sin duda el alcohol más amigable con tu salud. Tiene pocos hidratos de carbono (3-5 g por copa), por lo que puedes tomarlo incluso en dieta cetogénica, tiene un alto contenido de antioxidantes (flavonoides). Es también el que más estudios tiene a su favor si se toma en moderación (detalle, detalle).

En resumen, Jesucristo sabía escoger su bebida.

2. Whisky, Brany, Cognac – los respetables segundos

Estos licores destilados, cuando son de calidad y han sido envejecidos en barricas de madera, contienen una cantidad de ácido elágico muy superior al vino. Este ácido tiene propiedades antioxidantes y hay estudios que indican que previene ciertos tipos de cáncer.

Como principal inconveniente de estas bebidas es su alta graduación, ya que tienen un porcentaje de alcohol muy elevado (más del 35%), por lo que deben tomarse en pequeñas dosis.

3. Vino blanco – completando el podio

El vino blanco contiene aproximadamente la misma cantidad de hidratos de carbono que el vino tinto, sin embargo tiene menos propiedades antioxidantes, por lo que a menos que seas un auténtico fan del vino blanco deberías optar por el tinto.

4. Cerveza – aceptable pero fuera de los puestos de cabeza

La cerveza, al igual que el vino es una bebida fermentada (no destilada), que tiene también una alta cantidad de antioxidantes y vitaminas. Esto la hace una opción razonablemente saludable, pero su alto contenido de hidratos de carbono (triple que el vino) y contenido en gluten la hace una opción menos recomendable si llevas una dieta cetogénica o tienes algún tipo de sensibilidad al gluten.

Fuera de la lista

Las bebidas que sin duda debes evitar son aquellas preparadas con azúcar (muchos cocktails) y desde luego las típicas copas donde se mezcla alcohol con refrescos / bebidas azucaradas (coca-cola, red-bull, 7up…). En estos casos estás duplicando (o más) el número de calorías consumidas y reduciendo los compuestos potencialmente beneficiosos de las bebidas alcoholicas tradicionales.

Y si te pasas, lee estas recomendaciones contra la resaca.

Advertencia

Solo por aclarar una vez más, un exceso de alcohol perjudica seriamente la salud, y la dosis que en los estudios se asocia con menor mortalidad es relativamente pequeña (1-2 copas diarias).  No te excedas.

¡Ahora, alza tu copa y brindemos por un feliz año 2012!

 

Únete a la Revolución

Suscríbete a la newsletter y recibirás gratis
El Manual Revolucionario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Suscríbete y recibe GRATIS El Manual Revolucionario con ejemplos de menús y entrenamientos...

x