Consejos, Desafíos, Mark All, Nutrición, Pérdida de grasa, Superación

Cómo resistir el canto de las sirenas – sin autocontrol no hay fitness

‘Puedo resistirlo todo, menos la tentación’.- Oscar Wilde

Cualquier cosa que merezca la pena en la vida requiere disciplina, autocontrol. Y en el ámbito de la salud (perder peso, estar en forma….) esta necesidad es todavía mayor. La industria alimenticia lleva décadas reclutando las mentes más brillantes (científicos para inventar productos adictivos y marketeros para hacernos creer que no podemos vivir sin esos productos) y pagándoles millones para que caigamos en la tentación, para que consumamos sus productos, cuanto más mejor (parte de su conspiración). Nuestro cerebro evolucionó en un entorno en el que las tentaciones eran mucho menores, y por tanto no está preparado para la estimulación excesiva a la que se ve sometido en la sociedad actual.

Siempre me interesó mucho el tema del autocontrol; ¿por qué unas personas son capaces de resistir la tentación y otras no?. ¿Por qué unas personas valoran más un beneficio futuro (como la salud) versus un beneficio inmediato (el placer de fumar un cigarrillo o comer un pastel o ponerse a ver la televisión) y otras se ciegan con el incentivo a corto plazo sin pensar en el bien mayor futuro que resultará de controlar sus impulsos?.  Hay muchos estudios al respecto, unos consideran que es parte de la composición innata del cerebro ( y que por tanto nacemos con una capacidad de autocontrol prefijada), mientras que otros opinan que es una habilidad ‘aprendible’, y que al igual que otras se puede desarrollar. Probablemente la realidad sea una  mezcla de ambas, y nuestro cerebro venga con una capacidad base de autocontrol, pero que según el entorno en el que nos desarrollemos ese nivel de autocontrol se pueda modificar en algún grado.

Un experimento muy interesante realizado con niños de 4-5 años consiste en sentarlos en una mesa, ponerles un caramelo delante y decirles que se lo pueden comer, pero que si esperan 15 minutos a que regrese el adulto (dejan al niño solo en la habitación) le darán dos caramelos. Es decir, el niño tiene que decidir si comerse un caramelo inmediatamente, o comerse dos caramelos 15 minutos después. Lo interesante es que este estudio se realizó inicialmente hace varias décadas, y muchos años después se encontró que había una relación directa entre la capacidad de autocontrol de los niños a tan corta edad, y de cómo les había ido en la vida 30 años después, en términos económicos, salud, felicidad etc. Es más, estos estudios demuestran que la capacidad de autocontrol es un mejor indicador del ‘éxito’ futuro de los niños que otras variables (que también se midieron) como la inteligencia o la presencia física. Otro aspecto relevante del estudio es que muchos niños ‘aprendieron’ a no depender sólo de su capacidad de autocontrol, sino que se apoyaban en ‘técnicas’ que les permitían soportar la tentación, como evitar mirar el caramelo,  cantar en voz alta etc.  Aquí está un resumen (con buenas recomendaciones para los que seáis padres):

Esta lucha permanente entre lo que nos apetece hacer y lo que sabemos que debemos hacer ha sido una constante en la humanidad. Quizá uno de los primeros registros de esta batalla, y una recomendación para ganarla, se encuentra en la Odisea de Homero (siglo VIII antes de Cristo!!). Homero narra como Ulises, regresando con su tripulación de la guerra de Troya, debía navegar al lado de una isla rodeada de rocas y habitada por Sirenas cuyos cantos eran irresistibles para los hombres. Muchos marineros habían muerto al ser destrozados sus barcos contra las rocas al intentar llegar a la isla atraídos por los cantos de las sirenas. Ulises, consciente de esto, pero deseoso de experimentar las dulces voces, y sabiendo que su autocontrol le fallaría, ordenó a su tripulación que le atara al mástil mientras pasaban al lado de la isla. A  sus hombres les ordenó que se taparan sus oídos con cera, y si él les solicitaba que lo desataran mientras bordeaban la isla, deberían atarlo más fuerte. Ulises, al escuchar los cantos de las sirenas, señalaba a su tripulación que por favor lo desataran, que navegaran hacia la isla, que tenía que conocer el origen de tan bello canto (sí, todo un perdedor!); pero sus hombres, obedientes y sin poder escuchar los cantos por la cera en sus oídos, lo ataron más fuerte, hasta que se alejaron de la isla y la tentación había desaparecido.

En resumen, asumamos que el nivel de autocontrol que tenemos cada uno está fijado (es irrelevante si nacimos con él o lo adquirimos), pero igual que Ulises o los niños tentados con el caramelo, podemos aplicar técnicas para evitar depender únicamente de nuestra disciplina. Podemos modificar nuestro entorno para lograr nuestros objetivos a largo plazo y no caer en las tentaciones inmediatas. Hace poco leía el caso de una mujer, que consciente de su poca capacidad de autocontrol adoptó una serie de técnicas (su equivalente a atarse al mástil) que le permitieron bajar de peso:

  • Usaba platos más pequeños para que las porciones parecieran mayores.
  • Se lavabalos dientes inmediatamente después de comer, para evitar seguir picando después.
  • Si comía postre, separaba la mitad y la cubría con sal, para hacerlo ‘incomestible’ y no caer en la tención de terminarlo.
  • Si quería comerse algún snack como unas galletas, las ponía en un plato en vez de tomarlas directamente de la bolsa (para prefijar el límite que se iba a comer)

Estos pequeños trucos funcionan, ¿qué otras cosas se te ocurren para modificar tu entorno y potenciar tu autocontrol?

Share Button
Previous Post Next Post

12 Comments

  • Reply Carlos septiembre 22, 2011 at 10:58 pm

    Muy interesante el post, desde luego no había entendido así la historia de Ulises (debilidad del ser humano y técnicas para superarla) cuando lo leí en el colegio.
    Otra recomendación, nunca hagas la compra con hambre, y haz una lista antes, no te salgas de esa lista

    • Reply Revolucionario septiembre 22, 2011 at 11:00 pm

      Gracias Carlos, buena recomendación, efectivamente si tienes muchas tentaciones en casa, acabarás cayendo…

  • Reply Cristina septiembre 23, 2011 at 10:17 am

    Otra idea (aunque no sea del mundo fitness), pero muy relevante con los tiempos que corren. Corta tus tarjetas de crédito, menos una, y ponla en en un recipiente de agua dentro del congelador. Asi, cuando quieras comprar algo tendrás que esperar unas horas a que se descongele. Así evitarás compras impulsivas 🙂

    • Reply Marta junio 8, 2016 at 11:39 am

      ¡¡Qué bueno!!

  • Reply Fitness mental – el efecto del ejercicio en tu cerebro « Fitness revolucionario octubre 29, 2011 at 2:25 am

    […] Cómo resistir el canto de las sirenas – sin autocontrol no hay fitness […]

  • Reply Como entrenar en un Gimnasio ‘normal’ « Fitness Revolucionario marzo 31, 2012 at 4:03 pm

    […] conviene recordar, especialmente cuando te encuentras rodeado de máquinas tan modernas y ‘tentadoras‘, y de otros compañeros de entrenamiento haciendo puros ejercicios de aislamiento y […]

  • Reply danii diciembre 7, 2013 at 7:07 pm

    Hola Marcos Sensei interesante articulo como siempre.

    Yo todavía no se como lo logre, pero de un día para otro elimine de mi dieta toda la ‘comida’ chatarra (refrescos, jugos, pan, galletas, pasteles, frituras… ). Ya llevo 10 meses y no siento tentación por volver a consumir semejantes porquerias. Y me siento mejor que nunca (y desde luego yo nunca he tenido ningún vicio de alcohol, tabaco o drogas ).

    Tengo pensado seguir así el resto de mi vida.

    Saludos Crack.

  • Reply danii diciembre 7, 2013 at 7:09 pm

    Y excelente frase: Cualquier cosa que merezca la pena en la vida requiere disciplina.

    Esa es la pura Verdad.

  • Reply Arian abril 7, 2014 at 1:26 pm

    – Ya lo has comentado en el artículo sobre «no pasar hambre» pero lo recuerdo, come lo que te apetezca, pero antes bébete un vaso de agua y espera 5 minutos, si sigues teniendo hambre, come.
    – Lleva siempre chicle encima, si es de menta o similares mejor, úsalo cuando tengas hambre y como sustituto de la higiene bucal cuando comas fuera de casa.

  • Reply felipe90 junio 6, 2014 at 4:59 pm

    esta buena la intención del árticulo, pero en parte me parece un tanto exagerado. que tendrá de malo darse un gusto de vez cuando jaja? un saludo marcos muy bueno tu blog.

  • Reply Teresa septiembre 25, 2016 at 6:00 pm

    Hola, Marcos, muy buena entrada.
    Yo tengo algunos trucos de autocontrol y me funcionan bastante bien:
    -Apunto siempre lo que como (al leerlo después, te puedes sentir culpable o bien orgulloso)
    -La mantequilla la compro en monodosis, así me satisfago pero no me quedo corta (11 gramos están bien eh!)
    -Rebajar la leche con café
    -(Como a veces me ponen platos grandes en la residencia…) Intentar dejar un poco en el plato (un trozo de filete o un poco de arroz), y por supuesto no servirme mucho
    -Comer lento (para mí es esencial, lo mínimo que tardo son 20 minutos… por suerte ya no sé lo que es desayunar con prisas 🙂 )
    -Muchas veces sigo el «Plato del Buen Comer», que es básicamente tomar un plato de verduras (que además sacia, mucho), y luego una porción de proteína y otra de carbohidrato (no suelo tomar pan, así que tomo de acompañante patata, pasta o arroz)
    -El postre lo tomo sólo si no me he quedado satisfecha, y siempre algo sano, como un yogur natural, unos frutos rojos o una taza de café con leche.
    -Si salgo de casa (no con amigos, ir a clase o algo así), llevar un tentempié sano (un sándwich integral de queso o de atún, una pieza de fruta {eligiéndola bien}, un brick de 200mL de leche o unas nueces), para evitar caer en la tentación de comprar algo insano.
    -Acompañar las comidas con agua, un vaso o dos pueden saciarte mucho.
    -Caer de vez en cuando pero con astucia y sensatez. Si voy a pecar prefiero tomarme una pizza con los amigos o un trozo de tarta en un cumpleaños que unas galletas o chuches sola. Vamos que uso las «comidas trampa» como medio para socializar mejor 🙂

    • Reply christian octubre 11, 2016 at 7:09 pm

      usar las comidas trampa como medio para socializar me parece estupendo, ya que aveces tengo mis propias comidas trampas y después sin saber tengo un cumpleaños o reunión.

    Leave a Reply

    APÚNTATE GRATIS A NUESTRA LISTA Y RECIBE  EL MANUAL REVOLUCIONARIO: EJEMPLOS DE MENÚS, ENTRENAMIENTOS, RECETAS...
    x