Adiccion Redes Sociales
Mark All

Peligros de las Redes Sociales, Adicción a la Información y Necesidad de Aprobación

En 2010, Steve Jobs presentó al mundo su último gran invento: el iPad.  Explicó por qué todo el mundo debía tener una. Era la forma más sencilla de conectarse a Internet, jugar y visitar Facebook.

Y sin embargo, estaban prohibidas en su casa. “A tus hijos les debe encantar el nuevo iPad“, le comentó una vez un periodista. La respuesta de Jobs fue esclarecedora: “No la han usado. Limitamos la tecnología que nuestros hijos usan en casa” (artículo).

No era el único. Evan Williams, fundador de Twitter, compra cientos de libros para sus hijos, pero también les prohíbe el iPad. Bill Gates no permitió usar teléfono móvil a su hija antes de cumplir 14 años. Chris Anderson, antiguo editor de la revista tecnológica Wired, no permite pantallas en las habitaciones de su casa. Un antiguo vicepresidente de Facebook prohíbe usar esta red social a sus hijos (detalle).

Los líderes tecnológicos saben que sus productos son adictivos, y siguen la primera regla de cualquier buen narcotraficante: no consumas lo que vendes.

Hoy exploramos el efecto de las redes sociales en el cerebro y algunos de sus peligros. Propongo también algunas recomendaciones para aprovechar lo bueno, evitar lo malo y, sobre todo, no convertirse en su esclavo.

La ciencia del deseo y la adicción 

Tu cerebro no entrega placer gratuitamente. Lo hace como respuesta a comportamientos que nos ayudaban a sobrevivir o reproducirnos: comer, tener sexo, resguardarse del frío…

Muchos de estos comportamientos requerían esfuerzo, y para animarte a realizarlos el cerebro segregaba dopamina, la molécula de la motivación. Al lograr el objetivo perseguido, y como premio al trabajo realizado, el cerebro liberaba neurotransmisores placenteros, como los péptido opioides, siendo las endorfinas las más conocidas.

En resumen, la dopamina te motiva y las endorfinas te premian (detalle). Primero el deseo, después el placer.

Este sistema de recompensa juega también un papel clave en el aprendizaje (estudio). Tu cerebro viene preprogramado con ciertos deseos (como comida y sexo), pero aprende rápidamente a identificar nuevas recompensas. Para los perros de Pavlov, la campana no significaba nada al principio. Pero tras recibir durante días comida justo después de escucharla, aprendieron a asociar la campana con comida. Solo con su sonido, salivaban y se elevaba su dopamina.

Los arcos dorados de McDonald’s producen hoy el mismo efecto en muchas personas. Los alimentos ultraprocesados están diseñados para causar un nirvana sensorial, liberando más dopamina de la que tu cerebro puede tolerar. Para defenderse, el cerebro reduce sus receptores de dopamina (estudio). Como resultado, requieres cada vez un estímulo mayor para producir la misma satisfacción. Si se repite el proceso, el deseo se convierte en necesidad, y su persecución desplaza a todo lo demás. Es el clásico ciclo de la adicción.

Los fabricantes de alimentos ultraprocesados no son los únicos que intentan secuestrar tu sistema de recompensa. Libros como Hooked explican las estrategias de las empresas tecnológicas para mantenerte enganchado. Detrás de las pantallas, hay miles de mentes brillantes intentando manipularte.

Médico: La resonancia indica que su cerebro ha sido secuestrado por piratas de la dopamina. Está ahora bajo el control de corporaciones de redes sociales, casinos y farmacéuticas. Paciente: ¿Me está haciendo una receta? Médico: No. Estoy comprando acciones de esas compañías.

Aunque tradicionalmente solo se reconocía la adicción a sustancias, como drogas o tabaco, las guías más recientes ya admiten que también podemos volvernos adictos a comportamientos, como el juego (detalle),  y muchos de nuestros hábitos virtuales presentan todos los síntomas de una adicción.

Internet y tu cerebro

Nuestros cerebros evolucionaron en la edad de piedra, y no están bien adaptados a la era digital. Aunque Internet ha supuesto un gran avance para la humanidad, ciertas aplicaciones representan un peligro real. Están diseñadas para mantenernos atrapados, explotando dos de nuestros instintos básicos:

  1. Búsqueda de nueva información.
  2. Deseo de reconocimiento social.

Adicción a nueva información

La información siempre ha representado poder, y en un entorno salvaje, nueva información podía salvarte la vida. La curiosidad es precisamente el impulso que nos animaba a explorar, a averiguar si tras una montaña había quizá un lago lleno de peces, o si cierta cueva ofrecería buen cobijo.

Este deseo de nuevo conocimiento está también mediado por la dopamina. De hecho, usamos las mismas estrategias mentales para buscar información que para buscar alimento (detalleestudio, estudio).

La dopamina se eleva más con la novedad (estudio), y ahí reside uno de los riesgos de las redes sociales: cada deslizamiento del dedo puede esconder un nuevo dato, un nuevo chisme, una nueva noticia. Aprovechas unos minutos de descanso para revisar Instagram y, sin darte cuenta, entras en un trance de clicks constantes. Tememos perder algún dato relevante, dando lugar a una nueva ansiedad social: el FOMO, o miedo de perderse algo (estudio).

Ignoramos que todo ese tiempo conectados es lo que está haciendo que perdamos lo realmente importante: sueño, tranquilidad, productividad. Nos roba tiempo para movernos o estar con los nuestros.

El deseo de nueva información explica también por qué cambiamos constantemente de tarea (estudio). Si estás estudiando para el examen de mañana pero recibes una nueva notificación de whatsapp o Instagram, lo dejas todo para revisar cuál es la novedad. Si publicaste una foto en Facebook diez minutos atrás, tienes la tentación de revisar los nuevos likes.

Pero la multitarea es una ilusión. Nuestro cerebro no puede trabajar en varias cosas a la vez (estudiodetalle). Las interrupciones de las redes sociales durante el estudio se asocian a peor rendimiento académico (estudio, estudio, estudio). Impactan la atención y la memoria (estudio).  Las nuevas tecnologías son armas de distracción masiva.

La información consume atención. Por tanto, un exceso de información genera un déficit de atención. Las redes sociales producen mentes distraídas y atenciones fragmentadas.

La sobreestimulación informativa reduce también la tolerancia al aburrimiento. Si bombardeas constantemente tu cerebro con nueva información, su ausencia generará una especie de síndrome de abstinencia (estudio, estudio). El mundo real te parecerá mucho menos interesante que el virtual.

– Soy adicto a internet porque es más interesante que las personas – ¿Hay alguna pastilla que puedas darle a todo el mundo para hacerles más interesantes? – Los doctores nunca quieren tratar los problemas de raíz

Necesidad de reconocimiento social

En nuestro entorno ancestral, el rechazo social era letal. Esto nos ha hecho muy sensibles a la crítica, y un simple comentario negativo en facebook puede arruinarnos el día. Tu amígdala percibe estas afrentas como amenazas, activando la respuesta al estrés.

Cuando interactuamos en el mundo virtual, mostramos menos empatía (estudio, estudiodetalle). Al no ver otra cara olvidamos que hay una persona al otro lado de la pantalla. La gente se transforma al discutir en twitter. Hacen comentarios que no se atreverían a repetir en presencia de la otra persona.

Fuente: https://twitter.com/mlalanda/status/901050267059269632 

Para intentar mejorar la aceptación social, mostramos una imagen irreal. Después, medimos nuestra valía según a cuantas personas les gustan nuestras fotografías. Los likes son una droga digital.

Perseguir likes es una receta para la ansiedad. Por mucho que busques la pose perfecta, siempre habrá alguien más fuerte, más guapo o con mejores abdominales que tú. Y cada segundo que pasas tratando de impresionar al mundo virtual, te desconectas un poco más del mundo real.

Essena O’Neill abandona las redes sociales. Instagram no es real. https://elpais.com/elpais/2015/11/03/estilo/1446547570_629565.html

Para intentar sentirnos mejor, nos automedicamos con nuevas dosis de morfina electrónica, amplificando el problema.

Somos seres sociales, pero nuestro cerebro espera relaciones reales con un grupo reducido de personas, no conexiones virtuales con miles. La simple presencia de los teléfonos en la mesa reduce el sentimiento de conexión y empatía, lo que algunos expertos denominan el efecto iPhone (estudio, estudio). Incluso estando juntos, estamos solos.

Juntos, pero solos

Más tiempo pegado al teléfono está asociado a ansiedad y depresión (estudio, estudio), probablemente por mayor comparación social y envidia (estudio, estudio). El uso de Facebook está directamente relacionado con peores experiencias momento a momento y menos satisfacción con la vida en general (estudio).

Fuente: http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0069841

Desconocemos el impacto que esto tendrá en la primera generación criada con iPads. Los niños aprenden mejor con personas que con pantallas.

Ideas para prosperar en un mundo digital

La revolución digital ha mejorado sin duda la calidad de vida de la humanidad. Internet ha democratizado el acceso a la información y ha eliminado muchas barreras que frenaban la colaboración. Las redes sociales nos permiten crear comunidades y lanzar movimientos. Pero las nuevas tecnologías producen también nuevas adicciones.

En esta era tecnológica es más fácil evitar el alcohol que el email. No se trata por tanto de renunciar a las nuevas herramientas, sino de usarlas con cabeza.

Resumo a continuación algunas estrategias para proteger tu cerebro ancestral de la adicción digital.

1. Fortalece tu atención

En la era de la distracción, prosperarán los que mejor controlen su atención. Y esta atención, como cualquier otra habilidad, puede ser entrenada.

Aunque hay muchas estrategias, recomiendo tres concretas, porque producen un efecto multiplicador, mejorando mucho más que tu atención:

  1. Meditación. Meditar ayuda a calmar la mente y desarrollar la atención (estudioestudio, revisión).
  2. Actividad física. Tu cerebro es materia, y se beneficia del ejercicio igual que el resto de tu cuerpo. El movimiento mejora la función cognitiva en general, y la atención en particular (estudioestudio, estudio, estudio, estudio)
  3. Naturaleza. Los estímulos artificiales de la ciudad mantienen tu cerebro en estado de alerta, robando recursos mentales. La naturaleza produce el efecto opuesto, relajando tu cerebro y restaurando la atención (estudio, estudioestudio, revisión). El simple hecho de caminar por un parque mejora la atención más que un paseo por la ciudad (estudio).

Por último, intenta leer más libros y artículos profundos, y menos tweets de 140 caracteres. Lecturas superficiales producen mentes superficiales.

2. Modifica tu entorno

La atención es en gran medida un proceso de exclusión. Para concentrarte en algo, debes ignorar todo lo demás.  Pero ignorar estímulos es un proceso activo, y consume recursos. Cuanta más información compita por tu atención, más esfuerzo mental deberás realizar.

Mientras estudias o trabajas, mantén el teléfono a cierta distancia. Tenerlo cerca genera distracción (estudio, estudio). Como con la comida basura, la accesibilidad aumenta el consumo. Ante la más mínima dificultad en tu tarea actual, estarás tentado de revisar el whatsapp.

Si trabajas en un PC, desactiva las notificaciones del email y cualquier otra aplicación. Cuantas menos distracciones, más productividad.

Si sales a cenar con amigos, proponles apilar los teléfonos después de hacer el pedido. Está prohibido tocarlos hasta que llegue la cuenta. Si alguien no puede resistirse, paga la cena completa.

De vez en cuando, crea un período de desconexión más largo. Un detox digital de solo 5 días mejora la capacidad de los adolescentes de reconocer emociones no verbales (estudio), algo fundamental para la empatía.

Por último, convierte tu habitación en una zona libre de tecnología, un santuario del sueño. Cuanta más tecnología haya en la habitación, menos horas de sueño (estudio). Y sin embargo, más de un 70% de las personas duermen con el teléfono al lado, y un 3% con él en la mano (encuesta).

Esto es problemático por muchos motivos. Para empezar, tenemos el efecto fisiológico de la luz azul por la noche, que interfiere con nuestro ritmo circadiano y la secreción de melatonina. Las pantallas pequeñas, de tablets o móviles, genera incluso más problemas que la televisión (estudio).

La luz azul de los móviles o tablets inhibe la melatonina, perjudicando el descanso

Por otra lado, está el efecto psicológico. Con el teléfono al lado estarás tentado de revisar el email una vez más o conectarte de nuevo a Instagram. Intenta adquirir el hábito de la lectura desconectada, idealmente con un libro físico. Los lectores electrónicos con pantalla reflectante inhiben también la melatonina (estudio). Personalmente uso el Kindle Paperwhite, que no refleja luz y simula bastante bien el papel.

Lo mejor que puedes hacer cuando te entre sueño es apagar la luz e irte a la cama. Tus influencers favoritos seguirán ahí por la mañana.

4. Planifica tu día

La clave para mejorar la productividad y reducir la ansiedad es establecer bloques de tiempo para cada actividad.

Personalmente suelo seguir el método Pomodoro, que divide el tiempo en intervalos de 25 minutos de actividad, llamados pomodoros, seguidos de 5 minutos de descanso, con pausas más largas cada cuatro pomodoros.

La mecánica básica es sencilla:

  1. Decide la tarea en la que vas a trabajar.
  2. Pon el temporizador, por ejemplo este.
  3. Trabaja en la tarea definida, de manera intensiva, hasta el final del intervalo.
  4. Descansa 5 minutos y realiza otro pomodoro.
  5. Cada cuatro pomodoros, haz un descanso más largo.

Al utilizar intervalos preestablecidos tu cerebro estará menos distraído, y los descansos frecuentes ayudan a mantener la concentración por más tiempo (estudio). Intenta tener una única aplicación activa, cerrando todas las demás.

Durante los descansos cortos, revisa el teléfono por si hay algo urgente (opcional), pero resiste la tentación de entrar en las redes sociales o revisar el email. Es importante romper el hábito de entrar en Instagram como comportamiento por defecto.

Tras cuatro pomodoros (unas dos horas), dedica media hora al email o redes sociales. Revisar el email solo tres veces al día reduce el estrés (estudio).

Cuando entres en las redes sociales, hazlo con un propósito claro. Mientras que navegar pasivamente aumenta la ansiedad, hacerlo con un propósito concreto puede tener efectos positivos (estudio), por ejemplo si aprovechas para reconectar con viejos amigos o montar una quedada presencial.

En mi caso, entro en facebook en estos descansos largos, y mi propósito principal es interactuar con las comunidades privadas de los programas. Rara vez hago scroll sin fin en el newsfeed.

El libro Daily Rituals: How Great Minds Make Time, Find Inspiration, and Get to Work detalla los hábitos de grandes artistas de múltiples disciplinas. Aunque hay muchas diferencias entre ellos, todos comparten la misma estrategia: una rutina de creación. Tienen espacios de tiempo reservados para su arte.

Neal Stephenson, autor del mítico libro Snow Crash, afirma lo siguiente: “Si organizo mi vida bloqueando espacios de tiempo sin distracciones, puedo escribir novelas. Si me interrumpen constantemente ¿qué logro? En vez de una novela que perdurará en el tiempo tendré un montón de emails enviados a miles de personas diferentes“. Sabias palabras.

5. Tecnología para defenderte de la tecnología

Al igual que algunas aplicaciones se aprovechan de nuestros instintos, otras aplicaciones nos protegen de los mismos. Puedes usar la tecnología para defenderte de la tecnología.

Personalmente uso las siguientes, todas con versiones gratuitas.

Momentum

Momentum es una extensión de Chrome. Al abrir una nueva pestaña te recuerda cuál es el objetivo principal del día, acompañado de un bonito paraje natural. Tener objetivos claros reduce las distracciones. Puedes además configurar una lista de tareas y tus enlaces más usados.

Cita del día: “Usa los talentos que posees. Los bosques estarían muy silenciosos si solo cantaran los mejores pájaros”

Rescue Time 

El primer paso para resolver un problema es reconocer su existencia. Rescue Time registra el tiempo que pasas en cada aplicación, tanto en el teléfono como en el ordenador. Puedes configurar objetivos y límites de cada actividad. Cada semana te envía un informe con el tiempo registrado y tu grado de productividad.

Una semana típica

StayFocused

Si te cuesta completar tus intervalos de trabajo sin revisar el email o las redes sociales, bloquea tus tentaciones más fuertes con StayFocused. Puedes limitar el acceso a páginas concretas o utilizar la opción nuclear, un poderoso escudo digital.

Yo recurro con frecuencia a esta opción nuclear, que bloquea el acceso a cualquier web durante el tiempo prefijado. Al eliminar la posibilidad de conexión, aumenta la concentración.

Send to kindle

Cuando encuentro algún artículo o estudio interesante durante el día, mi dopamina se eleva y estoy tentado de leerlo de inmediato, dejando mi objetivo principal de lado. Para evitar la distracción, utilizo esta extensión: Send To Kindle.

Simplemente aprieto el botón, cierro la pestaña y continúo con mi tarea planificada, sabiendo que el artículo aparecerá poco después en mi kindle. Lo podré leer más tarde sin impactar mi productividad.

Resumen

La dopamina es fundamental para la vida, y su deficiencia causa desidia. Nuestro cerebro la utilizaba para motivarnos a realizar los esfuerzos necesarios para sobrevivir y procrear, pero el mundo moderno ha roto la conexión entre esfuerzo y placer.

Al igual que la industria alimentaria nos tienta con comida industrial, las redes sociales nos atrapan con entretenimiento digital y aumentan la ansiedad social. Pero mientras que la comida ultraprocesada solo causa problemas, las nuevas tecnologías aportan mucho a nuestras vidas, si sabemos usarlas. Pueden ser un gran empleado, pero también un jefe tirano.

¿Alguna recomendación adicional para evitar la esclavitud digital?

Share Button
Únete a la Revolución ¡Ya somos más de 100.000!
y recibe gratis el Manual Revolucionario (ejemplos de alimentación y entrenamiento)

Previous Post Next Post

63 Comments

  • Reply Juan Carlos Gomez Gómez diciembre 21, 2017 at 2:09 pm

    pole

    • Reply Jorge diciembre 28, 2017 at 6:28 am

      A mí también me ha gustado el artículo. Aunque no está orientado para los trabajos por cuenta ajena en los que tienes a personas por encima tuyo, que si te escriben un mail tienes que leerlo y contestar si o si en menos de 5 minutos. Para este tipo de trabajos hay otros sistemas que no se han contemplado aquí.
      También me ha parecido rara la situación en la que un paseo por la ciudad te exige estar más alerta que en la naturaleza. Yo hago muchas actividad física por la naturaleza y tiene sus peligros que te exige estar alerta constantemente y con los 5 sentidos. Las cosas no están siempre abiertas en el mismo sitio, la amplitud hace que muchas veces estés en sitios desconocidos, la constante incertidumbre de encontrarte con animales sueltos o en libertad y su reacción, los cambios en el terreno por la metereologia. Todo esto lo hace más divertido pero te obliga a estaras alerta que en ciudad.

    • Reply ver pelis enero 5, 2018 at 10:06 pm

      yo creo que soy un adicto tambien

  • Reply Abel Fincias diciembre 21, 2017 at 2:39 pm

    Yo no soy tan partidario de pomodoros como de objetivos: “hasta que no termine el siguiente capítulo, no paro”. O premios del tipo: “si termino pronto la cena de mañana, puedo irme a ver el partido de futbol”

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario diciembre 21, 2017 at 3:49 pm

      Lo ideal es definir dos tipos de objetivos: de resultado y de proceso. Los de resultado marcan la dirección, pero en el día a día es más recomendable establecer un sistema (objetivos de proceso), de lo contrario es más fácil quemarse. Trabajas mucho un día “hasta que no termine…” y al día siguiente nada. Sabemos además que esos descansos intermedios ayudan a mantener la productividad, pero desde luego hay que individualizar según tus preferencias 🙂

  • Reply Matteo Rit'i Ugarte Noseda diciembre 21, 2017 at 3:21 pm

    ¿Que piensas de eliminar todasas redes sociales y quedarte con solo una? Si es así ¿con cual te quedarías?

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario diciembre 21, 2017 at 3:51 pm

      Sería lo ideal, sí, pero debes elegirla tú según la que veas más útil. Personalmente elegiría Facebook, pero Instagram es quizá ahora la más popular. A mi no me gusta mucho IG porque te obliga a estar más pegado al móvil, por eso priorizo FB, pero depende de cada uno

  • Reply Dzzz diciembre 21, 2017 at 3:26 pm

    Hoy en día parece un sacrilegio decir este tipo de cosas. No es únicamente una cuestión productiva, se está transformando drásticamente nuestra capacidad de atención y empatía.

    Creo que es muy complicado dar un respaldo científico a este punto de vista general, (aunque haya estudios útiles que analicen cuestiones parciales) pero a veces hay que fiarse de la intuición… y veo evidencias a diario de los estragos de la tecnología. Creo que no se sale de la adición con más tecnología, igual que no se revierte el cambio climático con la energía nuclear o con grandes inversiones en más tecnología.

    O somos reformistas o somos fitnessrevolucionarios. Toca empezar a montar comunidades de gorilas, reapropiarse de saberes perdidos y desertar del mundo virtual.

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario diciembre 21, 2017 at 3:54 pm

      Comparto los estragos que pueden causar estas tecnologías, pero no soy partidario de “desertar del mundo virtual”. Internet es una herramienta muy poderosa, y si se sabe usar puede aportar mucho a nuestras vidas. Se trata de controlar las tecnologías para nuestro beneficio, en vez de ser controlados por ellas, como ocurre en muchos casos

    • Reply Geòrgia diciembre 28, 2017 at 7:18 am

      Hola!

      Hará un año realicé un trabajo para la universidad sobre la adicción a la tecnología (juegos online y redes sociales en particular). Aunque “científicamente” solo se ha demostrado que los juegos de rol online (RPG) suponen un problema de adicción serio (en países como China hay centros de desintoxicación de éstos), todo lo que ha comentado Marcos en el artículo es cierto. Cada vez pasamos más horas enganchados a las pantallas y vivimos pendientes de las actualizaciones que hacen nuestros conocidos en las redes. Si dices que no usas Facebook te miran como a un bicho raro. Comer en un restaurante con los amigos y no soltar el móvil se ha impuesto como norma y parece que es más importante subir a Instagram aquello que estás comiendo que interactuar con quien tienes delante de ti. Y ya se sabe que una vez creado el hábito cambiar de conducta no resulta tan senzillo, sobretodo en un entorno que te anima a ser pro-tecnología y no le da importancia a nuestra capacidad de atención…

  • Reply Silvia diciembre 21, 2017 at 3:29 pm

    Ohh woauu Marcos, que buen artículo, justo lo que necesitaba, mi cerebro se ha enganchado por completo a la adiccion a la información, incluso he transformado las redes sociales para intentar no perderme una sola nueva noticia sobre los temas que me apasionan, pero definitivamente, me roba tiempo productivo y últimamente estoy luchando con ello, de verdad te agradesco hayas compartido tu arsenal de ayuda para combatirlo, no sabia por dónde empezar y cómo siempre desde que te conozco (hace ya muchos años) sales en mi rescate ayudándome con tu genial y tan profesional manera de plantear, tomar y resolver cada pequeño gran problema con el que la industria intenta dominarnos. Gracias Marcos! Jamás dejarás de sorprenderme, aprovecho para desearte una Feliz Navidad y un Nuevo año lleno de Salud y nuevos proyectos, para ti y tu Familia. Saludos 🙂

  • Reply Mauro diciembre 21, 2017 at 4:06 pm

    Muchas gracias Marcos. estaba necesitando un articulo justo como este.

    Hace un tiempo empecé a notar la gran adiccion que genera las historias de Instagram. es poner una y no parar!
    Y tambien la insatisfaccion que genera ver momentos “perfectos” de otros en el feed. Es muy cierto eso de que hay relacion entre mas tiempo revisando redes sociales con mayores sentimientos de ansiedad, y menor satisfaccion con uno mismo y la vida.
    Guardo este articulo para revisar y desmenuzar.
    Tengo una pregunta, como hacen personas como vos que viven de redes sociales para manejar esto?
    publicas un articulo en facebook, una receta en instagram, quizas un video en youtube y usas pinterest para crear albumes con platos saludables o tipos de ejercicios. Basicamente vives e interactúas con la tentacion.
    como haces tu trabajo y partir inmediatamente de ahi?
    Un fuerte abrazo.

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario diciembre 22, 2017 at 12:02 am

      Sí, ahí está el riesgo… 🙂
      Como digo en el artículo, yo reservo momentos concretos del día para conectarme, a modo de “premio” por completar otras tareas más productivas, pero intento evitar la tentación de ponerme a hacer scroll sin fin (no siempre lo consigo 🙂

  • Reply Dania diciembre 21, 2017 at 4:09 pm

    que excelente post marco te felicito! es exactamente como pensaba pense que nadie mas se daba cuenta de lo mal enfocados que esta la juventud y gente en general hoy en dia, bien dicen EL QUE SABE MAS SUFRE MAS hay que vivir mejor!

  • Reply Alberto diciembre 21, 2017 at 6:01 pm

    Impresionante artículo, concuerdo con todo lo mencionado. La parte de la adicción me ha recordado al libro El Poder De Los Habitos de Duhigg Charles, aunque le has metido el sello científico. Haré uso de los consejos que citas.
    Saludos

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario diciembre 22, 2017 at 5:06 am

      Gracias Alberto, y aunque ese libro no habla mucho de la dependencia digital, sí son aplicables la mayoría de conceptos

  • Reply stefy loren diciembre 21, 2017 at 6:43 pm

    Yo suelo desconectarme totalmente de facebook (desactivó la cuenta) durante dos meses al año. Lo comencé hacer en 2014 y precisamente hoy estoy en mi “facebook-detox”. La experiencia es genial. He leído muchos libros, he estado más concentrada en proyectos que requerían de mucha atención, como la preparación del TOEFL, en donde ya he avanzado mucho al punto que ya estoy escribiendo un blog en inglés, y ya soy capaz de leer literatura clásica. Estoy pensando comprar los libros fisicos para no leer en mi telefono. Es que no me gusta la idea de tener telefono y kindle y tablet, muchos dispositivos me generarían estres. En fin, excelente artículo!

  • Reply nck diciembre 21, 2017 at 7:24 pm

    Me leería este articulo, pero se me ha acabado el tiempo para internet jeje.

  • Reply Raúl Parra diciembre 21, 2017 at 7:28 pm

    Genial artículo Marcos! Al igual que tú utilizo la técnica pomodoro para realizar tareas pero en vez de 4 rondas de 25 minutos, hago 2 de 50 minutos con un descanso entre medias de 10 min porque las de 25 minutos me cortaban lo que Mihaly Csikszentmihalyi llama estado de “flow”.

    ¿Has probado alguna vez a hacerlo así o otra forma donde el tiempo de realización de la tarea fuese más largo? Me encantaría saber tus experiencias a la hora de realizar tareas!

    Por cierto, ¿los entrenamientos los sueles meter en los descansos largos de los pomodoros? Si es así en cual. ¿En el primero, en los del medio, en el último?

    Un saludo y gracias!

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario diciembre 22, 2017 at 8:49 pm

      Sí, a veces junto también dos pomodoros si sigo con buena concentración, no es tan importante el tiempo exacto como la idea de bloquear tiempo desconectado y hacer descansos con cierta frecuencia. Sobre el entrenamiento, ahora mismo los estoy haciendo a media tarde, cuando ya he terminado mis 3 grandes bloques de trabajo diarios

  • Reply Jose diciembre 21, 2017 at 8:40 pm

    Algo interesante a tener en cuenta Marcos.

    http://www.huffingtonpost.es/johann-hari/se-ha-descubierto-la-causa_b_6569114.html?utm_hp_ref=spain

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario diciembre 22, 2017 at 8:49 pm

      Sin duda, se sabe hace tiempo que la adicción depende del entorno, y ratas con jaulas opresivas se vuelven más adictas, al igual que los humanos 🙂

  • Reply Manuel diciembre 21, 2017 at 10:44 pm

    Dios, justo lo que necesitaba, siento que estoy superenganchado y necesito escapar

  • Reply Guido diciembre 22, 2017 at 1:12 am

    Que grande Marcos por favor! Cuanta verdad y qué manera de contarla con sensatez, coherencia y mucho sentido.
    Me sigo sorprendiendo.
    Nunca escribo en redes y no soy fan de casi nadie, pero con vos me brota la necesidad de escribir. Con honestidad, te considero EL referente, y de la vida, no solo de fitness.
    Gracias por tanto
    Que tengas gran año y lo mismo a todos los camaradas!

  • Reply Guillermo Muñoz diciembre 22, 2017 at 1:24 am

    Muy buen artículo, Marcos.

    He experimentado con las apps Self Control (de Mac) y Freedom (tiene opción para usarse en el celular, aunque no te bloquea todas las apps), pero a veces tienen sus fallas. Probaré StayFocused, tal vez su beneficio sea que es una extensión de Chrome y no una app externa.

    Una cosa que me ha ayudado bastante es eliminar todo tipo de notificaciones y sonidos del celular. Y si uno quiere objetivamente saber cuando tiempo pasa pegado al celular, la app RealizD lo mide (más otras cosas como cuantas veces revisas el celular cada hora, horas de más uso…). No puedes mejorar algo que no mides, ¿no? 😉

    ¡Saludos Marcos!

    • Reply Ana Lopez febrero 26, 2018 at 6:25 pm

      pasa pack

  • Reply Elisabet diciembre 22, 2017 at 8:12 am

    Gracias Marcos,

    Es un tema muy importante hoy en día. La mayoría de personas tenemos problemas a la hora de relacionarnos con la tecnología y va bien ir leyendo cosas de este tipo para seguir tomando conciencia de ello.
    Personalmente solo tengo Facebook para seguirte a ti y a otros blogs interesantes (no tengo a ningún amigo ni familiar entre mis contactos) y no tengo ninguna otra red social y aún así siento a veces que lo consulto más veces de las que debiera. No quiero ni pensar la gente que tiene 1001 redes.

    Llevo peor el tema del móvil, por tema de trabajo parece que esté obligada a tenerlo siempre a mi lado. En cuanto a la noche, sí me lo llevo a mi mesita de noche. Sé que está mal, pero siempre pienso en tenerlo cerca por “si pasa algo grave”….como si yo fuera a salvar el mundo …. 🙁 Tendré que asimilar que no arreglo nada e intentar dejarlo lejos de mi habitación.

    Gracias por hacernos pensar.

    Abrazos.

  • Reply Felipe Andres Molina Torres diciembre 22, 2017 at 12:54 pm

    Que buen artículo Marcos!.
    Soy profesor y la adicción a la tecnología en mis estudiantes es un tema preocupante. Me servirá mucho la información que entregas para darle herramientas a los padres y en especial hacer conscientes a los jóvenes de los riesgos de su rutinas en el uso de las tecnologías, que cada día perjudican más su concentración y rendimiento, tanto físico como mental.
    Gracias por tu valioso aporte

  • Reply Miguel diciembre 22, 2017 at 6:01 pm

    Hola Marcos. Te propongo hacer un artículo sobre MINIMALISMO. Supongo que habrás oido hablar de este “estilo de vida”, y aunque puede parecer que no tiene nada que ver con la temática de la pagina, si lo piensas, ser minimalista tiene sentido evolutivo!!. Qué opináis?

    • Reply Sisu diciembre 26, 2017 at 6:26 pm

      En su dia leí el post de mark manson al respeto y me cambio la vida, sería la hostia leer sobre el tema aqui, yo tambien creo que el tema tiene mucha pegada con la filosofia del blog

  • Reply pacogp diciembre 23, 2017 at 9:10 am

    Bueno yo quiero aportar un poco lo que suelo usar.
    Para los que trabajéis de cara al ordenador, es muy buena tambien toggl, tenéis extensiones para navegador y apps de móvil y escritorio. Te permite prefijar los promodoro break time cada 25 o 50 minutos.
    Permite sincronizar con el gestor de tareas Remember The Milk, de forma que por ejemplo entras en X web y le das al boton del navegador y activas el contador a la tarea que estás empleando.
    Otra forma manual y primitiva de consultar en el móvil en que se te van las horas, es ir a los ajustes, consumo de bateria y te dice cada app cuantas horas de pantalla ha consumido.

  • Reply Teresa diciembre 23, 2017 at 12:44 pm

    Esto no es tanto sobre adicción, pero yo hace no mucho eliminé a unas cuantas personas de mi FB (y no llegaba a 100), me quedé con menos de 70. Mi padre a veces me comenta con “felicidad” que tiene +500 amigos en FB. Yo sin embargo intento tener las menos posibles, no quiero ver el feed de alguien que me da igual, y además me hice FB sólo por cuestiones más profesionales, no subo ni fotos ni nada xD

    Pero sí… el tema de los seguidores y los likes es adictivo sobre todo en IG.

  • Reply Jose diciembre 23, 2017 at 7:02 pm

    ¿QUe piensas del whatsappp Marcos? ¿Tb entra en esta entrada? 😀

  • Reply marcos kriger diciembre 23, 2017 at 9:07 pm

    La imagen de las personas sentadas me genera tristeza, perder el hablar y el escuchar por estar un buen rato en instagram, por favor no se que piensa la gente hoy en dia. Gran articulo marcos, fiel seguidor tuyo con 19 años y aplicando siempre tus conceptos.

  • Reply Leonel diciembre 24, 2017 at 1:17 am

    Yo cuando veo un estudio interesante en twitter/facebook/instagram pero solo tengo 5-10 minutos para distraerme, simplemente lo guardo en favoritos o hago captura de pantalla para leerlo otro día. Cada algunos días, hago “limpieza” de favoritos y me tomo un par de horas para leer todos los estudios pendientes ^^

  • Reply Ruben diciembre 26, 2017 at 10:28 am

    Hola Marcos.
    Genial artículo, como siempre. Sobre todo la primera parte. Me ha encantado.
    No obstante me surge una duda. Propones usar ciertas aplicaciones para que nos controlen el uso de otras aplicaciones. ¿No estamos dejando que el lobo cuide de las ovejas? Creo que tenemos un problema de base cuando esperamos que sea otro el que cree algo que nos permita controlar nuestros impulsos primarios. Soy adicto a FB pero estoy tranquilo porque uso Rescue Time y me dice cuán adicto soy. ¿Es un remido para la adicción? No, pero estoy informado.
    No se, buscar que la propia tecnología nos prevenga de ella es, cuando menos, una contradicción en sí misma. Todos los desarrolladores de esas otras aplicaciones lo que quieren es que las usemos a mansalva. ¿No es eso parte del problema? Es un debate abierto al que no le veo demasiada claridad. Pero te aplaudo la iniciativa porque esto que apuntas hoy será una pandemia en muy poco tiempo.

  • Reply Bittor diciembre 26, 2017 at 4:21 pm

    Como siempre fantástico artículo, felicidades.
    Menuda saturación de internet que llevamos, personalmente antes leía muchísimo y ahora aunque sigo leyendo pierdo el tiempo porque me he condado a tener tener facebook e instragram, además de twitter y eso que aquí solo sigo a 2o personas. Como propósito de año nuevo dejaré morir las dos primeras.
    ¡Saludos y feliz 2018 a tí Marcos y a todos los lectores de este oasis!

  • Reply Sisu diciembre 26, 2017 at 6:23 pm

    Ei! Falta el punto 3:)

  • Reply Crispi diciembre 26, 2017 at 10:01 pm

    Crei que era la unica. Cada vez me cuesta mas desengancharme del movil y dejar de ver las noticias/novedades/videotutoriales.
    Muchas gracias por las recomendaciones y perfecto articulo!

  • Reply Jorge Álvarez de Sotomayor Merino diciembre 27, 2017 at 11:11 am

    Hola Marcos. Espectacular artículo al que solamente le pongo una pega y es que no lo hayas publicado antes. En septiembre comencé dos proyectos, uno en mi IES Galileo Galilei y otro en OBIC centro de Formación en la que he utilizado la temática de la que hablas en este artículo. Son muchos los recursos que con tu permiso voy a utilizar para que mis alumnos reflexionen y se rebelen contra el dominio que ejerce la tecnología sobre nuestra voluntad. A mis alumnos les planteo si son rebeldes o esclavos de la tecnología y la verdad es que cuesta mucho trabajo que se desenganchen, porque el entorno está completamente enganchado, desde sus familias hasta muchos de los profesores. Creo que es muy importante educar en el buen uso de la tecnología y dentro del ámbito educativo y familiar por ahora no se está haciendo en la mayoría de los casos. Muchas gracias por el artículo y te animo a escribir más en esta misma línea.

  • Reply David diciembre 27, 2017 at 5:15 pm

    Genial artículo Marcos.
    Totalmente de acuerdo en que actualmente se ha priorizado e idolatrado a las rrss como si fuesen el único método de vida, y resulta no solo una dificultad en el día a día de cada uno, sino que también afecta a las personas con las que te cruzas en la calle. Cuántas veces no hemos visto a alguien tropezarse o darse contra algo o alguien por ir pendiente de la pantalla del móvil?
    En mi caso soy estudiante, y el hecho de la planificación es quizá lo más difícil en mi rutina de estudio, y más ahora que la época de exámenes está a la vuelta de la esquina. Me gustaría sugerirte que subas algo más profundo sobre planificación, métodos de estudio o de concentración, etc, porque creo que es algo muy desconocido en general y a la vez muy útil.
    Un saludo!

  • Reply Antonio Caparroz Aguayo diciembre 27, 2017 at 6:30 pm

    Fuera de serie el artículo Marcos!, eres un máquina!!, Gracias por abrirnos los ojos!

    Un abrazo y que paseis unas fiestas revolucionarias!!!

  • Reply Joan Serra i Roca diciembre 27, 2017 at 7:27 pm

    Yo corrijo el efecto fisiológico de la luz azul por la noche con dos software.
    f.lux en mi portàtil windows 10 https://justgetflux.com
    I twilight en mi móvil Android https://play.google.com/store/apps/details?id=com.urbandroid.lux
    https://twilight.urbandroid.org/
    Los tengo ambos a una temperatura de color de 2700º

  • Reply Ángel diciembre 27, 2017 at 7:59 pm

    Genial como siempre Master!
    Os aconsejo a [email protected] que vean la serie Black Mirror. Va del daño que pueden hacer las redes sociales en un mundo más actual que futurista. A mí personalmente me cambió la vida y ya no publico fotos buscando likes y tal.
    Un saludo.

  • Reply Raúl de la Antonia Añover diciembre 27, 2017 at 8:14 pm

    Yo utilizo una app para el móvil que se llama (offtime) es muy útil y configurable, puedes bloquear las apps que no quieres usar durante el tiempo que quieras y es a prueba de bombas, yo he utilizado muchas de estas aplicaciones y al final como soy un poco piratilla conseguía desbloquear las apps que probaba, bien reiniciando el móvil, utilizando algún bug puente con otra app etc, pero la verdad es que está aplicación la llevo usando como 3 años y para mi es la mejor, gracias a ella pude terminar derecho el año pasado, cuando quería desconectar hacia offtime de 90 minutos y a estudiar como un campeón.

    La app es esta http://offtime.co/ deciros que yo pagué por la versión Pro y la verdad es que merece la pena

    Otra alternativa es una app que se llama forest https://www.forestapp.cc/en/ con esta app vas plantando arbolitos y no puedes coger el móvil hasta que crecen, esto que parece una chorrada no lo es, porque te vas picando según vas teniendo un jardín más grande, te van saliendo nuevos tipos de arbolitos etc es como un juego y puedes “competir” con otros usuarios etc

    OS recomiendo que le echéis un vistazo a esas dos apps, que son muy buenas

  • Reply Elena Medina diciembre 27, 2017 at 8:29 pm

    Fantástico artículo. Gracias!

  • Reply Christian Ortega diciembre 28, 2017 at 1:21 am

    Excelente Artticulo como siempre, si mas personas pensaran como tu, este mundo seria el paraiso para vivir.. ;D creo que en general nos falta mas educacion, leer mas para ver la realidad de las cosas, sin estar siguiendo modas, y costumbres modernas que han acabado con la verdadera esencia del ser humano.

    Gracias por el aporte..

  • Reply Jose diciembre 28, 2017 at 9:10 am

    Tema super interesante, que ha dado para muchos debates en mi entorno de amigos.
    El tema está muy claro ya, sabemos a ciencia cierta que las redes sociales nos vuelven tontos y manipulables. Además, nos vuelven infelices por partida doble, simplemente por intentar a toda costa proyectar una imagen de éxito y recopilar likes a mansalva, o bien por la depresión que nos genera compararnos con los demás y creer que la vida del que comparte constantemente chorradas en Facebook es mejor que la nuestra.
    Hace ya 2 años que eliminé mi cuenta de Facebook. Mantengo únicamente Twitter, que solo utilizo para seguir algunas fuentes de información que considero útiles. Puedo asegurar que eliminar Facebook de mi vida es una de las mejores decisiones que he tomado, me ha hecho más feliz y ha fortalecido mis vínculos con algunas personas, al mismo tiempo que me ha servido para deshacerme de algunas relaciones tóxicas. Quien sienta que el Facebook le resta más de lo que le aporta, que lo haga, que no dude. Es de las mejores cosas que podéis hacer.

  • Reply Manuel diciembre 28, 2017 at 9:59 am

    Gracias Marcos;
    estamos desgraciadamente mas esclavos de la tecnología, y sobre todo a los adolescentes………… los tiene “fritos”
    Muy buen artículo, como de costubre
    Gracias

  • Reply Arturo diciembre 28, 2017 at 10:48 am

    Falta el punto 3, Marcos. ¿Es una prueba para ver quienes tienen déficit de atención? Jajajaja

  • Reply Jose Luis Alcaine Bartolomé diciembre 28, 2017 at 10:57 am

    Muy interesante el artículo, sobre todo en relación con la mejora de la productividad y la falta de atención y pérdida de tiempo en redes sociales. Es un tema que además si tienes niños es bastante importante gestionar correctamente. Algunas ideas que creo que son buenas para intentar no estar tan pegado al teléfono y en concreto la redes sociales:

    – La caja de desconexión: crear una caja, donde además se pueden meter todos los cargadores si la
    montas bien, donde todos los miembros de la familia deben dejar sus tablets y teléfonos móviles durante una serie de horas al día. Puede ser a las horas de comer, cenar, o toda la tarde y noche… Etc.

    – Cuando salimos a dar una vuelta o a tomar algo ir con el teléfono casi sin batería (20-30%). Asi solo podremos fijarnos en lo realmente importante o realizar esa llamada que si merece la pena de verdad.

    – Aparte, en la medida de lo posible, yo intento silenciar todas las notificaciones del teléfono. Así solamente en ciertos momentos puedo revisar lo que me ha llegado. Solo dejo con sonido el timbre de Teléfono y los SMS. Todo lo demás fuera

    – Y respecto a los niños, intentar pasar más tiempo jugando con objetos reales, pintando, saltando, bailando, montando en bici o practicando cualquier deporte, y que nos vean lo menos posible enganchados con el teléfono en la mano. Creo que es la mejor manera de educar: dar ejemplo.

    Enhorabuena una vez más por el artículo Marcos.

  • Reply Jorge diciembre 29, 2017 at 12:02 am

    Un truco muy sencillo y que a mi me ha funcionado para evitar caer en la tentación de entrar en Facebook e Instagram cada vez que enciendo el movil, es eliminar las notificaciones y colocar ambas aplicaciones en la última pantalla del móvil. De ese modo no las veo constantemente con el globito rojo y casi me olvido que están ahí.

  • Reply Fede diciembre 31, 2017 at 7:29 pm

    Marcos, ¿cuál es tu opinión acerca de este suero casero para tomar medio litro por día? sería en enfoque a mantenerme más hidratado y a su vez intentar depurar mi tubo digestivo y colon.

    – 1 litro de agua “mineral” o agua destilada
    – 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
    – 1/2 cucharadita de sal marina
    – 1 cucharadita de miel pura
    – 120 gotas de tintura madre de ajenjo

    Se prepara 1 litro pero solo tomo 1/2 litro, entonces me dura dos días.

    Es para tomar algo de líquido, ya que no me gusta tomar ningún tipo de gaseosa, y el agua me cansó un poco. El único líquido que bebo es el yogurt entero.

    Un saludo.

  • Reply Sergio enero 1, 2018 at 4:52 pm

    Lo confirmo en cada artículo Marcos, sos un crack! Gracias por intentar despertar la conciencia desde tantas perspectivas diferentes y por el amor que ponés en tu trabajo. Personalmente, desde que planifiqué mi accionar diario (en una simple libreta) y limité los tiempos de acceso a los distractores, he logrado ser mucho más productivo. Te mando un abrazo grande desde Argentina y mis mejores deseos para vos y tus seres queridos.

  • Reply Jonatan enero 2, 2018 at 8:51 pm

    Hola Marcos,

    Este articulo es EXCELENTE! No existe manera mejor de describirlo. Es una alivio muy grande leerlo, estoy luchando con la adicción a la información, con el único objetivo de aprender más (leer libros, estudios científicos, ver todos los videos, historias de IG ,post, etc).
    Me esta comiendo la vida, pero a partir de ahora mismo, voy a luchar y destrozar esta adicción.

    GRACIAS, GRACIAS, MUCHAS GRACIAS!!!!

    P.D: ¿Cuantos bloques grandes de pomodoro dedicas para trabajar diariamente?

  • Reply Maxi enero 3, 2018 at 2:33 pm

    Hola Marcos ! Te he comprado Desencadenado, Ketbell y barra libre. Mi computadora se rompió y perdí toda la información. Como podrías reenviarme ese material que ya te he comprado ?
    Saludos y feliz año nuevo !
    Maxi.

  • Reply Federico enero 6, 2018 at 5:05 pm

    Marcos, te dejo ideas para algún artículo, el primero y el tercero están relacionados tanto con la nutrición como con la homeopatía:

    – Efectividad de la fitoterapia (tinturas madres)
    – Semillas de frutas, cuáles son mejor consumir, molerlas para absorber los nutrientes, etc.
    – Efectividad de suero en ayunas (250 ml de agua mineral o destilada -si se la ioniza es más alcalina-, 1 cucharadita de miel, 1/8 cucharadita sal marina o sal del Himalaya, 1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio y 1/2 limón exprimido)

  • Reply Actúa de una vez enero 15, 2018 at 8:00 pm

    Gran artículo, y en concreto me ha encantado la cita del narcotraficante: No consumas lo que vendes.
    Por otra parte he leído estudios que demuestran que el problema es mucho más grave de lo que la gente nos hace creer.

    Por ejemplo, desde la aparición de la televisión, la capacidad de concentración del ser humano ha descendido hasta un 10% .
    Por otra parte, desde la aparición de estas industrias tecnológicas, el nivel de estudios exigido ha ido cayendo en picado, lo que indica una relación bastante fuerte entre ambos casos.

    La duda que me surge muchas veces es: Si en menos de 25 años hemos llegado a esta situación,¿qué pasará en los próximos 30? Las redes se irán haciendo cada vez más adictivas, los juegos cada vez más reales, y muchos serán incapaces de salir de esa adicción para prosperar en el nuevo mundo.

    Muchas gracias por el artículo, Marcos.

    Actúa de una vez

  • Reply Silvia Rango Martín enero 16, 2018 at 1:50 pm

    Trabajo en educación y cada vez veo que los chicos tienen más severas dificultades de atención y problemas para la postergación de las recompensas. No tengo dudas de que el uso de las redes sociales está detrás de esta realidad y me temo que lo peor está por llegar: mis alumnos son adolescentes y probablemente no fueron sobre estimulados en sus primeros meses, pero a los más pequeños se les planta un móvil delante de los ojos desde que tienen meses de vida, especialmente a la hora de comer. La típica escena de papá sujetando el móvil mientras la mamá mete cucharada tras cucharada de potito en la boca del bebé. Yo lo veo terrible.
    Como madre tengo montones de defectos, pero por si a alguien le sirve de experiencia, mis niñas de 3 y 5 años ven un ratito de dibujos al día. Es resto del tiempo lo dedican a jugar, dibujar, leer, aburrirse… y allí donde voy todo el mundo me lo dice, destacan por su capacidad para concentrarse, para esperar, para perseverar…
    Esto conlleva un sobre esfuerzo para nosotros como padres, es mucho más fácil plantar al niño el móvil, pero merece muchísimo la pena.
    Un saludo.

  • Reply Maria enero 17, 2018 at 2:05 pm

    ¿Se consideraría buena idea no usar ni tener cuenta en ninguna red social? Es lo que he hecho yo desde el 2012, simplemente deje de usar facebook, twitter porque me abrumaban demasiado, nunca he usado instagram ni nada de eso, el correo lo abró solo cuando se que voy a recibir cosas importantes, y el youtube solo cuando quiero ver algo al final del día, y tengo mis “tipos de videos a evitar” para no estresarme. Del resto, me comunico por teléfono, como siempre había sido, eso si, sin ipod/mp3/telefono+audifonos simplemente no puedo vivir. Aunque la mayoría de la gente me dicen que soy un monstruo/ermitaña yo pienso seguir así, pues tengo tiempo siempre para todo 🙂

  • Reply Javier febrero 4, 2018 at 6:10 pm

    Gran artículo sobre un tema con claro impacto en nuestras vidas.
    Hay un movimiento que busca concienciar sobre esto y aportar soluciones por varias vías. Su web es la siguiente:
    http://humanetech.com/
    Tiene varias recomendaciones y herramientas para evitar la sobreestimulación con los móviles, para bloquear “ladrones de atención” y para mejorar el autocontrol. Es una profundización en el apartado de Marcos sobre la “Tecnología que nos protege de la tecnología”:
    http://humanetech.com/take-control/

    Espero que sea útil a muchos.

  • Leave a Reply