Mark All

La Guía del Colesterol: Partículas, Apolipoproteínas y qué mirar en una Analítica

Al hacernos una analítica, el colesterol es el valor al que solemos prestar más atención, y también el que causa más confusión.

Por un lado, algunos médicos se alarman si ven un colesterol por encima de 200 mg/dl, recomendando estatinas sin explorar nada más. Otros colectivos, por el contrario, asumen que el colesterol no tiene relación con el riesgo coronario.

La realidad, una vez más, está en un punto intermedio. En el artículo de hoy entenderás lo siguiente:

  • Diferencia entre colesterol, lipoproteínas y apolipoproteínas.
  • Cómo se inicia realmente la aterosclerosis.
  • Por qué el LDL que estiman las analíticas es un dato poco fiable en muchos casos.
  • Qué valores son realmente más importantes y qué tipo de análisis realizar.
  • De qué otros factores depende la enfermedad coronaria más allá del LDL.

Colesterol, Lipoproteínas y Apolipoproteínas

El colesterol es una molécula fundamental para la vida. Forma parte de las membranas celulares, participa en la producción de bilis y es precursor de las hormonas sexuales. Es clave también en la síntesis de vitamina D y en las vainas de mielina que recubren los axones neuronales. En resumen, sin colesterol no hay vida.

Por suerte, las células son capaces de producir la mayoría del colesterol que necesitan, y cuentan además con el colesterol que reciben desde el hígado, bien producido por él mismo o absorbido a partir de los alimentos.

Al ser una molécula hidrófobica (no se lleva bien con el agua), no puede viajar libremente por nuestro torrente sanguíneo, y debe unirse a unas partículas especiales, llamadas lipoproteínas.

Como su nombre indica, estas lipoproteínas se componen de lípidos y proteínas. Dentro de su carga lipídica pueden transportar tanto colesterol como triglicéridos, todo unido por una membrana de fosfolípidos. La parte proteica se denomina apolipoproteína, y en breve entenderás su importancia a la hora de estimar tu riesgo cardiovascular.

Ejemplo de Lipoproteína, con su carga lipídica (colesterol y triglicéridos) y su Apolipoproteína

Las lipoproteínas HDL y LDL son las más conocidas, pero no son las únicas. Por ejemplo, el hígado genera inicialmente lipoproteínas VLDL (Very Low Density Lipoprotein), que van reduciendo de tamaño a medida que liberan su carga, convirtiéndose primero en IDL (Intermediate Density Lipoprotein) y finalmente en LDL (Low Density Lipoprotein).

No todas las VLDL e IDL se convierten finalmente en LDL, muchas son captadas por receptores de LDL en el hígado y son recicladas.

¿A qué se refiere la densidad? Al ratio proteína/grasa. A medida que las lipoproteínas vacían su carga de triglicéridos y colesterol este ratio aumenta (misma proteína pero menos lípido). La lipoproteína HDL es la de mayor densidad (mayor ratio proteína/grasa), de ahí su nombre: High Density Lipoprotein. Su papel en la enfermedad cardiovascular es secundario, por lo que hoy no hablaré mucho de ella.

Densidad y Diámetro de las principales Lipoproteínas

Y el último concepto importante. La parte de proteína de cada una de estas partículas se denomina apolipoproteína, y simplificando existen dos tipos:

  • ApoA: presente principalmente en las partículas HDL.
  • ApoB: presente en las partículas VLDL, IDL y LDL.

Lipoproteínas, Colesterol y Analíticas

Como analogía, podríamos decir que las lipoproteínas son camiones y el colesterol (y los triglicéridos) la carga que transportan.

Partícula LDL cargando colesterol y triglicéridos

Las analíticas tradicionales no dan información sobre el número de lipoproteínas (camiones), sino simplemente sobre la carga total que transportan. Estos son los valores que se miden realmente:

  • Colesterol total: Carga total de colesterol que transportan todas tus lipoproteínas. Su correlación con el riesgo cardiovascular es bastante baja (más detalle).
  • HDL: Colesterol total que transportan tus lipoproteínas o partículas HDL. Se suele denominar a este valor HDL-C.
  • Triglicéridos: Triglicéridos totales que transportan todas tus lipoproteínas.

¿Y qué pasa con el colesterol que transportan tus lipoproteínas LDL? Que ni siquiera se mide en realidad, sino que se se estima a partir de fórmulas. Este es el denominado LDL-C.

Esta estimación de LDL-C es más relevante que el colesterol total, pero sigue siendo un marcador poco aproximado del riesgo coronario. En un estudio en más de 135.000 pacientes hospitalizados por enfermedad cardiovascular, casi la mitad tenía un valor por debajo del recomendado (100 mg/dL).

Para entender por qué es una medida poco precisa (sobre todo en algunas personas), debemos explicar cómo se origina la enfermedad cardiovascular.

El inicio de la Aterosclerosis

Como vimos, no existen distintos tipos de colesterol, sino distintos tipos de lipoproteínas transportadoras. ¿Y por qué es importante entender la diferencia? Porque son algunas de estas partículas, y no el colesterol, las que contribuyen al inicio de la aterosclerosis.

Los problemas comienzan cuando una partícula cruza el endotelio, el fino tejido que recubre la zona interna de los vasos sanguíneos. Cuando se vulnera esta barrera el sistema inmune se pone en alerta, iniciando una cascada inflamatoria que contribuye al desarrollo de la llamada placa de ateroma (detalle).

Progresión de aterosclerosis: Infiltración de lipoproteína en la íntima del endotelio, formación de macrófagos y finalmente células espumosas. Fuente: https://www.ahajournals.org/doi/pdf/10.1161/circulationaha.106.676890

¿Y por qué las lipoproteínas LDL son las más peligrosas? Por su reducido tamaño. Las de mayor diámetro, como VLDL e IDL, son demasiado grandes como para cruzar el endotelio, y no disparan este proceso.

Por este motivo el mejor indicador directo de riesgo coronario es el número de partículas LDL (un valor denominado LDL-P), y no el colesterol total que transportan.

Una carretera con diez camiones cargados hasta arriba tendrá menos atascos y accidentes que una con cien camiones cargados al 10%. La carga total no es un buen indicador de su distribución en camiones, lo que realmente nos importa.

Dos personas podrían tener exactamente los mismos valores en una analítica tradicional (LDL-C y triglicéridos) pero tener riesgos muy distintos, al variar su número de partículas (LDL-P).

Si solo conocemos la carga total de colesterol que transportan las partículas LDL (LDL-C) pero no conocemos su número (LDL-P), es difícil estimar el riesgo real

Para estimar el riesgo de atascos o accidentes en una carretera es mucho más importante conocer el número de vehículos que circulan por ella que la carga total que transportan. Evidentemente existe relación entre ambas variables, pero la primera (LDL-P) es mucho más útil que la segunda (LDL-C).

¿Correlación entre LDL-C y LDL-P?

Todo lo anterior no quiere decir que el LDL-C sea irrelevante. A nivel poblacional existe correlación entre el LDL-C y el LDL-P, pero hay un porcentaje no insignificante de personas (20-25%) donde hay una gran discordancia.

Si tienes el LDL-C alto es recomendable conocer tu LDL-P antes de decidir medicarte para el resto de tu vida. O al contrario, puede que tu LDL-C sea adecuado pero tu LDL-P muy alto, y no serás consciente del riesgo con una analítica tradicional.

Analicemos por ejemplo los resultados de este estudio, que segmentó a sus participantes en cuatro grupos a partir de sus niveles de LDL-P y LDL-C, considerando como valores bajos los que no superaban el percentil 30 y clasificando como «no bajos» al resto.

Nota: Percentil 30 para una medida es el valor que tiene a un 30% de las personas por debajo de ese valor y a un 70% por encima de él.

El percentil 30 de LDL-C (o LDL-P) se refiere al valor por debajo del cual está el 30% de las personas en la muestra

A partir de esta clasificación, hay cuatro segmentos posibles:

  • Línea negra: LDL-P bajo / LDL-C bajo.
  • Línea azul: LDL-P bajo / LDL-C no bajo.
  • Línea amarilla: LDL-P no bajo/ LDL-C no bajo.
  • Línea roja: LDL-P no bajo / LDL-C bajo.

En cada grupo se realizó el seguimiento de incidencias cardiovasculares durante cinco años, con el siguiente resultado.

La conclusión, una vez más, es que el LDL-P es un predictor mucho mejor del riesgo cardiovascular que el LDL-C. De hecho, los grupos con el mayor y el menor riesgo son los discordantes. El grupo con mayor riesgo tenía un LDL-C bajo, y el grupo con menor riesgo tenía un LDL-C no bajo. Conclusiones similares obtiene el Framingham, uno de los mayores estudios de enfermedad cardiovascular (detalle).

Si vemos el detalle de todas las personas analizadas en este estudio, vemos que en la mayoría hay correlación entre LDL-C (eje horizontal) y LDL-P (eje vertical), pero también hay muchísimas personas con valores completamente opuestos.

A modo de ejemplo he seleccionado un grupo con un LDL-C muy bajo pero un LDL-P elevado (personas en el cuadro naranja) y también un grupo con LDP-C alto pero con LDL-P bajo (cuadro verde). Hay casos mucho más discordantes, pero son menos frecuentes.

Si estás en el grupo naranja y solo conoces tu LDL-C asumirás que todo está bien, a pesar de tener un número de partículas elevado. Esto es especialmente frecuente en personas con síndrome metabólico, que pueden tener buenos niveles de LDL-C según métricas tradicionales a pesar de tener partículas elevadas (estudio). En este estudio en sujetos con síndrome metabólico se comprueba claramente esto: incluso los que mantenían niveles de LDL-C por debajo de 70 mg/dL (ideal según las guías) tenían un número elevado de partículas (LDL-P), y por tanto riesgo real elevado.

Si estás en el grupo verde ocurriría lo contrario. Saldrías de la consulta probablemente con una receta de estatinas, a pesar de tener un número bajo de partículas.

En resumen, el LDL-C solo es un buen indicador cuando guarda relación con el LDL-P, y en una parte significativa de la población no se cumple esta asociación.

Por eso son relevantes otros indicadores como los triglicéridos. Las partículas LDL también transportan triglicéridos, por tanto un LDL-C bajo con triglicéridos altos refleja mayor probabilidad de muchas partículas LDL, y por tanto un riesgo alto. Y al revés, un LDL-C alto con triglicéridos bajos tiene más probabilidad de reflejar un número bajo de partículas. Pero estamos de nuevo basándonos en ratios aproximados que dependen de cada caso.

Para mejorar la estimación (y posible tratamiento) del riesgo son más recomendables los tests que miden directamente el LDL-P o el ApoB.

Cómo medir el LDL-P o el ApoB

Para medir el LDL-P se utilizan tecnologías como NMR (o nuclear magnetic resonance), que empiezan a estar disponibles a nivel comercial pero que son todavía caras.

Una alternativa más asequible es medir el ApoB, que supone una buena aproximación al LDL-P, y por tanto al riesgo real. Recuerda que las lipoproteínas VLDL, IDL y LDL tienen una proteína ApoB por partícula, y dado que la inmensa mayoría de ellas son LDL (más del 90%), hay una relación muy estrecha entre LDL-P y ApoB.

En resumen, el LDL-P o el ApoB son mejores indicadores de riesgo que el LDL-C (detalle, detalle), y por eso las últimas guías de la Sociedad Europea de Cardiología recomiendan evaluar este parámetro en la medida de lo posible (detalle).

Mi experiencia

Para experimentar, decidí hacer un test de la compañía Melio. Compré el test por internet y acudí después a uno de los centros con los que tienen acuerdos para sacar sangre (de momento solo en Madrid). El proceso es rápido (diez minutos en mi caso), y en menos de dos días tienes los resultados. Y ocurrió lo que sospechaba: soy discordante.

Tengo un LDL-C un poco alto pero un ApoB bajo, además de triglicéridos bajos (65 mg/dl) y un HDL-C moderadamente alto (68 mg/dl).

¿Son relevantes los triglicéridos y el HDL? Si conoces tu nivel de LDL-P o ApoB son poco importantes, pero profundizaré en este tema en futuros artículos. Explicaré también otros valores de este test que aportan más información a la hora de estimar el riesgo real.

Más allá de las lipoproteínas

Si has leído hasta aquí entenderás por qué el énfasis en el LDL está en parte justificado, pero deben refinarse las analíticas para reflejar el conocimiento actual.

Debemos entender también estos valores como meras aproximaciones. La enfermedad cardiovascular es multifactorial, y depende de muchísimas variables adicionales.

Un factor importante es la salud del endotelio, sobre el que tiene un papel fundamental el estilo de vida. Igual que un intestino saludable no permite el paso de sustancias problemáticas, un endotelio saludable tampoco. Una persona con partículas elevadas pero dotada de un endotelio infranqueable tendrá menos riesgo que una persona con partículas normales pero un endotelio más permeable.

Un endotelio saludable es menos propenso a ser invadido por partículas ApoB, incluso si están elevadas

Siguiendo con la analogía automovilística, el riesgo de accidente de una carretera secundaria mal asfaltada y con curvas extrañas será mucho mayor que el de una autopista de cinco carriles, aunque transiten por ambas el mismo número de camiones.

La salud de tu sistema inmune también influirá en la capacidad de regular la inflamación producida tras un accidente (una partícula LDL cruza el endotelio), y lo mismo con un montón de factores adicionales que revisaremos en próximos artículos.

Share Button
Únete a la Revolución ¡Ya somos más de 100.000!
y recibe gratis el Manual Revolucionario (ejemplos de alimentación y entrenamiento)

Previous Post Next Post

48 Comments

  • Reply Alicia marzo 7, 2020 at 9:17 am

    Me parece un buen artículo que una vez más hay que agradecerte, y más si contribuye aunque sea un poquito a desmitificar el colesterol, pero echo de menos que se carguen más las tintas contra la causa raíz de la enfermedad coronaria, que es el estado de los vasos sanguíneos debido a los malos hábitos, alimentarios y no alimentarios, y no al pobre colesterol o sus lipoproteinas transportadoras, ya sea en número de partículas o en colesterol total.
    Volviendo a tu ejemplo, sería como si en un país con carreteras en condiciones lamentables el gobierno recomendara que por favor intenten circular menos camiones para que no haya accidentes, en lugar de arreglar las carreteras. El camión no es el problema, ya que el número de camiones o su carga vendrán naturalmente definidos por las necesidades del cliente en cada caso, el problema es el mantenimiento de la carretera.
    En el cuerpo el problema no es la cantidad de colesterol o partículas (que varían naturalmente de persona a persona según las necesidades de cada cuerpo siguiendo una distribución normal o campana de Gauss con media en torno a 220mg/dL, lo cual es la otra gran clave del engaño histórico del colesterol, haciéndonos creer que 200 no es la media sino el límite superior 😢), sino que es el estado de los vasos sanguíneos debido al maltrato continuado por comidas azucaradas y refinadas, tabaco, alcohol, contaminación, etc. que provocan inflamación de las paredes arteriales e incluso el propio deterioro de esas partículas, que acaban siendo oxidadas y convirtiéndose en peligrosas. Es decir, el camión tras años de circular por carreteras con baches acaba deteriorado, con la suspensión destrozada y las ruedas rajadas, lo que también contribuye, y mucho, a la probabilidad de accidente.

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario marzo 8, 2020 at 7:54 am

      Buena analogía la del camión deteriorado, y es cierto, pero incluso un camión en perfecto estado puede tener un accidente (aunque sea menos probable 🙂

  • Reply Diego marzo 7, 2020 at 10:04 am

    Este artículo sin una foto de tu analítica no vale nada 🤣.

    Bromas aparte, gran artículo, gracias 👍🏼. Lo usaré cuando alguien me pregunte que como siempre te expmicas muy bien 🙂.

    • Reply Roser marzo 7, 2020 at 6:44 pm

      Genial el artículo! No puedo esperar al siguiente de la serie 😜

  • Reply Manuel marzo 7, 2020 at 10:39 am

    Excelente explicación, se echan de menos explicaciones profundas y claras como esta. Siguiendo tu programa De Cero a Ceto bajé mucho de peso y me encuentro superbien en todos lso sentidos, pero el LDL me subió a 250 aunque mejoré mucho en HDL y bajé triglicéridos, además de mejorar glucosa, hemoglobina glicosilada etc. Mi médico está preocupado, y echare un vistazo al test de Melio aprovechando que vivo en Madrid para salir de dudas. Gracias de verdad por tu trabajo

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario marzo 8, 2020 at 7:54 am

      Gracias Manuel, y en casos como el tuyo tiene sentido explorar un poco más, sin duda

      • Reply Victoria marzo 12, 2020 at 2:48 pm

        Marcos, he visto que es normal que durante una dieta ceto suban mucho los LDL por la eliminación de lípidos. A mí me pasó y cuando dejé la dieta, al cabo de un par de meses volvieron a mis niveles normales. Puedes decirnos si hay que preocuparse en estos casos?
        Muchas gracias por el artículo. Es fantástico

    • Reply Andrés marzo 8, 2020 at 11:37 am

      Gracias por el artículo Marcos.
      Como muy bien ha explicado Alicia ,a mi entender el cuidado del endotelio y el glicocálix es fundamental para que esos «accidentes de los transportadores» no se produzcan como consecuencia de unas deterioradas «vías de transporte» o paredes de los vasos maltratadas.Si te tenemos claro esto creo que nuestra intención deberá enfocarse en como cuidar nuestro endotelio y aprender que malos hábitos son los que llevan a su deterioro crónico y por tanto que en cualquier momento se alojen allí las partículas Ldl pequeñas y densas(que en realidad pretenden reparar el daño).Por lo que tengo entendido los picos crónicos de glucosa en sangre llevan a dañar el glicocálix dejando sin protección el endotelio una y otra vez…antes o después ocurrirá «el accidente» ,el Ldl va a hacer su trabajo reparador,pero si esto es crónico se va a convertir en una acumulación o placa aterogénica,siendo el principio de un posible infarto.

      • Reply Alicia marzo 8, 2020 at 8:14 pm

        Exacto. Mi preocupación es que la gente se siga centrando en reducir los niveles de colesterol, total o partículas o como queramos llamarlo, y que sigan sin entender que el problema no es ese, sino sus hábitos y el estado de sus vasos sanguíneos.
        Yo después de muchos años de leer y documentarme, y de comer solo comida real, he acabado por ignorar por completo mis niveles de colesterol, no me preocupan en absoluto y además siempre los he tenido «altos», unos peligrosísimos 240 – 260mg/dl que resultan ser la media de la población normal.
        No fumo, bebo ocasionalmente un vino blanco, como comida real, hago mucho deporte y duermo fantásticamente, así que no hago caso al asterisco en mis analíticas que me acompaña de toda la vida. Sí miro mis TG que están muy bajos, y mi HDL que suele estar en 60 y tantos.
        Un saludo a todos!!

    • Reply Pablo marzo 12, 2020 at 2:20 am

      A mi me pasó lo mismo. Creo que hay que recuperar el sentido común. Si bajaste de peso y te sentis bien no podes tener peor salud. Lo que esta equivocado es el enfoque tradicional sobre el LDL

  • Reply Ramon marzo 7, 2020 at 11:36 am

    Buenos días Marcos:
    He leido atentamente el artículo. A raiz de hacer durante varios meses el programa de Cero a Ceto los niveles de colesterol se me dispararon dando resultados muy superiores a los que habitualmente daban. Siempre he tenido un colesterol total alto (200) y unos triglicéridos bajos (<70) y un LDL entre 150 y 180. Con el programa de Cero a Ceto llegué a tener valores por encima de 3o0. Esto me preocupó algo, aunque al médico le preocupó mucho mas, su solución fueron las estatinas. Como consecuencia de esto me realicé un perfil Lipídico similar al de Melio (Liposcale). No soy capaz de interpretar los resultados que me han dado con la visión del artículo tuyo. ¿Podrías darme algo de luz?.
    CT:253, LDL-C:180, HDL-C:58, TG:55, C.remanente:15, no HDL-C:195. LDL-P (Totales):1768 nmol/L, LDL grandes (L-LDL-P): 216, medianas M-LDL-P:683, S-LDL-P:869. La relación LDL-C y LDL-P no sé que valores son los concluyentes. Según los límites que me dan en la analítica (1150, 180, 340 y 630 respectivamente) creo que tenngo LDL-P alto por lo que quizás si sea un candidato al estatinas o quizás debería de hacerme un RM cardiovascular para determinar con más detalle si tengo placa de ateroma.

    No sé si son demasiados datos. Si puedes darme algún consejo bienvenido sea.

    Gracias

    • Reply Carmen marzo 7, 2020 at 11:48 am

      Y qué triglicéridos tenías antes? A mi el CT me bajo un poco con De Cero a Ceto, pero mejoré mucho todos los ratios, menos triglicéridos, más hdl, mismo ldl-c… creo que cada cuerpo es un mundo, a ver si Marcos nos saca de dudas, miraré también lo de Melio en mi caso

    • Reply Fran marzo 7, 2020 at 4:30 pm

      Ramón una resonancia no ve placas de ateroma, puede ver si el musculo cardíaco ya tiene datos de isquemia crónica.
      El TAC coronario con contraste permite visualizar la anatomía de las arterias coronarias y determinar si existe enfermedad de la pared de las arterias.
      Sin embargo, el rol de este tipo de pruebas en pacientes asintomáticos como marcador de riesgo de eventos cardiovasculares en el futuro, tipo infarto, no está probado.
      El colesterol no es el único parámetro para evaluar tu salud cardiovascular, como ya sabrás… Tensión arterial, resistencia a insulina, edad….

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario marzo 8, 2020 at 7:57 am

      Hola Ramón, no soy médico para recomendarte o no medicación, pero sí es un nivel alto de LDL-P. El riesgo dependerá mucho de otros factores, como presión arterial, resistencia a la insulina o tabaquismo, y algunas personas son más sensibles a la grasa saturada o al colesterol en la dieta, por lo que podrías hacer también ajustes por ahí.

  • Reply Ramon marzo 7, 2020 at 12:55 pm

    Los Tg siempre los he tenido bajos. 70 o menos y el HDL-C alto 60 o más. La dieta cetogenica los mejoró algo. Pero ya los tenía bien en una dieta normal y revolucionaria

  • Reply April4878 marzo 7, 2020 at 2:08 pm

    Hola Marcos, excelente (y valioso) laburo, te leo desde hace un montón y me has hecho crecer exponencialmente en información -y por tanto en recursos para la vida-. Abrazo desde Argentina!

  • Reply eva marzo 7, 2020 at 3:28 pm

    Excelente artículo, Marcos. Añado una pregunta: personas con hipercolesterolemia familiar que cuando no toman estatinas alcanzan valores muy altos de colesterol (>500 mg/dl) ¿deberían tomar estatinas sí o sí? ¿O valdría la pena evaluar si hay indicios de aterosclerosis antes de tomar la decisión? ¡Gracias!

    • Reply Fran marzo 7, 2020 at 4:40 pm

      Hola Eva,
      Perdona y permíteme un comentario: la hipercolesterolemia familiar es una condición hereditaria de alto riesgo cardiovascular con enfermedad coronaria frecuentemente a edades tempranas y no aplican generalidades dirigidas a la población general. Está bien conocer el metabolismo del colesterol, pero es un escenario muy particular que debe ser evaluado por médicos especialistas

  • Reply Ruth marzo 7, 2020 at 4:19 pm

    Muchas gracias Marcos por otro artículo excelente. Explicas muy bien cosas complejas y las haces fáciles de entender 😊
    Espero como agua de Mayo que un día hables de la Lipoproteina A. Dónde se la puede situar, si hablamos de la densidad de la partícula? Tiene algo que ver con la ApoB?
    Por qué es tan dañina y qué sentido pudo tener evolutivamente, que algunas poblaciones en centro y norte de Europa (donde vivo) la tengan tal alta?
    Todos los varones de la familia de mi marido han fallecido de enfermedad coronaria y mi marido e hijos tienen ese valor por las nubes. Por eso me intereso mucho por ese tema y me encantaría que algún día hables de ello, gracias.

  • Reply Enol marzo 7, 2020 at 5:48 pm

    Una aportación espectacular… Te felicito. Ojalá estás pruebas de laboratorio empiecen a ser asequibles para dar herramientas a los médicos y dejen de ir a ciegas. En caso de no tener disponibilidad de hacer estos análisis ¿Crees que calcular los ratios entre HDL-LDL ; HDL-TGC pueden darnos una información similar? ¿O no hay buena correlación?

    Saludos

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario marzo 8, 2020 at 8:01 am

      Gracias Enol, hay correlación, pero no tan alta como muchos creen, por eso su poder predictivo es solo un poco mejor que mirar solo el LDL-C

  • Reply José Manuel marzo 7, 2020 at 6:01 pm

    Como siempre grandísima información.
    Mi última analítica, colesterol HDL 71mg/Dl, colesterol LDL 146mg/Dl (según recomendaciones un poco más alto, límite alto 130-159mg/Dl, un poco más alto de lo normal), triglicéridos 40mg/Dl.
    ¿Opinión Marcos?
    Porqué soy una persona delgada, fibrado (hago calistenia, pesca submarina, hiit y me mantengo activo al andar, bici). Mucha fruta y verdura, como saludable (nada de fritos o muy espontáneos), cero alcohol/tabaco, mucho campo, meditación, ayuno intermitente, exposición al frío, etc… vamos un estilo de vida muy sano y según mi médico: catabolismo, sí, después de un ayuno de 20 horas.
    En fin, seguimos con la revolución 😉

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario marzo 8, 2020 at 8:03 am

      En casos como el tuyo con triglicéridos tan bajos usa mejor la formula iraní para estimar el LDL-C, y verás que te da un valor menor, por lo que a priori parece que todo está bien (pero recuerda que no soy médico 😉

  • Reply Leo marzo 7, 2020 at 7:45 pm

    Saludos Marcos. A mí desde que empecé a llevar una dieta low carb con recargas y ceto ocacional el LDL me subió a 197 mg/dL (colesterol total = 293). Sin embargo, mis triglicéridos bajaron a 43 mg/dL y el HDL subió a 90 mg/dL. Me mandaron estatinas pero ni lo cosideré, soy bastante activo (ejercicio 6 días por semana), no tengo sobrepeso (63 kg, 173 cm), baja grasa corporal según un análisis DEXA (11,5%) y nunca me había sentido mejor. Encontré algunos artículos que relacionan ciertos ratios de triglicéridos, HDL y LDL con el riesgo cardiovascular, así como una nueva hipótesis, aún por confirmar, sobre un tipo de persona llamada «Lean masa hyperresponder», que calza con mi perfil. En fin, muy informativo el artículo, estaré pendiente para los que vengan.

  • Reply Jorge mamut marzo 7, 2020 at 9:34 pm

    Brutalmente bueno y actualizado. Soy médico y lo he entendido mejor que nunca, eres el mejor gracias

  • Reply Felix marzo 8, 2020 at 4:17 am

    No es solo el endotelio. La oxidación y la glicación de las lipoproteinas LDL hace que éstas vaguen sin rumbo por la sangre y produzcan daños (y de ahí las placas de aterosclerosis). Por lo tanto, es importante tener una buena salud metabólica. Si no la tienes… más te vale tener el LDL bajo aunque tengas trigliceridos bajos y HDL alto.

  • Reply Ramón Oliver marzo 8, 2020 at 10:18 am

    Muy buen artículo Marcos!

    Ya leí algo parecido hace unos meses en tú blog pero supongo que lo habrás actualizado + redactado de manera más sencilla y directo al grano.

    Por cierto, la página de Melio me aparece en blanco. Ya probaré otro día de nuevo.

    P.D: ¿Me podrías pasar tú página web que tenías sobre desarrollo personal? Creo que lo dejaste aparcado hace unos años pero no me llegué a leer ningún artículo y se me ha olvidado el nombre jajaja,

    Un saludo

    Ramón!

  • Reply Dario marzo 8, 2020 at 12:01 pm

    Hola Marcos. Me encantó el artículo! Muy claro, como siempre.
    Quería preguntarte si profundizaras en la relación de salud cardiovascular y la vitamina C? Ya que entiendo que somos de los pocos mamíferos que no la producimos y cada vez es más difícil llegar a niveles óptimos de esta vitamina por el deterioro a nivel de micronutrientes que han ido sufriendo los alimentos.
    Saludos

  • Reply Miguel marzo 8, 2020 at 1:30 pm

    Muy buen artículo y bien documentado como nos tienes acostumbrados…para cuando uno que aborde en profundidad el tema de la hipertensión arterial? Los médicos ya empiezan a medicar con normo-altos valores de sistólica de entre 130-140 mmHg es correcta esa decisión?debemos medicarnos si habitualmente estamso entre esos valores para bajarla por debajo de los 130?? Gracias.

  • Reply Toni marzo 8, 2020 at 3:24 pm

    Mil gracias por enésima vez! Te van a hacer un monumento pronto!!!

  • Reply Quique marzo 8, 2020 at 3:46 pm

    ¿Qué influencia positiva/negativa puede tener el consumo externo de colesterol y grasa saturada?

    ¿Son necesarias tomar para estar saludable o nuestro cuerpo puede fabricar/gestionarlas?

  • Reply Mafi marzo 8, 2020 at 6:12 pm

    Hola, Marcos! Me cuesta mucho explicarle a la gente por que el colesterol per se no es el problema… Pero la gente tampoco quiere leer estos artículos. Tengo una pregunta para ti: cómo puedo mantener una buena salud endotelial? Gracias!

  • Reply Alfredo Torres marzo 8, 2020 at 8:29 pm

    Excelente articulo Marcos. Realmente en salud deben afinarse y redirigirse el uso de las herramientas para mejorar los cuidados de la población.

  • Reply Nicolle marzo 9, 2020 at 10:56 am

    Gran aporte, gracias Marcos! Sobre todo no perdamos de vista la carretera…
    Me sumo al interés por la Vit C, (mas allá de la suplementación), junto a mi nuevo bebe, la Vit A. 😊

  • Reply FAES marzo 9, 2020 at 1:16 pm

    Saludos Marcos, enhorabuena por la gran labor divulgativa que realizas y que a tantas personas ha ayudado.
    En relación al tema de hoy, no haces mención a las «small dense LDL» las cuales tienen un menor tamaño que las LDL y no son captadas para su reciclaje en el hígado motivo por el cual vagan por el torrente sanguíneo días y días glicándose y oxidándose. ¿Qué opinas al respecto?
    Otra cuestión fundamental sería la «De novo lipogénesis hepática» responsable del aumento de TG en sangre cuando consumimos HC y como estos niveles altos de TG afectan a la regulación del colesterol, pero me imagino que eso dará para otro artículo junto con las HDL 🙂
    Muchas gracias y espero que continúes con tu inspiradora labor muchos años.

  • Reply Julio marzo 9, 2020 at 3:50 pm

    Excelente y aclaratorio artículo sobre este tema.

  • Reply Miguel marzo 10, 2020 at 6:47 pm

    Artículo genial, gracias.
    Yo lo tengo en 290, pero los triglicéridos han bajado de forma brutal y eso me tranquiliza mucho.
    Aceite de Krill, Lo voy a empezar a tomar. ¿es buena idea?

  • Reply Pablo marzo 10, 2020 at 7:50 pm

    Hace varios años que leo muchos libros que van en esta línea. No me queda claro si la concentración de colesterol en una arteria es el resultado de un intento del organismo de reparar un daño o es el origen del daño (con todas las aclaraciones de la nota entre distintas lipoproteinas). Es decir, es una partícula de LDL que atraviesa el endotelio la causa de la placa o el organismo decide enviar colesterol a reparar un daño producido por otras causas?
    En el primer caso, el colesterol es el fuego que origina un incendio y en el segundo caso sería el bombero que intenta apagarlo. Tratando de poner una analogía con los glóbulos blancos, estos suben cuando hay infección pero no son la causa. No es un glóbulo blanco especial por su tamaño que origina una infección. Me gustaría entender bien la causalidad. Gracias y excelente artículo

  • Reply NeatfitCouple marzo 12, 2020 at 9:17 am

    Muchas gracias por el articulo !
    Es de sumo interes !

  • Reply Laura Molinas marzo 13, 2020 at 6:11 pm

    Una pregunta, si en el inicio de la aterosclerosis el problema es que partículas de menor diámetro entren en el endotelio, nondebrlerían ser mas peligrosas las hdl? Ya que tienen menor diámetro. Gracias.

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario marzo 14, 2020 at 6:08 am

      Buena apreciación, que iba a dejar para otro día :). Las hdl son tan pequeñas que pueden cruzar el endotelio y salir por el otro lado, no disparando por tanto la respuesta inflamatoria como lo hacen las ldl, que se quedan «atrapadas»

  • Reply Javier marzo 13, 2020 at 7:20 pm

    Enhorabuena Marcos! Con artículos como éste nos das acceso al conocimiento del verdadero funcionamiento del cuerpo de la forma más inteligible e interesante que se puede encontrar.
    Me he quedado con la curiosidad sobre el tamaño de las HDL comparado con las LDL. La ilustración me llevaba a pensar que serían aún más pequeñas, pero entonces faltaría algún otro dato para entender por qué éstas no cruzan el endotelio.
    Gracias!

  • Reply Ciriaco marzo 17, 2020 at 4:57 pm

    Felicidades por este artículo tan bien explicado. Muchas gracias por tu esfuerzo y por la divulgación.
    Esperamos el siguiente artículo ansiosamente.

    Gracias Marcos.
    Ciriaco

  • Reply Fernando Casal marzo 19, 2020 at 4:08 pm

    Enhorabuena y felicidades por el artículo. Te sigo desde hace años y no hago más que aprender y aprender.

    Saludos.

  • Reply Yolanda marzo 20, 2020 at 6:22 pm

    Hola Marcos,

    Hace tiempo compré el pack de publicaciones Desencadenado más El plan revolucionario. Quería retomarlos pero he borrado sin querer el email donde estaban los enlaces de descarga. No he encontrado ¿Habría alguna forma de que los volviese a tener?

    Gracias y disculpa las molestias, no he encontrado otra forma de contactar más que por aquí.

  • Reply Fran. marzo 26, 2020 at 4:36 pm

    Buenas tardes Marcos:

    Te sigo y compré tu curso, libros… y voy bien. Pero hay una cosa que no has explicado nunca o yo no he encontrado en tus libros y blog.
    Estoy a 2 meses de llegar a mi peso, y necesito saber, cómo…de la pregunta del millón.

    ¿Una vez llegas a tu peso, cómo sigues eliminando la grasa sin adelgazar?.

    Porque necesitas crear un déficit calórico para perder grasa, lo que hace que adelgaces.

    Qué se debe hacer, para seguir perdiendo grasa, sin adelgazar y moldeando el cuerpo con más musculatura como dices para perder grasa. No lo entiendo, y no sé que hacer.

    Y nunca que yo sepa has hablado de esto. Ni puesto ejemplos de qué hacer. Ahora estoy en 80 kg y 27% de grasa, y llegaré a mi peso 75kg (y no debo bajar más) con calculo 23/24% de grasa, pero quiero estar en 12% de grasa.
    Entonces cómo se hace, cómo es posible sin adelgazar?.

    A la espera de tus noticias, recibe un cordial saludo.

    Francisco

  • Leave a Reply

    Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
    APÚNTATE GRATIS A NUESTRA LISTA Y RECIBE  EL MANUAL REVOLUCIONARIO: EJEMPLOS DE MENÚS, ENTRENAMIENTOS, RECETAS...
    x