Conceptos, Consejos, Mark All

Fortalece tu sistema inmune: mejores defensas=menos enfermedad

Los enemigos acechan, y tu cuerpo está siempre en pie de guerra. Algunas amenazas son biológicas, como virus o bacterias. Otras son químicas o físicas, como contaminantes o radiación. La mayoría viene de fuera, pero también luchamos contra enemigos internos, que se producen en nuestro propio cuerpo, como células cancerígenas.

El sistema inmune representa nuestra departamento de seguridad, y solo cuando es superado aparece la enfermedad. Fortalecer tu sistema inmune es la mejor estrategia de defensa, y este artículo te enseñará cómo hacerlo.

Entendiendo el sistema inmune

El sistema inmune es un complejo entramado de órganos, células y proteínas, actuando de manera coordinada. Las células especializadas del sistema inmune se originan en la médula ósea, viajando posteriormente a través de la sangre y el sistema linfático.

Adaptado de: https://www.partesdel.com/sistema_inmunologico.html

El sistema inmune es tan antiguo como la vida, y se remonta a las bacterias más primitivas. Estas bacterias ya disponían de defensas para protegerse de agresiones externas, codificadas en sus propios genes. Estas defensas se mantienen hasta nuestros días, y forman el sistema inmune innato. Este sistema innato es capaz de identificar multitud de patógenos comunes y células dañadas, eliminándolas a través de distintos tipos de leucocitos (glóbulos blancos de la sangre).

A medida que los animales se complejizaban, necesitaban desarrollar armas más sofisticadas, capaces de adaptarse a las estrategias cambiantes de sus enemigos, que mutaban constantemente. Así surgió el sistema inmune adquirido (o adaptativo), cuya unidad funcional básica es el linfocito. Al exponernos a nuevas amenazas, aprendíamos a combatirlas sobre la marcha, desarrollando memoria inmunitaria. Esta inmunidad adquirida es la base de las vacunas.

Profundicemos ahora en las recomendaciones para optimizar tu sistema inmune.

Alimentación

Tu sistema inmune no depende de ningún alimento especial, sino de una buena dieta general. Dicho esto, hay micronutrientes especialmente relevantes (detalle), destacando entre las vitaminas las A, C y D, y entre los minerales el zinc y el selenio.

La vitamina A juega un papel fundamental en la modulación de la respuesta inmune (estudio, revisión), y la puedes encontrar en el hígado (en cantidades muy elevadas, por lo que es suficiente comerlo de vez en cuando) o la yema del huevo. Espinacas, kale, zanahorias o boniato son buenas fuentes de betacarotenos, que nuestro cuerpo debe convertir en vitamina A animal (retinol) antes de poderla utilizar. La eficiencia de esta conversión depende de tus genes.

La vitamina C participa también en múltiples funciones del sistema inmune (detalle), pero si comes suficientes frutas y verduras no deberías tener ninguna deficiencia. Las personas diabéticas sí deben tener más cuidado, ya que la absorción de la vitamina C se reduce en presencia de elevados niveles de glucosa en sangre, perjudicando la función del sistema inmune (estudio, estudio, estudio). En estos casos puede ser interesante suplementar (estudio).

Pasando a los minerales, el selenio es necesario para producir selenoproteínas, agentes importantes en la respuesta inmune e inflamatoria (revisión), y mejora además la actividad de nuestras células asesinas (estudio). Personalmente como una o dos nueces de Brasil al día.

El zinc participa en múltiples procesos del sistema inmunológico (estudio, estudio), y su deficiencia aumenta la susceptibilidad a distintos patógenos (detalle). Las ostras son una excelente fuente de zinc, pero también la carne o algunas legumbres como garbanzos.

Vitamina D

La vitamina D merece una mención especial, por su estrecha relación con ambos brazos del sistema inmune, el innato y el adquirido. Déficits de vitamina D se asocian con mayor riesgo de infección (detalle) y enfermedades autoinmunes (revisión, estudio, estudio), mientras que la suplementación de vitamina D puede contrarrestar infecciones respiratorias (estudio) y mitigar síntomas de algunas enfermedades autoinmunes, como esclerosis múltiple (estudio).

Una de las funciones de la vitamina D es controlar el desarrollo y activación de los linfocitos T (estudioestudio, estudio, estudio), las fuerzas especiales de la inmunidad adquirida. Algunos proponen que la vitamina D condiciona por tanto la cantidad de linfocitos T disponibles, explicando en parte la asociación frecuente entre déficits de vitamina D y mayor riesgo de múltiples tipos de cáncer (más detalle, estudio).

Otros alimentos interesantes

Algunos alimentos concretos han sido especialmente estudiados por sus beneficios en nuestras defensas:

  • Ciertos compuestos del brócoli parecen mejorar la respuesta del sistema inmune (estudio, estudio).
  • Hierbas y especias. Tanto el ajo como la cúrcuma y el jengibre aportan compuestos que participan en la modulación del sistema inmune y la inflamación (estudio, estudio, revisión). La equinácea es conocida como el antibiótico natural, y sabemos que refuerza por ejemplo la inmunidad de las mucosas, previniendo infecciones respiratorias y atenuando sus síntomas (estudio, metaanálisis, metaanálisis).
  • Té verde, que a través de las catequinas fortalece el sistema inmune (revisión).
  • Hongos. Los hongos son fascinantes. No son plantas ni animales, pero poseen propiedades muy interesantes (detalle). Aunque cada tipo de hongo aporta algo distinto, el shiitake y el reishi son quizá los más estudiados por su papel inmunomodulador (revisión, estudio).

Por último, el sistema inmune se beneficia también de períodos de ayuno, que promueve la regeneración celular (estudio, estudio) y atenúa la inflamación (estudio, estudio).

Actividad física

Niveles moderados de actividad física fortalecen el sistema inmune y reducen el riesgo de infección (estudio).

Hasta hace poco se consideraba que esfuerzos físicos prolongados suprimían el sistema inmune, y se asociaba el sobreentrenamiento con mayor riesgo de infección (estudio, estudio). Una investigación reciente, sin embargo, cuestiona esta idea, proponiendo que algunos de los efectos observados previamente, como la reducción de los linfocitos tras el ejercicio, son una adaptación natural y beneficiosa. En cualquier caso, la dosis que necesitas para lograr beneficios es relativamente pequeña.

Por otro lado, el ejercicio atenúa la degradación del sistema inmune con la edad. Según este estudio, los adultos mayores (55-79 años) que mantienen un buen nivel de actividad física tienen sistemas inmunes más parecidos a personas jóvenes.

La actividad física atenúa el descenso de linfocitos T, entre otros indicadores de salud inmune. Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29517845

Sueño

La ciencia de los ritmos circadianos avanza a pasos agigantados, y nuevos estudios demuestran también su importancia en la respuesta del sistema inmune (detalle). Casi todas las funciones inmunológicas varían según el momento del día (detalle), y desajustes del ritmo circadiano dañan nuestras defensas (detalle, estudio)

El ritmo circadiano influye en el sistema inmune Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4090048/

Como vimos en un artículo anterior, el sistema inmune recibe más energía por la noche (estudio), y déficits de sueño tienen un efecto muy perjudicial sobre su funcionamiento (revisión), elevando el riesgo de infección (estudio) y prácticamente cualquier otra enfermedad.

Fuente: http://rstb.royalsocietypublishing.org/content/366/1583/3389

Salud intestinal

La mucosa intestinal es en realidad parte de nuestro sistema inmune innato, y junto con la piel, representan nuestra primera línea de defensa contra invasores externos. Por este motivo, gran parte de las células de nuestro sistema inmunológico tienen sus puestos de vigilancia a lo largo del intestino (detalle).

Para evitar invasiones indeseadas, debemos asegurar la integridad de nuestra pared intestinal y mantener una buena relación con nuestras bacterias.

Integridad intestinal

La pared intestinal es nuestra principal muralla defensiva, y debe evitar la entrada de moléculas invasoras, que podrían causar una respuesta inflamatoria e incluso disparar trastornos autoinmunes (detalle).

No están claros los factores que contribuyen a la llamada permeabilidad intestinal, y probablemente sea una combinación de factores: mala dieta, antibióticos, estrés crónico, disbiosis etc.

Permeabilidad Intestinal

Fuente: http://www.schneiderclinic.com/leaky-gut-syndrome/

Por ejemplo una expresión elevada de la proteína zonulina, involucrada en la inmunidad innata, afecta directamente a la permeabilidad intestinal, y la ingesta de gluten causa esta elevación en personas con predisposición (estudio, estudio, estudio). Lo mismo podría ocurrir con otras lectinas (estudio).

Algunos emulsionantes como el polisorbato también pueden perjudicar la integridad intestinal (estudio).

Microbiota

El sistema inmune debe distinguir nuestras propias células de las ajenas, y esta función corresponde principalmente a los linfocitos T. Aunque los linfocitos reciben su entrenamiento inicial en el timo, este proceso continúa toda su vida, y las bacterias de nuestra microbiota participan en esta educación constante (detalle).

Una microbiota disfuncional derivará en un sistema inmune disfuncional, que no sabrá a quién atacar ni a quién defender. Las bacterias no participan únicamente en la educación de los linfocitos, también en la propia función del timo (estudio). De hecho, bebés no amamantados tienen glándulas timo menos desarrolladas (estudio), y mayor riesgo de alergias alimentarias (detalle).

Factores que aumentan el riesgo de alergia (arriba) y factores que lo reducen (abajo). Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28657607

Tenemos más células bacterianas que humanas, y nuestra salud depende del equilibrio de poderes entre ambas. Este papel mediador es realizado por el sistema inmunológico. Un sistema inmune demasiado tolerante dejaría pasar amenazas reales, mientras que uno demasiado activo podría atacar nuestros propios tejidos, el origen de los trastornos autoinmunes (detalle).

Hace tiempo vimos aspectos básicos de la salud intestinal, y en su relación con el sistema inmune podemos destacar los siguientes factores:

  • Los primeros años de vida representan una importante ventana de oportunidad para desarrollar un sistema inmunológico robusto. La leche materna es el elixir de la inmunidad, al contener prebióticos, probióticos y anticuerpos. Estos anticuerpos (inmunoglobulinas) son una forma de pasar lecciones aprendidas de la madre a su descendencia, mejorando sus futuras defensas (estudio, estudio).
  • Los antibióticos deben usarse cuando son necesarios, pero pueden comprometer la microbiota y la inmunidad (estudio).
  • Por el contrario, los probióticos han demostrado mejorar la función del sistema inmune (detalle) y reducir el riesgo de infecciones respiratorias (revisión).

Un poco de suciedad

La llamada revolución sanitaria, que incluyó desde alcantarillado hasta agua potable en las casas, y la invención de los antibióticos, son sin duda los avances que más vidas han salvado (detalle). Pero en nuestro énfasis por llevar más lejos esta revolución sanitaria, nos pasamos de frenada.

Nuestro sistema inmune evolucionó junto a microbios y bacterias, y un entorno estéril no le permite desarrollarse. Como explico en este artículo, nuestro sistema inmune necesita desafíos a los que enfrentarse. Sin ellos, se atrofia.

A medida que avanza el desarrollo y la higiene, se elevan también las enfermedades causadas por un mal funcionamiento del sistema inmunitario, como asma, rinitis alérgica, trastornos autoinmunes e incluso cáncer (revisión).

Datos de Finlandia, un país especialmente desarrollado. Fuente: https://waojournal.biomedcentral.com/articles/10.1186/1939-4551-6-3

Puede extrañar el caso del cáncer, pero nuevas evidencias demuestran que, en ciertos casos, el exceso de higiene es un factor adicional en el desarrollo de esta terrible enfermedad.

Por ejemplo se acaba de descubrir que el cáncer infantil más común (leucemia linfoblástica aguda) se dispara por un sistema inmune no expuesto a suficientes microbios en los primeros años de vida (estudio), sumado por supuesto a cierta predisposición genética. Según los investigadores: “La leucemia linfoblástica aguda puede verse como una consecuencia paradójica del progreso en las sociedades modernas, donde se restringe la exposición temprana a microbios. Esto genera una incoherencia evolutiva entre las adaptaciones históricas del sistema inmune y el estilo de vida moderno“.

Por el contrario, la lactancia materna podría proteger contra la leucemia infantil, probablemente a través de un mejor entrenamiento del sistema inmune (metaanálisis).

No se trata por supuesto de exponer a los niños a infecciones peligrosas, sino simplemente de no protegerles en exceso. Deben jugar con otros niños lo antes posible, no abusar de geles antimicrobianos e incluso exponerse a mascotas. El impulso de llevarse todo a la boca es probablemente una estrategia evolutiva para entrenar al sistema inmunológico.

Y por último, deja que se ensucien, idealmente en un entorno natural.

Reconecta con la naturaleza

En Salud Salvaje dedico un capítulo entero a la importancia de reconectar con la naturaleza. Nuestro hábitat original mejora nuestra salud por múltiples vías (revisión), y una de ellas son las fitoncidas.

Las fitoncidas son sustancias volátiles liberadas por plantas y árboles, que se absorben a través del sistema olfativo y producen una reducción inmediata de hormonas del estrés, elevando a su vez la concentración en sangre de células asesinas o NK (del inglés Natural Killer), un tipo de glóbulo blanco que previene infecciones y ataca células cancerígenas (estudio, estudio, estudio, estudio).

La reducción del estrés que produce la naturaleza mejora también nuestro sistema inmune (revisión, estudio), siendo el estrés crónico otro enemigo común de nuestras defensas (estudio).

Share Button
Únete a la Revolución ¡Ya somos más de 100.000!
y recibe gratis el Manual Revolucionario (ejemplos de alimentación y entrenamiento)

Previous Post Next Post

70 Comments

  • Reply Pablo mayo 26, 2018 at 1:40 pm

    Como siempre, un trabajo extraordinario. Pedazo de artículo!

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario mayo 26, 2018 at 10:32 pm

      Gracias Pablo!

      • Reply David mayo 27, 2018 at 9:07 am

        Gran artículo. Me gustaría que algún día publicaras un artículo sobre la fatiga crónica Marcos. Es una enfermedad de la cual no se sabe su origen y no existen tratamientos ni dietas eficaces (hablo de dietas de exclusión de trigo, lactosa y azúcar ). Parece que existe un componente inflamatorio importante, pero aún así las dietas no parecen ayudar.

  • Reply Salva mayo 26, 2018 at 1:43 pm

    Sublime. Muy integrativo. Felicidades.

  • Reply Alfonso mayo 26, 2018 at 4:21 pm

    Impecable Marcos… una información muy útil para una persona sin bazo, como yo.

    Mi más sincera enhorabuena por tu trabajo.

  • Reply Mar mayo 26, 2018 at 5:13 pm

    Un artículo extraordinario argumentado con estudios científicos que lo avalan. Enhorabuena.

  • Reply Miguel Ángel mayo 26, 2018 at 5:56 pm

    Y también someterse al frío y al calor es una buena vacuna,buen artículo.

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario mayo 26, 2018 at 10:33 pm

      Correcto, quería comentar algunos estudios interesantes pero se alargaba demasiado el artículo, para la próxima 🙂

  • Reply Cristina mayo 26, 2018 at 6:07 pm

    Excepcional como de costumbre, yo he mejorado mucho de Hashimoto aplicando todos tus principios, a seguir así

  • Reply Hugo mayo 26, 2018 at 7:50 pm

    Una gran entrada, que sirve de modo resumen de otras muchas. Como siempre “chapeau” para Marcos. Por cierto sobre el tema de conexión con la Naturaleza (uno de los pilares bajo mi punto de vista) tenemos una entrada en Héroe Completo: https://heroecompleto.wordpress.com/2016/10/10/naturaleza-sanadora-el-bosque-magico-shinrin-yoku/

  • Reply Eustaquio Larralde mayo 26, 2018 at 8:15 pm

    Buena onda guey.
    No tiene pegas.
    Claro, conciso y al detalle.
    Pero qué me dices de la salud de nuestra mente y de nuestro cerebro? Pensamiento saludable ayuda al cuerpo sano.
    Saludos

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario mayo 26, 2018 at 11:46 pm

      Sin duda influye claro, aunque queda mucho por investigar. Varios estudios encuentran asociación entre pensamientos negativos y peor sistema inmune, pero la relación también puede ser inversa: personas que enferman más (sistema inmune deprimido) suelen tener peores pensamientos. Sin embargo, personalmente sí creo que la forma en la que piensas y cómo interpretas lo que te ocurre (y el tipo de locus de control) influyen en tu salud

  • Reply Pablo mayo 26, 2018 at 8:26 pm

    Invertir en salud, sobre todo evitando estrés, poniendo tiempo en comprar y preparar alimentos buenos y con, al menos, un grado de actividad mínimo, es invertir en menos gastos en medicamentos, en médicos, en problemas y, a la larga, en una reducción de pérdida de capacidad de trabajo y de calidad de vida.
    Parece más caro, pero no lo es.

  • Reply Eva mayo 26, 2018 at 8:26 pm

    Enhorabuena. Gracias por regalaros tan buenos artículos.

  • Reply Albert mayo 26, 2018 at 8:34 pm

    Gracias por el artículo Marcos!
    Un par de preguntas:
    1. En el caso de vitamina D, con exponerse al Sol diariamente un tiempo prudencial, ¿sería suficiente para tener unos niveles adecuados?
    2. En el caso de la leche materna, que la madre tenga una “mejor” microbiota ¿influye en su calidad?

    Respecto al tema de la leucemia infantil, muy revelador el estudio. Supongo que otra buena medida sería evitar bañar a los bebés/niños todos los días y utilizar un jabón poco agresivo.

    Un abrazo!

  • Reply Cynthia mayo 26, 2018 at 8:35 pm

    Excelente!!

  • Reply Cristina mayo 26, 2018 at 9:08 pm

    Marcos, como siempre un muy buen contenido 😉 Aprovecho para mencionar que el programa de radio 136, me ha parecido super interesante y me ha encantado. Que buen material!!
    Llevo un tiempo intentando ponerme al día con tus programas de radio y no ha habido podcast alguno en el que no haya aprendido algo o reflexionado sobre muchos temas que a lo mejor pasan desapercibidos o que simplemente no te paras a pensar en si haces bien o no las cosas. Mil y mil gracias por tu trabajo.
    Un fuerte abrazo,
    Cristina Arango

  • Reply Carlos mayo 26, 2018 at 9:10 pm

    Tremendo!!!

  • Reply Joaquin Tomaz mayo 26, 2018 at 9:12 pm

    Impecable articulo, valorable en todo sentido.

  • Reply ernest mayo 26, 2018 at 9:27 pm

    ¿Qué opinas del concentrado de aceite de esucaleno sacado del aceite de oliva?

    • Reply ernest mayo 26, 2018 at 9:28 pm

      *escualeno

  • Reply Yolanda Franco mayo 26, 2018 at 9:44 pm

    Estupendo!!!!!

  • Reply Maria mayo 27, 2018 at 12:39 am

    Como siempre, un articulo excelente. Ahora comprendo mejor por qué prácticamente no me enfermo. Cuando se habla del descanso y sueño, también se incluiría (implícitamente) ahí a la relajación e incluso meditación, no? Un saludo!

  • Reply Carlos mayo 27, 2018 at 6:35 am

    Que buen artículo Marcos, como siempre es un gusto estar conectado a tu conocimiento y a tu persona que brinda tanta bondad…un fuerte abrazo.

  • Reply Xmoraleda mayo 27, 2018 at 8:15 am

    Que maravilla de información, mil gracias

  • Reply Dany mayo 27, 2018 at 9:42 am

    Siempre interesante , pero falta un detalle importante: la función de la respiración nasal lenta como estímulo al NO, con su poder anti bacteriano. Si respiras por la boca, haces que las bacterias serias se salten la principal linea de defensa.
    Saludos¡¡¡¡

  • Reply Daniel mayo 27, 2018 at 10:46 am

    Me ha gustado Marcos.
    Pongo un pero: “Deben jugar con otros niños lo antes posible”. No tanta prisa con la ‘creada necesidad social’ de juntar a los niños, por favor, respetemos el primer año de gestación externa, y al menos los dos siguientes de estar con la madre. El componente de ‘exposición social’ estará inevitablemente. Hay otras fuentes más básicas y fundanentales que ya expones. Gracias.

    • Reply Abel Fincias mayo 28, 2018 at 8:07 am

      Una cosa es separarlo de la madre y otra aislarlo de los demás. Puede estar jugando con otros niños 2h/día en su 2º año de vida teniendo a la madre a 2 metros sin problema. El problema es que la madre deje de estar con el niño 10h/día a partir del 4º mes, o que se le impida jugar con otros niños en el parque por miedo a que se peguen, o se ensucien. CReo que son compatibles

      • Reply Daniel mayo 29, 2018 at 10:07 am

        Gracias Abel. En ningún momento se expone la idea ‘aislar’.

  • Reply Leticia mayo 27, 2018 at 11:04 am

    Genial como siempre! Tengo colitis linfocitica y el artículo describe bien por lo que están pasando mis linfocitos. Facil de entender!

  • Reply Bruno mayo 27, 2018 at 11:06 am

    Excelente articulo, y me viene en un momento de mi vida que tiene una relacion muy cercana a esto que hablas, pero mira que curioso:
    Hace 8 anios (me falta la enie) que vivo descalzo, ni sandalias uso, entreno todos los dias, como super sano, diria que lo que escribes aca es mi biblia practicamente (a mi modo, pero comparto mucho de lo que en esta web hablas)
    Hace 3 semanas tuve una infeccion en la garganta (todavia desconozco el porque) pero lo curioso fue que cuando me pusieron los antibioticos, los primeros 3 no hacian efecto alguno, lo cual agravo mi infeccion y tuvieron que operarme de urgencia, cuando salgo del quirofano y me hacen analisis de sangre me dijo que mi sistema inmune estaba tan elevado que esos anitibioticos eran aniquiliados antes de hacer efecto. Por suerte una vez identificado el problema me dieron otroa y ahora sano y de vuelta a la actividad. Solo me parecia interesante mencionar e lado opuesto de tener un sistema inmune tan elevado en una ea moderna.

    • Reply Abel Fincias mayo 28, 2018 at 8:12 am

      El problema fue que tomaste antibióticos por una infección de garganta. Por favor, vamos a usarlos con cabeza.

      • Reply Bruno mayo 30, 2018 at 10:11 am

        Abel, entiendo tu ignorancia, y la respeto, dejame explicarte de nuevo: Si no me daban el antibiotico, hubiese muerto con un derrame de 60 ml de pus ( eso son 6 jeringas llenas) en mi garganta que drenaban a los pulmones, y solo el antibiotico pudo detenerlo. Me interesaria muchiiiiisimo, saber que es lo que hubieses hecho en esa situacion.

  • Reply Julio mayo 27, 2018 at 11:36 am

    Buen artículo Marcos. Me acabo de comprar tu libro y estoy deseando que llegue. Seguro que no me decepcionará!!

  • Reply María mayo 27, 2018 at 1:36 pm

    Me ha encantado el artículo. Soy mamá de dos niños, uno de 5 años y otra de dos que sigue con lactancia materna. Me es muy difícil en estos momentos hacer ejercicio físico pero la casa ya es un gimnasio en estos momentos para mí 🙂 y procuro llevar una alimentación saludable y libre de azúcar. Quería comentar a Daniel sobre la exposición con otros niños. Considero que para los hijos lo mejor es estar con la madre hasta los 3 años, mi hija sigue conmigo en casa, pero eso no significa que no se socialicen con otros niños ni que no estén en contacto con ellos.
    Gracias por la ayuda que nos brindas a muchos, Marcos.

    • Reply Daniel mayo 28, 2018 at 6:48 am

      Así es María. Como mínimo trabajemos por los 3 primeros años. Atendamos a su naturaleza. Mucho ánimo.

  • Reply Manuel mayo 27, 2018 at 2:34 pm

    Gracias por tan buena información, puede asegurar que desde que sigo El Plan Revolucionario y entreno casi nunca me enfermo, mientras que antes caía a la minima

  • Reply Julio mayo 27, 2018 at 3:07 pm

    Excelente artículo. Muy explicado y documentado.

  • Reply Adriana Macchi mayo 27, 2018 at 5:24 pm

    impecable…me gustaria saber si tenes algun estudio dw la inmonogñibulina a baja…mi hijo tiene esa sindrome y mw gan dicho q una alimentación diferente no haría cambios…se q tus estudios son mas profundos y quisiera saber que piensas….un abrazo Adriana de Argentina

  • Reply frank mayo 27, 2018 at 6:11 pm

    Marcos una pregunta sobre sobre las vacunas, recomiendas vacunarse siempre?

  • Reply Julian mayo 27, 2018 at 8:33 pm

    Impresionante!!!!!!. Que pedazo articulo.

  • Reply Fede mayo 27, 2018 at 9:18 pm

    ¿Qué opinas de la Uncaria tormentosa (Uña de gato)? dicen que es muy eficaz, quisiera saber tu opinión.

  • Reply joselin jraiche mayo 27, 2018 at 10:58 pm

    ME ENCANTOOOOO!! GRACIAS!

  • Reply Eva Segovia mayo 28, 2018 at 12:00 am

    Y qué pasa cuando se tiene un sistema inmune demasiado activo que desencadena en enfermedades autoinmunes, como el Lupus? Es contraproducente reforzarlo?

  • Reply Martin Alcaide mayo 28, 2018 at 12:09 am

    Excelente artículo marcos, me.gustaría que algún día tocaras el tema de las enfermedades autoimmunes (sé que lo has hecho con jordi paleo y en varias entrevistas, pero estoy seguro que han salido actualizaciones)

  • Reply Roberto mayo 28, 2018 at 7:30 am

    Hola Marcos,

    muy interesante y completo el artículo para entender mejor cómo funciona nuestro sistema inmune.

    Quería preguntarte sobre las duchas o baños de agua fría. No he encontrado mucha evidencia científica al respecto de su utilidad en cuanto a fortalecer el sistema inmune.

    Personalmente llevo tiempo aplicándolo y sí que he notado una mejoría. Pero me gustaría saber tu opinión al respecto.

    Gracias por la información compartida.

  • Reply Arcón mayo 28, 2018 at 8:04 am

    Como siempre estupendo Marcos, en efecto, como ocurre con todo es tan malo el exceso como la falta, en este caso el exceso de protección de los niños. Con esto me ha venido a la memoria algo que se hace en Islandia con los recién nacidos que escandalizó a la comunidad internacional (por desconocimiento y esa predisposición que tiene la gente de que lo que ellos hacen está bien y si algo no encaja en los estándares es una barbaridad), que era que los exponían al frió extremo de la noche en las puertas de las casas, hablamos de temperaturas de bastantes grados bajo cero, claro a la gente del continente le pareció una barbaridad, pero se descubrió que eso hacía que los pequeños se acostumbraran pronto a respirar el aire frío y fortalecía su organismo ante este, evitando catarros y problemas respiratorios futuros debido a las bajas temperaturas que allí se dan.
    El sistema inmune es como el resto de cosas, si no lo trabajas (lo haces trabajar) se acomoda y no hace bien su función, de igual manera si te pasas lo “rompes”.

  • Reply Alberto Martínez Diaz mayo 28, 2018 at 4:05 pm

    Estimado Marcos.

    Será posible que en algún artículo posterior puedas hablar algo de las enfermedades autoinmunes???. Especialmente del Lupus.

    Gracias por tu atención

  • Reply leo mayo 29, 2018 at 3:06 am

    AMIGO TENGO UNA GRAN DUDA
    SI ANTES SE COMIA BIEN DE MANERA NATURAL Y SIN QUIMICOS ,ETC POR QUE AFECTARON TANTO LAS BACTERIAS,VIRUS QUE HASTA ACABARON CON GRANDES POBLACIONES UN EJEMPLO CUANDO LOS ESPAÑOLES INVADIERON A LOS INCAS TRAJERON CIERTAS ENFERMEDADES LAS CUALES AFECTARON NOTORIAMENTE A LA POBLACION INDIGENA PERO POR QUE PASO ESTO? SI SE SUPONE QUE SE COMIA MUY BIEN Y SANO Y DEBERIA DE ESTAR EL SISTEMA INMUNOLOGICO MUY BIEN
    ES MI GRAN DUDA SERIA GENIAL QUE ME RESPONDIERAS MUCHAS GRACIAS

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario mayo 29, 2018 at 4:55 pm

      Porque los europeos habían adquirido inmunidad a ciertas enfermedades que habían dado el salto a partir de animales, y los indígenas americanos no, y como nunca habían estado expuestos a esos patógenos sus sistemas inmunes no estaban bien “entrenados” y no podían defenderse

  • Reply Angeloso mayo 29, 2018 at 4:00 pm

    En mi experiencia, el ayuno es un arma de doble filo Marcos, ya que si bien es cierto que tiene muchos beneficios también produce estres en el cuerpo. En situaciones ordinarias esto no es un problema, pero cuando por alguna razón fisica o psicológica nuestro sistema inmune esta debilitado, el ayuno lo empeora. En mi caso cuando me he pasado sobreentrenando, con la cafeina o con otros estimulantes, el primer aviso que recibo son un herpes labial, si no hago caso y sigo con lo mismo, entonces ya comienzan problemas más graves.

    • Reply David Torrero González mayo 30, 2018 at 4:47 pm

      Está claro que la afirmación al respecto del ayuno es general, y como siempre se dice, cada caso es un mundo. Es posible que a ti te afecte más dicha situación. También puede ser posible que no sea tanto por la bajada de defensas, como el cansancio acumulado y una inflamación de bajo grado. En estas cosas todo suma

  • Reply Iago mayo 30, 2018 at 7:09 pm

    Excelente artículo sobre uno de los temas que más quería que escribieses la verdad.. Gracias una vez más

  • Reply Sergio román mayo 31, 2018 at 1:18 am

    Excelente artículo Marcos!! Gracias por todo crack, abrazo desde Argentina.

  • Reply Carmen mayo 31, 2018 at 4:07 pm

    Otro artículo muy interesante y del cual tomo notas e intento poner en práctica. ..gracias Marcos por abrirnos los ojos. Kisiera hacerte una consulta sobre un posible problema que esta afectando al mi nieta de 18 meses. …Por donde podría pasarte la consulta y q nos aconsejaras? Gracias

  • Reply Felipe mayo 31, 2018 at 8:29 pm

    Articulo pintado para Alicia 😀
    Justo hoy conversabamos del tema…

  • Reply Roberto Moragón junio 1, 2018 at 3:21 pm

    puto genio <3

  • Reply JESSENIA ORFELIS LOPEZ ALVAREZ junio 2, 2018 at 4:44 am

    Gracias, por investigar y beneficiar a todo el que esté interesado en mejorar su salud, eres ejemplo a seguir …

  • Reply Carlos Orea junio 2, 2018 at 10:12 am

    Hola Marcos, ¿Podrías hablar del efecto de la masturbación y de la pornografía en la salud o iniciativa de los hombres? Se me ocurren bastantes motivos por los que periodos de abstinencia completa pueden ser beneficiosos (no tanto para la salud pero si para tener más “vitalidad´´). El libro “On human nature´´ habla un poco del porqué las hembras humanas no entran en celo y están receptivas constantemente como una adaptación que nos calmaba a los hombres y evitaba que nos matásemos entre nosotros, pero creo que podemos usar este hecho a nuestro favor.
    Un saludo.

  • Reply Paco junio 4, 2018 at 8:28 am

    Hola Marcos, enhorabuena por el artículo.
    Quería hacerte una pregunta sobre el Khale.

    ¿Cocinándolo al horno, hasta dejarlo totalemente crujiente, pierde sus propiedades? Genera alguna toxicidad?

  • Reply Jesus junio 5, 2018 at 12:02 am

    Hola Marcos!
    Hace poco mas de 3 años que te sigo… y recuedo con ilusion aquella vez que descubri tu blog con este exepcional articulo https://www.fitnessrevolucionario.com/2013/09/01/guia-para-ectomorfos-o-como-ganar-volumen/ no sabia nada y lo resumiste todo en una sola dosis.

    De veras Marcos tengo mucho que agradecerte y perdona que me extienda en alagos pero lo mereces Crack!!

    Ahora estoy de camino a publicar mi propio Blog con una tematica similar y cuidado ehh, que te hago la competencia (hahah). No, fuera de bromas hasta ahora tu Blog insuperable

    Y este articulo… buenisimo!! no eesperaba menos. voy corriendo a compartirlo

    Saludos y gran Abrazo desde Venezuela.

  • Reply Motes junio 5, 2018 at 6:40 am

    Maravilloso. Súper útil para mejor nuestra salud y nuestra calidad de vida, para poder disfrutar de esta lo mejor posible.

    Una pregunta: ¿El té verde da igual el que sea? Es que hay muchos tipos… Matcha, el chino…

    Gracias Marcos.

  • Reply rebeca junio 6, 2018 at 8:24 am

    Magnifico post, como siempre, Marcos!

  • Reply Antonio junio 8, 2018 at 10:37 am

    Un artículo excelente y muy currado, felicidades Marcos.
    No sé si tendrá que ver con el sistema inmune pero todos los inviernos me salen las típicas fiebres en los labios, no sé si es por el frío, bajadas de defensas…pues el pasado invierno para desayunar me escurria un buen zumo (natural) de tres naranjas, pues he pasado el invierno sin fiebre alguna 🙂
    Gracias por el artículo!

  • Reply Fuensanta junio 13, 2018 at 9:52 am

    Formidable como siempre Marcos!!!!

  • Reply José junio 13, 2018 at 5:17 pm

    Gracias como siempre Marcos!

    Saludos desde Chile 🙂

  • Leave a Reply

    APÚNTATE GRATIS A NUESTRA LISTA Y RECIBE  EL MANUAL REVOLUCIONARIO: EJEMPLOS DE MENÚS, ENTRENAMIENTOS, RECETAS...
    x