Mark All, Nutrición

Mejora tu Microbiota para Perder Grasa y Reducir los Antojos

La explicación de la epidemia de obesidad parece simple: comemos más que antes y nos movemos menos. Y como casi todas las explicaciones simples, es incompleta.

Estudios como este indican que a igualdad de calorías (ingeridas y gastadas) engordamos más que hace solo unas décadas.  Los investigadores concluyen que factores más allá de la dieta y la actividad física parecen contribuir a nuestra reciente facilidad para engordar. En artículos anteriores exploramos algunos de estos factores, como la falta de exposición al frío y el exceso de luz artificial por la noche.

Dentro de los factores adicionales propuestos por los expertos, se habla cada vez más del papel de nuestra microbiota intestinal, y de cómo desequilibrios en la misma favorecen la obesidad. Aprenderás además qué cambios requiere tu dieta para mejorar tus bacterias y facilitar la pérdida de grasa.

Microbiota y Obesidad

La microbiota podría entenderse como un órgano metabólico (detalle) y, como tal, juega un papel fundamental en el procesamiento de nuestros alimentos y en el propio funcionamiento de nuestro sistema de hambre-saciedad.

A lo largo de millones de años, estas pequeñas bacterias han desarrollado avanzados sistemas para manipularte, guiándote hacia el tipo de comidas que a ellas les interesa (detalle). Pueden cambiar tu percepción del sabor, alterar tu sistema de recompensa o producir antojos por alimentos concretos.

¿Somos marionetas en manos de nuestras bacterias? Fuentes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25103109-is-eating-behavior-manipulated-by-the-gastrointestinal-microbiota-evolutionary-pressures-and-potential-mechanisms/

Ensayos controlados en ratones demuestran que a igualdad de calorías, distintas microbiotas producen diferentes acumulaciones de grasa (estudio, estudio). Al traspasar la microbiota de un ratón obeso a uno delgado, este también engorda (estudio). Y aunque hay claras diferencias entre la microbiota humana y la ratoniana, al trasplantar microbiota de personas obesas a ratones, estos también acumulan más grasa (estudio). Y lo mismo parece ocurrir en humanos (caso).

Por suerte, lo opuesto también parece cierto, y la microbiota de alguien delgado podría mejorar la sensibilidad a la insulina en personas con síndrome metabólico (estudio).

Multitud de estudios han intentado descifrar las claves de la microbiota ideal para adelgazar, sin resultados claros de momento. El único elemento común que parece asociarse de manera consistente con bajas acumulaciones de grasa es la diversidad bacteriana (detalle).

Esta conclusión no parece tan sorprendente si entendemos que el ecosistema bacteriano funciona como una especie de parlamento, donde existen diferentes frentes con diferentes intereses. Suficiente diversidad parece favorecer un cierto equilibrio de poder. Pero si algún grupo desarrolla una mayoría clara tiende a abusar de su poder y a imponer su propia ley, causando problemas. Parece que las sociedades bacterianas no son tan distintas de las humanas.

Tu microbiota es como un parlamento. Suficiente diversidad ayuda a mantener el equilibrio. Si algún grupo domina, pasará al resto por encima.

Este desequilibrio bacteriano se conoce como disbiosis, y además de elevar el riesgo de obesidad (detalle, detalle, estudio) es la causa de trastornos como SIBO.

Una vez entendido el problema, veamos qué cambios en la dieta pueden ayudarnos a resolverlo.

Alimenta tus bacterias

Como vimos en su momento, los primeros años de vida representan una importante ventana de oportunidad para establecer un ecosistema bacteriano saludable.

Ya de adulto, el factor con más impacto en la microbiota es la alimentación. El ecosistema bacteriano responde en cuestión de días a nuestros hábitos alimentarios, y todo apunta a que la pérdida de diversidad nos hace engordar.

Tu microbiota influye en tu ingesta calórica, sensibilidad a la insulina y nivel de grasa. Fuente: https://link.springer.com/article/10.1007/s13668-019-00281-5

Dentro de los aspectos que podemos considerar para mejorar nuestra microbiota, exploraremos a continuación los siguientes:

  1. Llevar una dieta diversa.
  2. Incluir suficientes tipos de fibra.
  3. Consumir distintos tipos de polifenoles.
  4. Reducir el consumo del ultraprocesados.

1. Dieta diversa

Una microbiota diversa requiere una dieta diversa. Nuestros ancestros consumían docenas de variedades de plantas y animales, y eso explicaría sus ricas microbiotas (detalle, detalle).

Como concluye esta revisión: «Se ha perdido diversidad nutricional en los últimos 50 años, y enfoques alimentarios que excluyan productos de animales o plantas limitarán todavía más la diversidad de la microbiota».

En esta diversidad no deberían faltar los probióticos (como alimentos fermentados) y los prebióticos, seguramente más importantes. Dentro de estos últimos se habla casi siempre de la fibra, pero más recientemente se ha descubierto también el importante papel de los polifenoles.

2. Suficiente fibra

Aunque se suele hablar de fibra de manera general, nos referimos en realidad a una compleja mezcla de diversos compuestos. Incluso la división tradicional entre fibra soluble e insoluble es una categorización arbitraria, y podríamos también clasificarlas por su fermentabilidad o viscosidad (detalle).

Diversos estudios analizan el efecto de distintas fibras en la microbiota, y una vez más parece que ésta espera diversidad (metaanálisis). Veamos algunos tipos de fibra interesantes y los alimentos que las contienen:

  • Beta-glucanos. Presente en algunos cereales como la avena y también en las setas.
  • Pectina. Al igual que los beta-glucanos, la pectina es una fibra altamente fermentable, presente en frutas como manzana, pera o naranja.
  • Inulina. Es una fibra soluble que ha demostrado cierto efecto en la pérdida de peso (estudio). Está presente en verduras como achicoria, cebolla, ajo, cardo y alcachofa.
  • Almidón resistente. Otro interesante alimento para tus bacterias, presente en alimentos como patatas y arroz, especialmente al enfriarse.
  • Lignina. Forma la estructura de la parte más dura o leñosa de verduras como acelga o lechuga.
  • Mucílagos: es una fibra soluble y viscosa presente en las semillas de chía o de lino, en algunas algas y además en los higos.

Nota importante: En personas sanas la fibra aporta multitud de beneficios, pero en algunas patologías representa un arma de doble filo. Si tienes SIBO o alguna enfermedad inflamatoria intestinal, un exceso de fibra (especialmente de ciertos tipos) puede empeorar el problema. En estos casos tiene sentido experimentar con una dieta baja en FODMAP (detalle, detalle).

3. Suficientes polifenoles

Desde hace tiempo se conoce que el consumo de polifenoles se asocia con menores tasas de obesidad (detalle, detalle, estudio). A nivel celular, estos polifenoles parecen reducir los adipocitos, estimular la lipólisis y mitigar la inflamación (detalle), efectos sin duda interesantes en la pérdida de grasa. Podrían incluso ayudar a activar la famosa AMPK (detalle, estudio).

Estudios recientes demuestran que nuestras bacterias también se benefician de los polifenoles. Por este motivo se ha expandido el concepto de prebiótico, que hasta hace poco se limitaba a la fibra, haciendo por fin justicia con los polifenoles (detalle).

Los polifenoles son por tanto prebióticos en toda regla: aumentan la diversidad microbiana (detalle) y previenen el crecimiento de bacterias patológicas (detalle).

Y de nuevo observamos una relación bidireccional entre microbiota y polifenoles. Los polifenoles favorecen una microbiota más saludable, y esta a su vez potencia el efecto de los polifenoles, haciéndolos por ejemplo más biodisponibles (estudio).

Los polifenoles son considerados prebióticos, al ejercer un efecto positivo en la microbiota. Fuente: https://www.mdpi.com/1420-3049/24/2/370

Las verduras y las frutas son las fuentes de polifenoles más conocidas, pero no son las únicas. Te presento algunas de mis favoritas: especias, café, , chocolate y aceite de oliva.

Los colores son la seña de identidad de los polifenoles. Añade color a tu dieta

En un futuro artículo haremos un repaso más detallado, pero por ejemplo los consumidores de café tienen microbiotas más diversas, más bacterias antiinflamatorias y menos potencialmente patológicas (estudio, estudio, detalle).

Y cerrando las buenas noticias del día, el chocolate oscuro también mejora tu microbiota (estudio, estudio).

4. Menos ultraprocesados

Los ultraprocesados alteran nuestro entorno bacteriano, y esto representa una de las muchas vías por las que elevan el riesgo de sobrepeso.

Los ultraprocesados son parte del entorno industrial que daña nuestra microbiota. Fuente. https://science.sciencemag.org/content/366/6464/eaaw9255

Por un lado, estos productos carecen de los nutrientes que esperan nuestras bacterias. Y por otro, contienen aditivos sospechosos, como ciertos emulsionantes y endulzantes artificiales. Evidentemente no todos son problemáticos. Emulsionantes como la lecitina son inofensivos, pero otros como polisorbato 80 y carboximetilcelulosa perjudican a nuestra microbiota (revisión, detalle, detalle, estudio). Dentro de los endulzantes, la sucralosa es la que más parece dañar la microbiota (detalle).

Estos cambios intestinales se asocian además con inflamación de bajo grado, que no resulta extraño si recordamos que nuestro sistema inmune está íntimamente ligado a nuestras bacterias.

Los ultraprocesados (más allá de un consumo moderado) generan además un círculo vicioso. Lo que comes altera tu microbiota, y tu nueva microbiota puede hacerte cambiar lo que comes. Los antojos y la ansiedad tienen un componente intestinal (detalle), y se está experimentando con distintos tipos de bacteria que podrían mejorar nuestra salud mental (metaanálisis), los llamados psicobióticos.

Al resistir los antojos por estos alimentos harás que las bacterias que los demandan mueran por inanición. Y al incorporar los buenos alimentos potenciarás la diversidad bacteriana, ayudándote a su vez a llevar una dieta sana. Por ejemplo, la producción de butirato en el colon eleva la saciedad (estudio, estudio, estudio) y reduce la inflamación, lo cual a su vez mejora tu capacidad de autocontrol (estudio).

¿Suplementos probióticos para perder peso?

Si la falta de diversidad bacteriana eleva el riesgo de obesidad, ¿podemos adelgazar añadiendo directamente esa diversidad en forma de suplementos probióticos?

Es una idea prometedora, pero poco práctica de momento. Algunos estudios demuestran efectos positivos (estudio, estudio, estudio, estudio), pero otros muchos no muestran beneficios (revisión).

Como vimos antes, desconocemos todavía la proporción óptima de los distintos tipos de bacterias, e intentar modificar un entorno tan complejo con bacterias externas tiene muchas probabilidades de fracasar. Puedes tener suerte y dar con el probiótico adecuado en tu caso, pero tienes también mucho riesgo de tirar el dinero.

Si quieres experimentar, adelante, pero asegura que tu dieta es buena antes.

Resumen y conclusiones

Las calorías determinan tu peso en gran medida, pero tu microbiota influye en el destino final de esas calorías y en el peso que pierdes con una dieta concreta (estudio).

En las últimas décadas, el empeoramiento de nuestra dieta (y otros factores) han empobrecido nuestra microbiota intestinal, haciéndonos engordar con más facilidad. Alimentar de manera adecuada a tus bacterias te ayudará a adelgazar.

Share Button
Únete a la Revolución ¡Ya somos más de 100.000!
y recibe gratis el Manual Revolucionario (ejemplos de alimentación y entrenamiento)

Previous Post Next Post

40 Comments

  • Reply PELAYO febrero 16, 2020 at 8:47 am

    BUENOS DÍAS MARCOS Y ENHORABUENA UNA VEZ MÁS POR EL ARTÍCULO Y POR TODO LO QUE NOS APORTAS. ¿RECOMIENDAS TAMBIÉN TOMAR LÁCTEOS FERMENTADOS TIPO YOGUR NATURAL O KÉFIR, O SERÍA MEJOR ELIMINAR TODO TIPO DE LÁCTEOS DE LA DIETA?, Y SI ES ASÍ, ¿ACONSEJAS TOMARLOS A DIARIO U OCASIONALMENTE?. GRACIAS DE ANTEMANO Y SIGUE ASÍ. UN SALUDO.

    • Reply Raúl febrero 16, 2020 at 10:30 am

      Ya tiene artículos que hablan sobre el tema

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario febrero 16, 2020 at 10:44 am

      Salvo que seas intolerante a ellos sí pueden ayudar, y no hay problema en tomarlos a diario: https://www.fitnessrevolucionario.com/2016/05/21/alimentos-fermentados/

    • Reply Iñaki febrero 17, 2020 at 1:03 pm

      Hola. Llevo mucho tiempo siguiendo este foro y tus artículos con gran atención, interes y curiosidad, si bien no he participado nunca hasta ahora.
      Colaboro con una empresa vinculada a la Universidad ( startup) y llevamos mucho tiempo (más de 1 año) investigando febrilmente sobre la microbiota y la salud, pero sobre eso ahora no voy a comentar nada.
      Por otras actividades que relacionadas con la genética tenemos, nuestra vinculación con el deporte de alto rendimiento es alta, asi que también hemos dedicado muchos esfuerzos a estudiar la relación entre la microbiota y ya no solo la salud del deportista (amplísima) , sino sobre su rendimiento deportivo y esto si que es apasionante y sorprendente a la vez y ya no hablamos solo de la disbiosis, sino a nivel de aporte energético, inflamación, micronutrientes y recuperación láctica.
      No quiero extenderme más y perdonar mi intromisión pero no lo podía dejar pasar. Además he tenido que hacer un esfuerzo de contener la información para que no pareciera publicidad :), puesto que nosotros ya hacemos estos estudios en deportistas de alto rendimiento.
      De nuevo disculpas pero de verdad que es apasionante. Mis felicitaciones Marcos por todo lo que te he leído hasta ahora y especialmente por referirte ahora a un tema, joya de la corona en investigación, que en breve va a ser del dominio público por su interes y sus aplicaciones practicas. Dado que como bien tu apuntas, la microbiota es totalmente modulable y fácil de hacerlo, además veo que lejos de caer en lo comercial y recomendar probioticos, has hecho una especial referencia a los prebióticos.
      Recibe un cordial saludo, extensivo para todos los seguidores de tu proyecto.

  • Reply Asensio febrero 16, 2020 at 9:19 am

    Excelente artículo como siempre Marcos. Gracias por todo lo que nos has aportado a lo largo de unos cuantos años ya.

  • Reply Florencia, Argentina febrero 16, 2020 at 10:18 am

    Muy interesante! Y algo que noté muy claro con la dieta del Plan Revolucionario fue como enseguida mejoró el sueño, el ánimo, las energías, etc. Ahora entiendo un poco más por qué.

  • Reply Matteo febrero 16, 2020 at 10:21 am

    Gracias por el artículo Marcos. Al final todo lleva al plan revolucionario. Alimentarse así ayuda a cumplir lo que nos menciona esta publicación.

  • Reply Maria febrero 16, 2020 at 10:55 am

    El café descafeinado tendría el mismo efecto que comentas?

    • Reply Alejandro febrero 17, 2020 at 6:51 pm

      Hola Marcos, genial el artículo como siempre!
      Simplemente quería saber si tendrías alguna recomendación de una marca de chicles que consideres contenga una mejor selección de edulcorante ya que aunque intento reducirlos todo lo que puedo me gustan mucho y alguno que otro beneficio me aporta.
      Gracias!!

  • Reply Guille febrero 16, 2020 at 11:20 am

    Genial artículo como siempre Marcos!!creo que tienes una pequeña errata; donde escribes «Por suerte, lo opuesto también parece cierto, y la microbiota de alguien delgado podría reducir la sensibilidad a la insulina en personas con síndrome metabólico (estudio).» en lugar de reducir sería aumentar no?
    Un saludo y gracias por la información!!

  • Reply Pier febrero 16, 2020 at 12:06 pm

    Excelente articulo Marcos. Durante años tomaba siempre un cafe despues de comer como digestivo y coincide que pesaba siempre lo mismo en buena forma. Pero no hace mucho tuve q dejarlo y en poco ganancia de peso. Lo achacaba a que el cafe de alguna manera estimula mas el metabolismo basal, pero tiene mas sentido lo que comentas, el impacto en la microbiotica. Ojala a futuro se pueda nuevamente.

  • Reply Gonzalo febrero 16, 2020 at 12:53 pm

    ¿Y a los que no pasa justo lo contrario, que no cogemos peso ni aún con toneladas de comida? Jaja

    • Reply Luis marzo 8, 2020 at 9:53 pm

      Tienen lombrices en los intestinos..

      • Reply Gonzalo marzo 24, 2020 at 8:26 am

        Pues nada, unas mascotas entonces que he tenido toda la vida jaja

  • Reply Angel febrero 16, 2020 at 1:30 pm

    Holaa Marcos Saludos. Verás soy endomorfo y estoy en la fase 1 de Barra Libre, crees q puedo hacer un Hiit extra semanal.

    • Reply seba febrero 17, 2020 at 9:10 pm

      Angel, si tu no lo sabes quien sino?

  • Reply Ma.José febrero 16, 2020 at 1:48 pm

    Marcos, cuando hice mi test de tu libro Salud Salvaje, me llamó la atención que mi puntuación más baja fue por el consumo de fermentados. Llevo una dieta paleo, nada de lácteos, etc y aunque me encanta el chucrut, pepinillos, etc. No son parte frecuente de mi alimentación. Pregunta: ¿la mayoría de las dietas ancestrales/tradicionales consumen/consumían alimentos fermentados? Más allá de la kombucha, el kéfir y los lácteos, a que le puedo echar mano? Mil Gracias como siempre!

    P.D. …y mi test de movimiento me sorprendió, salí mejor de lo que esperaba, gracias a mi NEAT 😊

    • Reply Montse febrero 16, 2020 at 6:30 pm

      Buenas noches Ma José.
      Nuestros ancestros de bien seguro que comían fermentados, porque era una buena manera de conservar el alimento. Hay varias opciones, ademas de las que ya has comentado, puedes usar el ajo negro, el kuzú, el umeboshi, tempeh o miso sin pasteurizar, (siempre de buena procedencia). Ademas, arroz y patata enfriados, llevan el almidón resistente perfecto para la microbiota.
      aprovecho para dejar un articulo de Marcos q me gustó mucho en relacion a la paelo: https://www.fitnessrevolucionario.com/2018/02/08/errores-dieta-paleo/

      Saludos! MARCOS GRACIAS POR TU TRABAJO, ES EXCELENTE!

      • Reply Ma.José febrero 16, 2020 at 10:43 pm

        Estimada Montse,
        La fermentación, al igual que los otros métodos de conservación, tiene poco tiempo en la historia de la humanidad, estamos hablando del neolítico. Comer una fruta fermentada en el suelo creo que no cuenta…, no sé.
        Hasta donde yo he leído, los pueblos ancestrales caribeños y del Amazonas solo fermentaban/fermentan para producir sus bebidas alcohólicas.

        En relación a tu recomendación sobre el artículo de Marcos sobre los siete errores de la dieta Paleo, ya lo había leído hace mucho tiempo. No entendí el por qué de la recomendación de dicha lectura.

        Sigo la dieta Paleo por razones de salud, gracias a ella ya no tengo hipotiroidismo de Hashimoto. Sería demasiado extenso nombrar la cantidad de achaques que tenía antes de conocer este tipo de alimentación y que desaparecieron, soy afortunada, encontré mi alimentación ideal, y tú? Además, coincide con mi alimentación favorita desde que era una niña: muchos moluscos, vísceras, hojas verdes, todo tipo de ensaladas, papas, yuca, etc. nunca fui amiga de cereales, lácteos ni legumbres.

        Si sirve en mi defensa, para no ser acusada de sectaria, te comento que en mi casa, tres personas llevamos la dieta paleo y los otros dos siguen la dieta mediterránea . Todos felices, todos no somos iguales.

        Creo que la única dieta ideal para toda la humanidad es libre de ultraprocesados, a partir de ahí, las necesidades y combinaciones pueden ser infinitas.

        P.D. Si quieres ver como se come en mi casa, puedes ver mi IG @cocina.amiga

  • Reply Maria febrero 16, 2020 at 4:27 pm

    En mi caso,el peor enemigo de mi microbiota son los polialcoholes.Una pequeña cantidad y me la dejan completamente barrida, un problemón.Creo q a parte de su toxicidad,se tendría que advertir sobre el tema para que no se consumieran con tanta alegría.

  • Reply Mateo febrero 16, 2020 at 7:04 pm

    Hola Marcos, felicitaciones por el blog. Una pregunta: Me encantó tu post sobre como los zapatos te perjudican, pero puedo correr y entrenar descalzo con un pie plano?
    Un saludo 👋

  • Reply Jaron febrero 16, 2020 at 7:53 pm

    Kefir, Chucrut, verduras y frutas….Al final vemos que todos los caminos nos conducen a una alimentación lo más natural posible, variada y con un balance calorías adecuadas a nuestro nivel de actividad.
    Estupendo articulo.

  • Reply Carlos febrero 16, 2020 at 11:44 pm

    Que gran artículo. Muchas gracias por elaborarlos y ponerlos a disposición.

  • Reply Jorge febrero 17, 2020 at 1:39 pm

    Gracias por el articulo Marcos,

    Qué opináis de los edulcorantes de los polvos de Whey Protein de sabores? Si consumes diariamente batido de proteínas¡, creéis que pueda tener impacto en la microbiota? Merece la pena empezar a tomar prote neutra para evitar los edulcorantes o en esas cantidades no tienen efecto significativo?

    Un saludo.

  • Reply Luisa febrero 17, 2020 at 2:02 pm

    Hola marcos, qué opinas sobre seguir la dieta que propone Bonnie Leclerc para restablecer nuestra microbiota?

  • Reply Juan febrero 17, 2020 at 2:33 pm

    Genial articulo, otra vuelta de tuerca mas sobre la microbiota, ENHORABUENA!!!!
    Mi duda seria, en personas intervenidas de Colon, las recomendaciones serian exactamente las mismas??
    gracias, un saludo!

  • Reply Mateo febrero 17, 2020 at 3:27 pm

    Hola Marcos felicitaciones por el blog. Una pregunta: Me encantó tu post sobre como los zapatos te perjudican, pero puedo correr y entrenar descalzo con un pie plano?
    Un saludo 👋

  • Reply Alejandro febrero 17, 2020 at 6:53 pm

    Hola Marcos, genial el artículo como siempre!
    Simplemente quería saber si tendrías alguna recomendación de una marca de chicles que consideres contenga una mejor selección de edulcorante ya que aunque intento reducirlos todo lo que puedo me gustan mucho y alguno que otro beneficio me aporta.
    Gracias!!

  • Reply Pau febrero 17, 2020 at 7:12 pm

    Genial otra vez! Ojalá te animes a escribir un articulo sobre candidiasis intesinal

  • Reply María febrero 17, 2020 at 8:49 pm

    Felicitación, Marcos!
    Gracias por compartir tanta información.
    Saludos!!

  • Reply Juli febrero 18, 2020 at 5:45 am

    Sabía lo de la microbiota pero no tenía ni idea qué podía comer para mejorarla ¡Muchas gracias por este artículo!

  • Reply Ángela febrero 18, 2020 at 9:40 am

    Hola Marcos, muy interesante tu artículo, una vez más. Mi duda es la siguiente: Hablas de los trastornos que puede provocar un desequilibrio en la microbiota. Pero, ¿qué sucede por ejemplo en el caso de una persona celiaca? ¿La celiaquía influye en el desequilibrio de la microbiota, o éste se puede asociar al desarrollo de la enfermedad celiaca?

  • Reply Josué Matus Benavides febrero 18, 2020 at 7:55 pm

    Saludos de Costa Rica Marcos.

    Me Encanta tu blog, tengo una notificación en el correo de la oficina y otro en el personal, para estar al tanto de cuando llegan y leerlos en cuanto me sea posible.
    Hace poco me llegó tu libro «Salud Salvaje» está genial, genial al tacto, al olfato, a los ojos y al oído, invade los sentidos, todo un acto revolucionario.

    Quería preguntarte si tenías alguna publicación sobre la alimentación y los tipos de sangre, me pasaron un pdf hace poco se un Dr. Peter J. D´Adamo sobre Los Grupos Sanguíneos y La Alimentación y el hecho de que ciertos alimentos son los más aconsejables basándose en el grupo sanguíneo.

    Yo por ejemplo soy O+ y me recomiendo tener dietas algo restringidas de carbohidratos, más verduras, más carne, casi termina sonando a una dieta de paleo, en fin, quería saber tu opinión.

    P.D. Si un día vienes a Costa Rica de nuevo, avisa, me gustaría que me firmes mi libro.

  • Reply Abel febrero 21, 2020 at 10:25 pm

    Muy buen artículo Marcos. A mi me results interesante desde un Segundo Punto de vista, intentando resolver la siguiente ecuación:

    X comida = ~0 heces + crecimiento o mantenimiento muscular.

    Por qué las heces? Seré de la vieja escuela, pero lo qué no guardo en grasa lo tiro por la cadena, dinero tirado (ya, hay qué ser tacaño), aunq ayudaria tmb Al saneamiento del agua. Por qué las heces? Pq es un indicador qué puedes medir facilmente y el músculo tmb, asi qué entre ambos se podría sacar UN dieta rozando la perfección para Delgados Al menos.

    Puede ser qué con variedad pero aún comidas muy rutinarias y real, la microbiota pueda generarte mas energia de la fibra de verduras y demás quedando subestimado su Valor energético? No me imagino a alguien comiendo 12 kg de lechuga o 4 kg de manzana, pudiera ser qué la microbiota se volviera mas generosa aportando energía? Aparte de mas capacitada para aprobechar todo, disminuyendo la masa fecal?

  • Reply Enol febrero 21, 2020 at 10:46 pm

    Un tema sobre el que muchos hablan pero sobre el que pocos aportan datos. Me ha encantado el artículo… Muy interesante el rol de los polifenoles.
    Por cierto, ¿Conoces algún estudio que investigue el efecto de las harinas en la microbiota?

    Saludos y enorabuena por el artículo GRAN TRABAJO!!

  • Reply Eduardo Zavala febrero 24, 2020 at 4:08 am

    Excelente la información Marcos! He tenido la dicha de poder leer varios artículos en tu blog y la verdad es impresionante la gran investigación que realizas en cada uno de los temas que expones, tengo aproximadamente 3 años leyendote y en verdad te felicito por el gran aporte que brindas a toda la comunidad de lectores a nivel mundial! P.D.Es la primera vez que me animo a dejar un comentario. Saludos cordiales desde Rosarito Baja California Norte México.

  • Reply roberto marzo 4, 2020 at 12:09 pm

    February 27. PLOS Biology. Vanderbilt University
    It’s not just how many calories you eat, but when you eat them that will determine how well you burn those calories.

    https://neurosciencenews.com/breakfast-weight-management-15826/

  • Leave a Reply

    Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
    APÚNTATE GRATIS A NUESTRA LISTA Y RECIBE  EL MANUAL REVOLUCIONARIO: EJEMPLOS DE MENÚS, ENTRENAMIENTOS, RECETAS...
    x