Mark All

Sobrecrecimiento Bacteriano (SIBO), Síndrome del Intestino Irritable, Intolerancia a la fructosa, FODMAP y más

Al hablar de microbiota intestinal solemos referirnos a la que habita el intestino grueso, donde fermentamos fibra y otros compuestos.  Hoy profundizaremos sin embargo en problemas asociados al intestino delgado, muchas veces olvidado.

Nos centraremos en el sobrecrecimiento bacteriano (SIBO), pero veremos su relación con otros problemas intestinales, como síndrome del intestino irritable (SII), malabsorción, colitis ulcerosa o Crohn.

El sistema sanitario no está bien preparado para tratar estos casos, y las personas que los sufren se sienten muchas veces confundidas, sin opciones más allá de las pastillas. Muchos ni siquiera están bien diagnosticados.

A continuación haremos un repaso rápido de las causas principales de estos trastornos, las relaciones entre ellos y, sobre todo, algunas ideas para combatirlos.

La evolución de nuestro intestino

Antes de bajar de los árboles, nuestros ancestros requerían un largo intestino grueso para fermentar gran cantidad de materia vegetal.

A medida que las especies posteriores se adaptaban a la vida en el suelo y aprendían a controlar el fuego, su dieta se hacía mucho más variada, y su intestino se adaptaba. Comían alimentos cada vez más densos, incluyendo carne y tubérculos, que además cocinaban, facilitando su digestión sin necesidad de fermentación en el intestino grueso.

Con el tiempo, el intestino delgado se hizo cada vez más largo, mientras que el colon redujo su tamaño. Comparando por ejemplo con el chimpancé, nuestro pariente evolutivamente más cercano, tenemos más del doble de intestino delgado y menos de la mitad de intestino grueso.

Fuente: “Nutritional Characteristics of Wild Primate Foods” by Katharine Milton, Journal of Nutrition, 1999

En humanos, el intestino delgado representa más de la mitad del sistema digestivo total, y absorbe más del 90% de nuestras calorías y nutrientes (detalle). Al no requerir fermentación, la densidad bacteriana en este tramo es miles de veces inferior a la del colon.

Sin embargo, por distintos motivos que exploraremos, el intestino delgado es a veces colonizado por un exceso de bacterias, derivando en el llamado sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO o Small Intestinal Bacterial Overgrowth en inglés).

SIBO y trastornos relacionados

Aunque nos centraremos en SIBO, debemos entender su estrecha relación con otros trastornos del sistema digestivo, que presentan muchas veces síntomas similares: distensión abdominal o hinchazón, gases, diarrea (aunque en algunos casos hay estreñimiento)…

Estas enfermedades son complejas, y muchas veces se retroalimentan.  Por ejemplo, el ataque constante del exceso bacteriano a la pared intestinal puede comprometer su integridad, derivando en permeabilidad intestinal.

Un intestino permeable permite el paso de compuestos identificados como ajenos por el sistema inmune, abriendo la puerta a trastornos autoinmunes como Crohn o colitis ulcerosa (detalle), consideradas ambas enfermedades inflamatorias intestinales. Y el daño que estos trastornos causan al intestino empeora a su vez el SIBO (estudio, estudio, estudio).

Veremos también que fármacos usados para reducir el reflujo gastroesofágico elevan el riesgo de SIBO, y varios expertos opinan que el SIBO contribuye además al síndrome del intestino irritable (estudio, estudio).

Por si esto fuera poco, el exceso bacteriano del intestino delgado eleva la producción de compuestos problemáticos (como gases y endotoxinas), elevando la inflamación y dañando con el tiempo los enterocitos del intestino, causando problemas de intolerancia y malabsorción (detalle, detalle).

Intolerancia a la fructosa, malabsorción y más

Los enterocitos son las células epiteliales del intestino. Actúan como barrera de protección, pero participan también en la digestión.

Para realizar su trabajo, los enterocitos liberan enzimas que descomponen nutrientes complejos en otros más sencillos, y expresan transportadores que permiten a estos nutrientes cruzar la membrana intestinal. Por ejemplo, la fructosa y el sorbitol requieren del transportador GLUT-5 en el enterocito, y deficiencias en su producción ocasionan intolerancia a estos compuestos.

Absorción de fructosa por el enterocito a través del transportador GLUT-5

Como vimos, los procesos inflamatorios iniciados por el SIBO pueden dañar los enterocitos (especialmente las microvellosidades externas), reduciendo la disponibilidad de enzimas y transportadores. Esto dificultará la absorción de ciertos carbohidratos, como lactosa, fructosa o sorbitol. Al no ser absorbidos en el intestino, serán fermentados por las bacterias, causando gases y otros problemas.

Si las bacterias invasoras interfieren con las enzimas DAO (responsables de degradar las histaminas), puede desarrollarse intolerancia a la histamina (detalle).

Causas del SIBO

Para evitar la colonización, nuestro sistema digestivo cuenta con múltiples estrategias de protección. Cuando alguna falla, las bacterias aprovechan la ventaja. Revisemos a continuación las causas más frecuentes de estas invasiones indeseadas.

1. Baja producción de Ácido, Bilis y/o Enzimas

La producción de ácido clorhídrico convierte al estómago en un lugar extremadamente ácido (pH < 3), persiguiendo dos objetivos:

  1. Mejorar la digestión de los alimentos.
  2. Matar bacterias peligrosas, al ser la mayoría incapaces de sobrevivir en un entorno tan hostil.

Tanto la bilis como las enzimas digestivas segregadas posteriormente (cuando el alimento pasa del estómago al intestino delgado) cumplen las mismas funciones, ofreciendo barreras de protección extra contra las bacterias.

Si en cualquier momento hay baja producción de estos elementos, no solo se dificulta la digestión, sino que aumenta el riesgo de colonización (detalle). Por este motivo trastornos del páncreas (como pancreatitis) elevan el riesgo de SIBO (estudio).

Esto explicaría también por qué el uso prolongado de fármacos contra el ácido (como omeprazol) contribuye al SIBO, al reducir el ácido clorhídrico (estudioestudio).

2. Mala Motilidad Intestinal

El agua estancada de un pantano tiene más riesgo de acumular bacterias que el agua en movimiento de un río, y lo mismo ocurre en tu intestino.

Para evitar el estancamiento, el intestino tiene dos tipos de movimiento: uno asociado a la comida y otro al ayuno. Después de comer se producen los movimientos peristálticos, haciendo que avance el alimento para su procesamiento. Durante el ayuno, se activa sin embargo un proceso de limpieza periódico, orquestado por el Complejo Motor Migratorio (CMM), que elimina los restos de comida y posibles bacterias.

Deficiencias en la activación de este sistema de limpieza contribuyen al SIBO (detalleestudio, estudio).

Esto explicaría en parte la relación entre SIBO y trastornos que ralentizan el intestino, como por ejemplo hipotiroidismo (estudio) o diabetes (detalle).

3. Problemas anatómicos/estructurales

Distintos trastornos anatómicos del sistema digestivo pueden favorecer el SIBO. Algunos ejemplos conocidos:

  • Problemas en la integridad de la válvula ileocecal. Esta válvula separa el intestino delgado del grueso, evitando precisamente que las bacterias del colon asciendan al intestino delgado. Si esta válvula no funciona bien aumenta el riesgo de SIBO (estudio), y las cirugías digestivas son muchas veces el motivo (estudio), así como daños causados por enfermedades inflamatorias intestinales (estudio, estudio).
  • Síndrome del asa ciega, donde parte del intestino se bloquea, dificultando el movimiento de los alimentos y facilitando la proliferación de bacterias.
  • Presencia de divertículos, una especie de vejigas o bolsas en la pared del intestino que pueden inflamarse y albergar bacterias. Por eso el SIBO está presente en muchos pacientes con diverticulitis (estudio). Algo similar ocurriría con las fístulas.

4. Trastornos inmunes

La mayor parte del sistema inmune se concentra a lo largo del intestino delgado, actuando de barrera contra las bacterias.

Para protegernos, el sistema inmune produce por ejemplo un tipo concreto de inmunoglobulinas (IgA), y personas con sistemas inmunes deprimidos son más propensas a tener SIBO (estudio).

Diagnóstico de SIBO

Se utilizan básicamente dos métodos.

1. Aspirado yeyunal

Se toma una muestra del yeyuno para analizar directamente el contenido de microorganismos. Si la muestra supera cierto umbral (>10UFC/ml, UFC=Unidad Formadora de Colonias), se concluye que hay SIBO.

Densidad bacteriana (UFC/ml) en cada tramo del sistema digestivo

Aunque se considera el método más preciso, es caro e invasivo, y no está libre de falsos negativos. Si se toma por ejemplo una muestra de una zona menos colonizada no se dará con las bacterias adecuadas, concluyendo erróneamente que no hay SIBO.

2. Test de aliento

Por simplicidad es el método más utilizado, y consiste en analizar el aire espirado tras ingerir cierto tipo de carbohidrato (detalle).

En individuos sanos, este carbohidrato se absorberá rápidamente, sin producir gases en cantidades relevantes. Sin embargo, en presencia de un sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado, las bacterias fermentarán el azúcar ingerido, produciendo hidrógeno.

Test de aliento tras ingerir glucosa. A: Negativo para SIBO. B: Positivo para SIBO. Fuente: http://www.jnmjournal.org/journal/view.html?uid=136&vmd=Full&

Y no solo nos preocupan las bacterias, ya que existen otros microorganismos que también pueden causar problemas, como las arqueas (detalle). Estas se nutren del hidrógeno bacteriano y producen metano como resultado, de ahí la importancia de analizar además este gas.

Por otro lado, la curva de cada gas (se toman múltiples muestras durante varias horas) da información adicional sobre lo que ocurre en tu interior. Por ejemplo, más metano suele estar ligado a más estreñimiento (estudio, estudio).

Tratamiento del SIBO

Por desgracia, hay poco consenso sobre las mejores formas de atacar esta enfermedad, y la respuesta a cada tratamiento es a veces muy personal, pero resumo a continuación los que han demostrado más efectividad.

1. Antibióticos (farmacéuticos y botánicos)

Aunque abusar de antibióticos es problemático, deben usarse cuando son necesarios, y este es uno de esos casos.

El que cuenta con más respaldo es rifaximina (Spiraxin), y por suerte tiene pocos efectos secundarios. Apenas es absorbido y se potencia con la bilis, actuando de manera localizada en el intestino delgado (estudio). Tiene eficacia probada en SIBO y Síndrome del Intestino Irritable (estudio, estudio, estudio).

En caso de detectar metano en el test de aliento, se propone combinar rifaximina con neomicina (estudio).

Es recomendable complementar los antibióticos farmacéuticos con compuestos naturales que buscan el mismo efecto (antibióticos herbáceos), logrando así un espectro mayor de actuación y minimizando el riesgo de resistencia. Múltiples sustancias botánicas han demostrado beneficios en el caso de SIBO y trastornos relacionados (estudiometaanálisis, revisión):

  • Artemisa o hierba de San Juan.
  • Boswellia serrata.
  • Berberina.
  • Extracto de hoja de olivo.
  • Aceite de orégano.
  • Alicina. El ajo puede ser problemático por su contenido en FODMAP, por eso es más recomendable usar solo alicina como compuesto activo contra el SIBO.

Muchos tratamientos se limitan a fármacos, pero si no haces nada más, el riesgo de que las bacterias vuelvan es elevado (estudio).

2. Dieta Baja en Carbohidratos Fermentables

Tras finalizar el ciclo de antibióticos, es recomendable adoptar una dieta baja en carbohidratos fermentables, intentando limitar el alimento de las bacterias invasoras (detalle, estudio).

Existen distintas alternativas, más o menos restrictivas, pero hay dos que cuentan con respaldo científico:

  1. Dieta de carbohidratos específicos o SCD (Specific Carbohydrate Diet).
  2. Dieta baja en FODMAP, que serían las siglas (en inglés) de los compuestos a limitar: oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables.

Personalmente prefiero la dieta baja en FODMAP, al contar con más respaldo en el tratamiento de trastornos asociados al SIBO, como síndrome del intestino irritable (estudio, estudio, revisión, estudio, revisión, metaanálisis, estudio). El hecho de reducir estos carbohidratos puede mejorar también el reflujo gastroesofágico (estudio, reporte) y enfermedades inflamatorias intestinales (estudio, estudio).

La idea es seguir primero una fase de eliminación, reintroduciendo gradualmente algunos FODMAP en una fase posterior (estudio). Por su importancia, le dedicaremos un artículo específico en el futuro.

Si la dieta baja en FODMAP no ofrece alivio, se puede probar durante dos o tres semanas con la llamada dieta elemental, que intenta aportar todos los nutrientes esenciales ya predigeridos, ofreciendo alivio al sistema digestivo. Hay distintas preparaciones comerciales, y en este estudio se logró normalizar el test de aliento en un 80% de los participantes.

3. Procinéticos para mejorar la motilidad

Para evitar que las bacterias vuelvan, es importante asegurar el buen funcionamiento de nuestro sistema de limpieza intestinal, mediado por el Complejo Motor Migratorio, en el que la serotonina juega un papel notorio (revisióndetalle, detalle).

Si el médico sospecha que hay problemas, pueden usarse procinéticos para mejorar la motilidad, como eritromicina a dosis bajas (estudio) o prucaloprida (Resodor), un agonista receptor de serotonina  (detalle).

Hay también procinéticos naturales con mínimos efectos secundarios, como iberogast (revisiónmetaanálisis, estudio), que es simplemente una combinación de plantas medicinales (detalle). No es recomendable en personas con problemas hepáticos.

Como vimos previamente, este sistema de limpieza se activa en los periodos de ayuno (detalle), por lo que en general conviene tomar estos productos antes de acostarse, para aprovechar el ayuno nocturno. Además, es recomendable dejar suficiente espacio entre las comidas para que se active con frecuencia este proceso, probando incluso alguna estrategia de ayuno intermitente.

No conozco estudios sobre el efecto del ayuno intermitente en SIBO, pero parece beneficioso en síndrome del intestino irritable (estudio) y colitis ulcerosa (estudio). Simplemente experimenta para ver si la frecuencia de comidas tiene algún efecto en los síntomas.

4. Probióticos

Los suplementos probióticos tienen un gran potencial, pero es difícil evaluarlos de manera general. Estamos interviniendo un ecosistema complejo, por lo que el mismo probiótico puede tener distintos efectos en función de la microbiota de cada sujeto.

Para empezar, la microbiota actual resiste intentos de colonización, de bacterias patológicas pero también beneficiosas (detalle, detalle). Esto hace que algunos cuestionen sus beneficios, pero es importante entender que los probióticos pueden resultar beneficiosos incluso sin llegar a colonizar. Su simple paso a través de nuestro interior puede ayudar a reducir la inflamación, modular el sistema inmune o fomentar un mejor equilibrio entre las bacterias existentes (etudiodetalle, revisión).

En el caso concreto de SIBO, varios ensayos clínicos concluyen que los probióticos obtienen resultados positivos, equivalentes a fármacos en algunos aspectos (metaanálisisestudio, estudio, estudio, estudio). Lo mismo en el caso de síndrome del intestino irritable (metaanálisismetaanálisisestudio, estudio).

Aunque falta mucho por investigar, destacan cepas de algunas especies como bifidus infantis, bifidus lactis, lactobacillus casei y lactobacillus plantarum.

En caso de estreñimiento, los probióticos podrían también ayudar a normalizar la motilidad intestinal (estudio, estudio), pero repito, falta mucho por estudiar.

5. ¿Suplementos?

No hay ningún suplemento con eficacia demostrada, y la conveniencia (o no) de suplementar dependerá de tu estado nutricional.

La malabsorción asociada al SIBO puede derivar en deficiencias de nutrientes como vitamina B12 (detalle), y las bacterias del intestino delgado pueden interferir también con las sales biliares, dificultando la absorción de vitaminas solubles en grasa (A, D, E y K).

En algunos casos, puede interesar suplementar con hidrocloruro de betaína para mejorar la digestión, y quizá también añadir enzimas digestivas.

Un suplemento potencialmente beneficioso en caso de permeabilidad e inflamación intestinal es la L-glutamina (revisión, metaanálisis), pero no conozco estudios concretos en SIBO. Algunas personas reportan beneficios (sobre todo si están sometidas a mucho estrés), mientras que otras no notan nada o incluso reportan efectos negativos.

Si quieres probar, empieza con dosis pequeñas (1-2 gramos/día de glutamina en polvo), y eleva la dosis hasta 10-15 gramos si notas mejoría y la toleras bien (por ejemplo tres tomas diarias de 3-5 gramos).

6. Más allá de la comida

La mayoría de estos trastornos intestinales tienen múltiples causantes, y rara vez se resuelven atacando solo una parte. La comida tiene gran impacto en la salud intestinal, pero debes adoptar una visión más global.

Por desgracia, los síntomas asociados a estas enfermedades hacen que muchos se aíslen en exceso, descuidando sus relaciones, abandonando aficiones y obsesionándose con lo que comen.

El estrés resultante es contraproducente, reduciendo por ejemplo la producción de ácido clorhídrico y la motilidad intestinal (estudio, estudio), dos de los factores que contribuyen al SIBO. El estrés aumenta también la permeabilidad intestinal (estudio), y este metaanálisis confirma la relevancia clínica de incluir técnicas de gestión del estrés para mejorar el síndrome del intestino irritable.

Relacionado con el estrés, es muy importante dormir bien (algunos consejos). Desajustes en los ritmos circadianos se asocian con mayores tasas de trastornos intestinales como síndrome del intestino irritable (estudio) y disbiosis (estudio). A tu intestino no le gustan los turnos nocturnos (estudio).

Por desgracia, distintos factores asociados a trastornos intestinales interfieren con el descanso (detalle, estudio), y si es tu caso puede ser interesante probar algún suplemento. Por ejemplo la suplementación con melatonina (3mg/noche) puede ayudar contra los síntomas del síndrome del intestino irritable (revisión, estudio).

Distintos factores ligados a trastornos intestinales interfieren con el sueño. Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21162647

He hablado muchas veces de la importancia de la luz solar, y este parece ser un caso más. La falta de exposición a la luz ultravioleta se asocia con diverticulitis (estudio) y trastornos inflamatorios intestinales (estudio). Una exposición responsable al sol tiene más beneficios que peligros.

Por último, no olvides la actividad física, que también mejora la microbiota (revisión, estudio, revisión). Una opción ideal es pasear en un entorno natural. La contaminación afecta nuestra microbiota y contribuye a trastornos intestinales (estudio, estudio), mientras que los espacios verdes la mejoran (detalle, estudio).

Advertencia final

Este artículo pretende ser una revisión actualizada de la evidencia publicada, pero ten en cuenta que no debes medicarte libremente. Busca un médico actualizado, que esté al día de las nuevas investigaciones y pueda guiarte durante el proceso.

Share Button
Únete a la Revolución ¡Ya somos más de 100.000!
y recibe gratis el Manual Revolucionario (ejemplos de alimentación y entrenamiento)

Previous Post Next Post

73 Comments

  • Reply Katerin octubre 6, 2018 at 12:20 pm

    Hola, excelente post, me sirvió mucho.. Quisiera preguntarte si además de estas recomendaciones se deba limitar el consumo de fibra ?

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario octubre 6, 2018 at 1:26 pm

      Como regla general sí, aunque el efecto es bastante individual. Mi recomendación es empezar limitándola mucho, y aumentarla después poco a poco para identificar tolerancia

      • Reply José Jurado - MuchoFit.com octubre 7, 2018 at 10:17 pm

        Deberíamos diferenciar entre fibra soluble e insoluble, siendo la insoluble la más perjudicada según tengo entendido.

        Muy buen artículo! Sobre esto que comento, podrías añadir alguna información o aclaración?

        Saludos.

    • Reply Yhanna octubre 10, 2018 at 8:55 am

      Un artículo brillante, como siempre!! Me encanta leerte, no sólo por el interés de tus publicaciones sino por como está todo de bien ordenadito, las referencias, todo. Una gozada.

      Sólo un apunte por si a alguien le sirve. Comentas (y es cierto) que a algunas personas les sienta mal la glutamina. El tema es que si hay déficit de vitaminas del grupo B, podemos transformar la glutamina en glutamato pero no en GABA, y hay personas muy sensibles al glutamato, que tenderá acumularse. En ese caso se puede bajar la dosis, añadir un complejo B y valorar la tolerancia.

      O también hay una seta llamada “melena de león” (Hericium erinaceus), que ayuda a reparar la mucosa y no suele dar problemas.

      Un saludo!

  • Reply Siboney octubre 6, 2018 at 1:04 pm

    Hola,

    Padezco SIBO hace años y todo lo que concurre a su alrededor. Me he leído (casi) todos los blogs, artículos, información de SIBO de enfermos, así como de especialistas mundiales (en ingles)

    Asimismo lo he tratado y trato desde todos los frentes. Se agradece el artículo pero es muy muy superficial y no aporta nada (nuevo ni relevante)

    Se que este blog es de “oh yeah”buen rollismo y no intento reventarlo pero es la realidad. Es mas, se dice alguna cosita que no ayudara mucho a los enfermos que busquen información adecuada.

    Lo de poner link de estudios esta muy bien pero para que esto no parezca una crítica estúpida intentaré aportar una minimisima perla de información ya que en verdad os digo que este tema tiene, digamoslo así, mucha mucha “tela”

    -La L-Glutamina es IMPRESCINDIBLE, siempre. Todos los días de tu vida, en ayunas, en cápsula mejor ya que en polvo se degrada facilmente

    -La fibra mas bien lejitos, y vade retro smoothies y máxime si llevan verduras

    -Probioticos… años probando muchos, sufriendo por elecciones erróneas hasta ir al baño 8 veces en 1 hora, teniendo que pedir la baja.. Encontre 1 marca y tipo que me va bien. 1.

    Este es todo un tema muy denso. Cada cuerpo es un mundo pero como no todo iba a parecer complicado hay suplementos y estrategias que van bien para casi todos.

    Dicho esto, y con mi súper dieta, suplementos, control de stress, y etc etc etc..aqui sigo, con el temita. Imaginaos si no me cuidara…

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario octubre 6, 2018 at 1:34 pm

      Gracias por compartir tu experiencia, pero pensar que como no aporta nada nuevo ni relevante a tu extenso conocimiento entonces ya no sirve para nadie es absurdo. Sé que mucha gente ya conoce lo que explico en algunos artículos, pero hay otra mucha gente (muchos más de hecho) que no, y comentarios tipo “esto ya me lo sé” aportan poco (nada en realidad).
      Si crees que hay algo que realmente está equivocado arguméntalo, pero al contar tu experiencia veo que casi todo cuadra, con matices:
      – L-glutamina. Conozco personas con SIBO que no les sentaba bien, quizá por un exceso de conversión a glutamato, por lo que decir IMPRESCINDIBLE para todos es un error. Que te funcione bien a ti no implica que les funcione bien a todos. “en cápsulas”, tampoco necesariamente, de hecho si quieres tomar 15g en cápsulas es un rollo, además hay algún paper que muestra peor absorción
      – “Fibra lejos”, como regla general sí (de ahí dieta baja en FODMAP), pero algunas personas con SIBO toleran bien ciertos tipos de fibra. Mejor empezar eliminando y subiendo después poco a poco para encontrar la tolerancia individual
      – Probióticos. Lo que dices, hay que buscar la opción que va bien con cada uno

      • Reply Samuel octubre 7, 2018 at 8:33 am

        Joder, dices que has leído todo y que no aporta nada nuevo. Obvio! Pero creo que es un buen resumen, no creo que Marcos pretenda inventar nada o decir nada novedoso sino quedar lo más claro posible algunos conceptos repartidos por ahí, muchas veces difusos y otras incluso en otro idioma.

        No entro a valorar los detalles país desconozco por completo el tema pero a mi me ha ayudado a conocer mejor esto.

      • Reply isa octubre 7, 2018 at 10:03 am

        y no se puede abrir la capsulade glutacion y tomar el contenido?

        • Reply Abel octubre 8, 2018 at 12:22 pm

          Te lo cargas. La película de la capsula está ideada para que tu estómago la disuelva y se libere todo en el intestino delgado. Si la abres y tomas el contenido estás vaciando lo beneficioso en ácido clorhídrico, desintegrándolo y haciendo que sea inútil su toma.

      • Reply Iván octubre 8, 2018 at 5:02 am

        Nunca me diagnosticaron, así que no sé si es o no SIBO, pero padezco/padecía hinchazón de la zona abdominal de forma crónica (y aberrante), estreñimiento crónico (hasta 10 días sin ir al baño), episodios de colitis esporádicos, reflujo … En urgencias, (todos los meses me dejaba caer un par de veces) me repetían que tomase fibra (cereales con fibra me sugerían), y empeoraba sustancialmente. Debido a mi afición al culturismo recreativo natural dí con fitnessrevolucionario, y mi vida cambió. Pasé de ser un aficionado al fitness a ser un aficionado a la vida sana con criterio. Hoy sigo una dieta paleo, low carb (resultó clave en mi caso), ayuno intermitente 16/8 (también clave), de forma estacional hago dieta paleo/cetogénica … ello junto a otros hábitos de vida que expone Marcos muy bien en su blog me permiten llevar una vida perfectamente normal. Sé que el problema sigue latente (no me he tratado específicamente y si me salgo de la senda me da aviso a los pocos días) pero si sigo la vía indicada ni recuerdo mis problemas del pasado.

        Entiendo que este no es un blog dedicado específicamente al SIBO. De modo que entiendo que el comentario de SIBONEY es poco meditado. Cualquier persona no diagnosticada podría empieza cuidándose a nivel general, en este tipo de canales, luego, bien dirigidos por artículos como este, puede empezar a sospechar dónde se encuentran sus problemas y buscar documentación específica. Así que aprovecho para felicitar a Marcos.

    • Reply Cristina octubre 7, 2018 at 11:43 am

      Pues a mi me ha venido de perlas el artículo porque estoy diagnosticada pero superperdida y en la seguridad social no te ayudan mucho, no seamos prepotentes

    • Reply ernesto octubre 7, 2018 at 1:39 pm

      Siboney la falta de sexo tambien se ha visto relacionada con el SIBO, además de generar mal humor y comentarios irrelevantes e irascibles o fueras de lugar en las personas que la sufren. Me asombra que en tu extensa experiencia no hayas encontrado referencias al asunto. Pudieras abundar al respecto por favor.

      • Reply Mario Vial octubre 16, 2018 at 3:02 pm

        Me has hecho el día. Gracias por compartir tu sabiduría ancestral. Hay pocas respuestas mejores a comentarios como ese.

    • Reply Superhans octubre 8, 2018 at 2:20 pm

      Siboney… Amigo has probado a comerte un trozito de hígado en ayunas? ademas de muchas vitaminas tiene B12 y hierro que ayudan a asimilar todos los alimentos!! Iron power

    • Reply Lidia octubre 14, 2018 at 8:24 pm

      Hola Siboney podrias decirme que marca de glutamina utilizas, me compre una en dietetica y no me sientan bien, me dan gases,te agradeceria que pudieras ayudarme en esto

    • Reply Josep Zamora octubre 17, 2018 at 8:11 am

      Hola, soy recien diagnosticado de SIBO y seguidor de este blog… Por desgracia no he leido ningún estudio ni tesis doctoral sobre el SIBO ni en inglés ni en ningún otro idioma. Así que el aporte de Marcos, para mi ha sido imprescindible.
      Marcos (y otros “Marcos” en otros blogs) ayudan mucho a personas ignorantes como yo… lo que no entiendo es que alguien tan sabio y con tanta experiencia no tenga su propia página web o consulta para ayudar a la humanidad, podrías ganar un Nobel en digestología.
      Un saludo

  • Reply Maximo octubre 6, 2018 at 1:23 pm

    Hola Marcos, justo ahora estoy cetando con tu programa y lo que más he notado, a parte de desinflamacion y definición en todo el cuerpo, es que me tiro muuuuchoa menos pedos que antes. Sigo una alimentación como la que planteas y estoy en forma y con bajo porcentaje de grasa. Muy contento vamos. Solo el tema de tener muchos gases puede señalar que tenga SIBO? Fuera de cetada como mucha fruta, más de 5 piezas, pero bueno, hago muhho deporte. Un saludo y gracias por todo

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario octubre 6, 2018 at 3:04 pm

      Me alegro que estés mejor :), como indico en el artículo, casi todos los trastornos estomacales comparten causas en mayor o menos medida, puede que tengas algo de SIBO, disbiosis u otro problema relacionado. Cuando salgas de cetosis puedes prestar más atención a qué tipo de alimentos te provocan inflamación para intentar limitarlos sin bajar tanto los CH

  • Reply Lorena octubre 6, 2018 at 2:37 pm

    Hola Marcos, podría ser interesante un enfoque de dieta cetogénica para SIBO? Muchísimas gracias por tu atención y enhorabuena por tu excelente trabajo, es de gran ayuda para muchos!!!!

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario octubre 6, 2018 at 2:58 pm

      Como regla general sí, pero seguramente funcionará mejor una baja en CH y baja en FODMAPs que una cetogénica (muy baja en CH) y más alta en FODMAPs. No prestaría tanta atención a los CH totales sino al tipo, y la respuesta individual a cada uno

  • Reply Moisés García Martínez octubre 6, 2018 at 2:51 pm

    Las enfermedades son resultado de alejarnos de la naturaleza y, concretamente, de alejarnos de aquella alimentación que se ajusta a nuestra condición biológica como seres humanos. Es necesario, por tanto, retornar a una alimentación que excluya productos animales y procesados, y en la que predominen alimentos crudos como las frutas, las hortalizas, los frutos secos y las semillas.

  • Reply Rodrigo octubre 6, 2018 at 4:00 pm

    Parece mentira!!! Hace dos dias visite al medico por este tema, y estoy en proceso de estudios.
    Si es de ayuda, enviare resultados y comentarios al respecto con mi experiencia. Saludos y mil gracias por la informacion!

  • Reply DOLO octubre 6, 2018 at 4:37 pm

    gracias Marcos, muy interesante. es complicado el tema del Sibo, ya que puede venir por distintos frentes. Recomiendo el video en you toube de la Dra. Isabel Ojeda sobre Sibo.

    Gracias !!

  • Reply Marc Subirana octubre 6, 2018 at 4:51 pm

    Muy buen artículo Marcos,

    La verdad es que en España ahora se empieza a reconocer el termino de SIBO y su existencia.

    Existe un tercer tipo de sibo el de sulfuro de hidrógeno. En algunos casos las curvas de los test de aliento dan totalmente planas pero el paciente tiene síntomas igual. En estos casos se puede dudar de la existencia de un sibo de sulfuro que está consumiendo el hidrógeno generado por las bacterias productoras de H2 y generando h2S. Actualmente no se puede detectar, se está trabajando en ello (el doctor Pimientel et al).

    Por otro lado los procinéticos a nivel de experiencia empírica con bastente gente el que mejor funciona es el Resolor (no Resodor).

    El principal problema del SIBO son las recaidas si no se encuentra la causa raiz de éste. En bastantes casos se ha visto correlación entre parásitos y SIBO.

    A nivel Español hay un grupo en Facebook muy interesante que en mi opinión está muy bien informado y actualizado, con tu permiso comparto:

    Intolerancia a la fructosa/sorbitol/lactosa/dao (Gluten,SIBO,PARÁSITOS)

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario octubre 6, 2018 at 6:55 pm

      Gracias Marc, sobre lo último que comentas tenía un apartado de candidiasis y giardia, temas de los que también se sabe poco, pero me parecía ya liar mucho la madeja y tampoco lo he estudiado suficiente, así que lo quité, pero lo tengo pendiente 🙂

      • Reply Vicent octubre 26, 2018 at 7:00 pm

        Este asunto es todo un jaleo… Pero realmente es un tema muy interesante y que nos ayudaria a muchos. En mi caso no sé a que especialista acudir y si lo mio es sibo, candidiasis, intestino permeable, etc, o varias de ellas. Gracias por preocuparte por estos temas crack

  • Reply Miguel A. octubre 6, 2018 at 4:59 pm

    Al igual que la mayoría de gente que lea este artículo, desconocía está patología y lo has explicado realmente bien. Hay que agradecerte como has mejorado la salud de miles y miles de personas con esa forma tan buena de comunicar. El comentario de Siboney estoy seguro que es la excepción que confirma la regla de que todos los que te seguimos valoramos enormemente tu trabajo sumamente currado y adaptandolo para que tanto el que sepa mucho como el que sabe poco de un tema aprenda algo, cosa que es muy difícil encontrarse en internet. Siempre descubro cosas interesantes leyendo cualquiera de tus artículos sea de lo que sea asi que te animo a seguir como hasta ahora y trata de hacer caso omiso de comentarios como el de Siboney que creo que cualquiera que lo lea se dará cuenta que ella misma se ha definido como prepotente y con ganas de restar en lugar de aportar algo interesante al tema. Un abrazo Marcos, ¡ERES EL MEJOR!

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario octubre 6, 2018 at 6:57 pm

      Gracias por el apoyo Miguel, por desgracia hay gente que no ve más allá de su experiencia personal. Si saben algo creen que todo el mundo lo sabe, o si algo les funciona asumen que debe ser así para todos, pero bueno, creo que son minoría 🙂

  • Reply Régulo octubre 6, 2018 at 5:03 pm

    Hola Marcos, enhorabuena por tu excelente artículo y ayuda como siempre!
    Creo que el asunto de la fibra si es muy importante en SIBO, pero debe ser fibra insoluble (la fibra soluble empeora los síntomas). Una cucharada de semillas de lino (linaza) molidas, 2 veces al día, añadidos a la supresión de harinas refinadas sin fibra, ha demostrado ser altamente efectiva a este respecto. Lo he podido comprobar en muchos casos

  • Reply Elena octubre 6, 2018 at 5:21 pm

    Gracias Marcos como siempre, estupenda revisión. por favor, echo de menos un paso más y meternos con alergias intestinales. Después de muchos años pensando que tenía SIBO o Intestino irritable, lo que tengo es una alergia autoinmune a mis propias levaduras y hongos (sacaromyces, cándida, etc.), lo que me ha llevado a cumplir este mes, un año y 3 meses en estricta cetosis….interesante, no? Ahí lo dejo por si alguien más se está volviendo loco como me volví yo. Un saludo y gracias por toda tu aportación!

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario octubre 6, 2018 at 6:58 pm

      Gracias por compartir Elena, tenía pensado tocar el tema pero se iba demasiado, lo dejamos para otro artículo 🙂

      • Reply Iñigo octubre 13, 2018 at 4:05 pm

        Hola Elena, ¿podrías explicar en qué consiste y el tratamiento?

        Marcos, seguro que es muy interesante este tema si decides ampliarlo.

        un saludo

  • Reply MJ octubre 6, 2018 at 5:39 pm

    Hola Marcos

    Muchísimas gracias por tu aporte a este tema tan complejo (y desesperante). Este viernes el digestivo me dio pautas para empezar a tratarlo, en línea con las que comentas. Tengo una duda, ¿los probióticos entiendo que habría que empezar a tomarlos después del tratamiento con antibióticos, junto con el protocolo bajo en FODMAPs?

    Gracias de nuevo, sigue aportando porfa!

    Saludos

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario octubre 6, 2018 at 7:00 pm

      Hay diversas opiniones, pero en general yo recomiendo empezar después, sí. El Dr. Pimentel, uno de los mayores expertos, tiene la teoría de que el antibiótico funciona mejor sin bajar mucho los FODMAP, ya que si las bacterias están en “modo crecimiento” son más vulnerables, mientras que si entran en modo “ayuno” se vuelven más resistentes, algo así como el DSR (Differential Stress Resistance) que comenté alguna vez al hablar de los beneficios del ayuno antes de quimio.

  • Reply ANTONIO octubre 6, 2018 at 5:49 pm

    Hola Marcos,

    una pregunta. Tengo diagnosticado un SII, peró sin pruebas médicas mas allá de celiaquismo (negativo). En mi caso, respondo muy bien a dieta baja-moderada en FODMAPS y sobretodo veo que tengo grandes problemas con la fruta. Hice por mi cuenta (en laboratorio privado) test de aliento de fructosa y lactosa dando los dos completamente negativos. Mi duda es, ¿al tener un test de aliento de fructosa negativo se puede descartar SIBO? Nunca me han hecho la prueba, aunque tengo muchos de los síntomas.

    Gracias.

  • Reply Roman octubre 6, 2018 at 6:13 pm

    Hola Marcos, muy buen artículo!
    En mi caso particular encuentro más beneficios en la dieta cetogénica para el control de la inflamación de la colitis ulcerosa, que la dieta de carbohidratos específicos y/o paleo. Hay algún estudio al respecto sobre las enfermedades inflamatorias intestinales y la dieta cetogénica?
    Gracias por tu trabajo.
    Saludos!

  • Reply Arelis octubre 6, 2018 at 6:27 pm

    Cómo siempre, me sorprende gratamente leer un artículo tuyo sobre un tema que ya he leído en otros contextos y encontrarme con tu poder de síntesis y manera de ponerlo todo sencillo, estructurado…vamos…para que sea mucho más fácil de entender.
    En estos temas de la microbiota, con tanto todavía por aprender, se agradece la precaución.
    La gran pena es que hayan tan pocos profesionales de la salud actualizados en estos temas, que cuando te toca la lotería de esta enfermedad…pasa mucho tiempo antes de tener un diagnóstico, no ya de una solución.
    Nota al margen: algunos deberían entender que es imposible que seas especialista en todos los temas que abordas en tu blog. Los que te leemos desde hace tiempo, nos enfrentamos a un artículo tuyo con la tranquilidad de que cuando lo has escrito, has hecho un trabajo de investigación sobre los estudios disponibles acerca del tema. Sacas conclusiones de lo estudiado y aportas una visión fresca y pragmatica. Y luego lo espones de manera que sea entendible para neofitos del tema. Para mí eres un comunicador formidable, y muchos que te leemos te agradecemos cambios radicales en nuestras vidas y el acceso a información contrastada.

  • Reply Leticia octubre 6, 2018 at 6:38 pm

    Muchas gracias por el post! El Sibo es un gran desconocido en España y has sabido plasmar lo que se sabe hasta ahora. Desafortunadamente el Sibo alto en metano es bastante complicado u no funciona cualquier estrategia, sabrías que Significa tener una basal muy alta en metano? Y si cambiaría algo el tratamiento? Gracias

  • Reply Nuria octubre 6, 2018 at 8:55 pm

    Hola Marcos,
    Gracias por el artículo. Padezco sibo desde hace años y lo he provado todo o casi todo, sin resultados satisfactorios. Los probióticos me ponen enferma, etc. Ahora leo aquí que nuestros ancestros tenían un colon mucho más largo, o sea como el mio 😱. También tengo un cerebro que produce poca dopamina como el de nuestros ancestros, preparado para estar más disperso y así estar más alerta para un posible ataque. Estoy empezando a llegar a la conclusión de que soy una homo sapiens como los primeros y esta no adaptación me ha llevado a una inflamación crónica que me costará mucho superar.

  • Reply Iñigo octubre 6, 2018 at 9:31 pm

    Gracias Marcos, muy buena información, como siempre.
    Yo llevo años con alergias, dermatitis, etc. Mejoré una barbaridad hace años cuando dejé los cereales y lactosa, pero no del todo.
    Ahora estoy haciendo pruebas retirando las frutas y veo que mejoro.
    En definitiva, los azúcares me sientan fatal.

    Sospecho de que tengo SIBO, así que voy a hacerme la prueba de expiración de metano.

    Por otra parte, siempre tuve los niveles de histamina muy altos, relacionado con el déficit de DAO.

    Mi problema es que no sé a qué profesional cualificado acudir, voy estudiando por mi cuenta y haciendo pruebas.

    Habéis hablado de la Dra. Isabel Ojeda y del Dr. Pimentel.

    ¿Conocéis a alguno más?

    Creo que Elena ha comentado algo interesante. ¿Qué profesional te está tratando?

    Un saludo

    • Reply Eva octubre 14, 2018 at 7:31 pm

      Hola.
      Me permito contestarte porque me he estado tratando sobre déficit de DAO durante un año. Lo he cumplido a rajatabla, con mejora de los síntomas desde el primer mes y he tenido mucha suerte porque en mi caso ha remitido, aunque no suele ser así. Lo he hecho vía Skype con la clínica de la doctora Adriana Duelo (Barcelona). El trato y la información que me han dado ha sido maravilloso y encima he adelgazado 10 kilos sin pasar hambre. Suerte

    • Reply Eva octubre 17, 2018 at 3:53 pm

      Hola. Yo me he tratado el déficit de DAO en la clínica de la doctora Adriana Duelo en Barcelona. Lo hice por Skype durante un año y estoy muy contenta con el resultado. El plan de alimentación y las pautas eran duras pero lo volvería a hacer sin ninguna duda porque mejoré muchísimo. Puedes consultar su web. Suerte.

  • Reply frank octubre 6, 2018 at 9:48 pm

    Buen articulo! Sabes? He estado teniendo insomnio, crees que tenga realacion insomnio con SIBO?

  • Reply ignacio octubre 6, 2018 at 10:14 pm

    Gran artículo!! Excelente enfoque con muchas posibilidades.
    Te hace replantearte muchas cosas cuando padeces estos síntomas.
    Seguir así y un abrazo.

  • Reply Juan Z. octubre 6, 2018 at 10:34 pm

    Hola Marcos, muchas gracias por tu artículo porque creo que es justamente lo que necesitaba ahora.

    Llevo varios años con dolor de barriga aprox 1-2h después de comer, tipo gases, que me dura unas horas… y cada día voy a peor (al principio me dolía algún día suelto, luego los días que comía después de hacer deporte, y ahora prácticamente en todas las comidas).
    He probado a dejar el gluten, dieta FODMAP, ayuno intermitente… incluso dejé un mes de tomar cualquier cosa con edulcorantes, y nada.
    He ido al médico pero no me han dicho nada claro, solamente que mastique despacio y no coma fibra y cosas así ( ya sabéis como va esto de la seguridad social). Solamente me dijeron que tenía un pólipo en la vesícula biliar, pero según la doctora era un hayazgo casual y no es lo que provoca los síntomas…

    ¿Crees que es SIBO, o quizá otro tipo de enfermedad? ¿Debería ir a un médico especialista privado?

    Muchas gracias

    • Reply Paula octubre 6, 2018 at 11:20 pm

      Puedes entrar en el grupo de facebook de intolerancia fructosa. Lactosa, sorbitol y Sibo. Hay muchisima info, profesionales recomendados etc.

    • Reply jesus octubre 7, 2018 at 1:08 pm

      Bebes la suficiente agua?

  • Reply Paula octubre 6, 2018 at 11:17 pm

    Increíble articulo, todo lo que aprendido en un mes con el Dr. Blas Lopez Rueda lo he visto perfectamente resumido en esta entrada, incluido el tratamiento.

    Bravo!

    Pd: El aceite de orégano sería interesante para prevenir candidiasis, pero no se tolera con fructosa no?

    Gracias!!!

  • Reply María José octubre 7, 2018 at 6:23 am

    Gracias Marcos por este artículo tan claro y conciso donde has resumido perfectamente los últimos estudios sobre SIBO. Lo digo porque lo padezco y de no haber sido por el grupo de Facebook de Intolerancia a la fructosa del doctor Blas López Rueda aún seguiría pensando que mi intolerancia es de por vida. Te sigo hace años, gracias por difundir desde tu blog entre tantas otras cosas útiles todo lo que he aprendido con Blas. Un abrazo y a seguir mejorando a quien te lee.

  • Reply Manuel octubre 7, 2018 at 7:29 am

    Hola Marcos. Ya había leído algo sobre la Boswellia serrata como un potente antiinflamatorio.

    La estaba tomando a modo de mejora de salud general.
    Ves algún problema en tomarla si no tenemos algún tipo de trastorno?

    Sí es antibiótico, debemos tomarla sólo en períodos cortos ??

    Tiene contraindicaciones?

  • Reply Manel octubre 7, 2018 at 7:59 am

    Hola Marcos , genial como siempre!! , despues de leer este articulo tuyo , me pregunto si este estudio podrias comentarlo en alguno de tus podcast uotro formato a tu comodidad , ya que creo guarda relacion con los aminoacidos que comentas como la Glutamina ( la cual consumo por EI ) y por la importancia de estos , creo puede ser muy interesante para la comunidad , ya que parece un estudio muy reciente y creo que nadie mejor como tu para comentar tu opinion personal , ya que tu imparcialidad en tus comentarios i opiniones da confianza , te dejo el enlace > https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5976577/ <

    Un saludo Marcos y muchas gracias por ayudar ..

  • Reply Elisabet octubre 7, 2018 at 9:58 am

    Hola marcos deberías informar sobre la intolerancia a la lactosa y lo que sería una dieta recomendable, probé mil formas de reemplazar lácteos incluso deslactosados pero no me funcionó y muy alimentación es un desastre. Gracias, muy informativo todo lo que subes.

  • Reply Víctor octubre 7, 2018 at 10:10 am

    Hola Marcos!
    Gracias por el artículo , es un buen punto de partida para entender todo esto.

    Cómo afectado por no pocos de estas enfermedades mi consejo:

    Vayan a un diestista nutricionista acreditado.

    A mi en el Centro Aleris me han ayudado muchísimo y más que me queda, muy recomendable.

    Saludos.

  • Reply Raul octubre 7, 2018 at 12:59 pm

    Marcos gran articulo. Una pregunta, ¿una persona que tiene hipotiroidismo es posible que tenga SIBO?

  • Reply Ester octubre 7, 2018 at 3:12 pm

    Marcos! Gracias por este artículo! Flipo como muchas veces escribes o hablas sobre justo lo que nos preocupa en ese momento! Creo que mi hijo de 2 años puede tener algo de SIBO, o muy parecido. Llevamos ya un año con pruebas y observándolo y nunca termina de mejorar, aunque él está bien, creemos que sus intestinos tienen más bichitos de la cuenta (aparentemente por una gastroenteritis que sufrió. En fin, a lo que voy es, como ya hemos probado probióticos, quitar ciertos alimentos que puedan darle intolerancias y a nada ha terminado de funcionar, me gustaría, antes de darle antibióticos, que es lo que ha propuesto algún pediatra, probar una dieta baja en FODMAP. Me recomiendas alguna lista actualizada y de fiar en la que aparezcan los alimentos a evitar y priorizar? Sería de gran ayuda, si conoces alguna.
    Tengo que decir que él es un pequeño espartano y desde los 5 meses su dieta es el “plan revolucionario”, que complementa con leche materna a saco, y come bien y de todo. Así que en principio, creo no habría problema en sustituir algunos alimentos por otros. O al ser pequeño es diferente?
    Mil gracias!! Espero puedas ayudarme

  • Reply Lisa octubre 7, 2018 at 4:09 pm

    Buenas tardes Marcos. En primer lugar me gustaría felicitarte por tus libros y artículos, todos ellos muy interesantes, acertados y accesibles. Este en particular ha despertado mucho mi interés, porque llevo años con multitud de problemas digestivos y leyendo todo lo que cae en mi mano sobre la materia. En concreto tengo disbiosis (positivo en la prueba de disbiosis) provocada por un problema aún mas antiguo de estreñimiento severo (provocado a su vez por un abuso excesivo y continuado de laxantes durante una época en la que desconocía por completo sus efectos perjudiciales y de dependencia). Eso a su vez me ha desencadenado en sobrecrecimiento bacteriano (los tratamientos con Spiraxin tan solo me han aliviado temporalmente, porque al poco de finalizarlos el problema vuelve), intestino irritable, malabsorcion (me han ingresado un par de veces en el hospital por bajadas de algunos niveles como el sodio y el potasio), intolerancias (lactosa e histamina), desajustes hormonales, pérdida de regla (desde hace más de un año, con 30 años), hipotiroidismo, hipercolestoremia, e insonmio (el problema que más trastornos me está generando). Como ves un cuadro bastante complejo aunque aparentemente interrelacionado. He visitado multitud de especialistas (internistas, endocrinos, digestivos…), cuido pulcramente mi alimentación (que va muy en la línea de la que tu promulgas), suplemento con glutamina, probióticos y prebióticos (especialmente almidón resistente), hago deporte con frecuencia (un poco más de una hora unos cuatro o cinco a días a la semana, con inclusión de rutinas de fuerza y en menor medida hipertrofia y resistencia muscular, crossfit, y de forma más esporádica carrera, bici o piscina), y he empezado a hacer meditación y a visitar a un psicólogo para que me ayude a gestionar el estrés. A pesar de todo, mis problemas persisten, y ni tan siguiera han bajado de intensidad. Dado que tengo digestiones muy lentas y pesadas, sufro mucho de distensión abdominal y gases, lo que me lleva a su vez a tener constantes episodios de dolor de cabeza, malestar general, fatiga…. Pensé en probar por un tiempo la dieta FODMAP, pero eso supondría contradecir prácticamente todas las indicaciones que los médicos me han dado para tratar el estreñimiento, que parece ser el problema originario (lo que yo también creo, dado que cuando estoy mejor de este tema, mi estado general aparente parece mejorar bastante, incluso aunque ingiera gran cantidad de fibra), y por ello me asusta un poco optar por esa opción ¿Me podrías dar tu opinión al respecto?. Asimismo me gustaría preguntarte si, en estos casos, consideras recomendable las dietas cetogénicas. Hace poco me hice con tu libro de cero a ceto, y tengo muchas ganas de probar una dieta así, pero en mi estado actual no se si sería del todo recomendable “jugar” mucho con la dieta. Siento la parrafada, y muchas gracias de antemano, te considero una eminencia en cuestiones de entrenamiento (tus libros me han introducido en el mundo de las pesas y ejercicios corporales) y la alimentación, y apreciaría mucho tus consejos.

  • Reply Lucía octubre 7, 2018 at 6:10 pm

    Me ha parecido un post genial, llevo años con problemas digestivos mil pruebas y no son capaces de diagnosticar nada. Todo negativo pero la distensión abdominal, gases, digestiones lentas y pesadas, diarreas alternadas con estreñimiento…. De algún sitio tiene q venir. Voy a intentar seguir lo que comentas, de hecho la última bala del tercer digestivo al que he visitado es tomar una semana del antibiótico que mencionas y ver que tal.
    Gracias por tu aporte

  • Reply Maria Martinez octubre 8, 2018 at 6:35 am

    Mi principal problema es que algunos dias tengo muchos gases (y huelen q alimentan 😂). Cuando era pequeña tomaba leche sin lactosa porq la vdd esq me sentaba mejor pero ya he vuelto a tomar la normal y en principio no tenia problema. Puedes estar relacionado con el SIBO el problema de los gases?

  • Reply Clàudia Sabata Font octubre 8, 2018 at 6:44 am

    Queria preguntar, alguna recomendación de doctor digestologo o gastroenterologo que este actualizado y al dia con todos estos temas?
    Muchas gracias por este gran articulo.

  • Reply Virginia Rousse octubre 8, 2018 at 9:30 am

    Me podéis recomendar algún médico en Barcelona que controle del tema en cuestión?
    Puede interferir de alguna manera con la menstruación/síndrome pre-menstrual?
    Muchas gracias!

    • Reply Pepon octubre 8, 2018 at 3:12 pm

      Dr Santos de Vall d’Hebron, mi médico y una eminencia en todo esto

  • Reply Eva María Diaz octubre 8, 2018 at 12:03 pm

    Como siempre, muy buen repaso a este problema que afecta y limita a tantas personas, Marcos. Yo particularmente lo diagnostico con mucha frecuencia en mi consulta y lo trato siempre con un protocolo particular que mezcla antibioticos farmacológicos, herbáceos, dieta baja en FODMAP, suplementación individualizada y prevención de sobrecrecimiento de hongos oportunistas. Los test metano positivo son más difíciles de tratar y muchas veces se usa Metronidazol en vez de Neomicina. Confío en que pronto en los servicios públicos de salud se considere el SIBO en el diagnóstico diferencial de los trastornos funcionales. Un saludo afectuoso.

  • Reply Pepon octubre 8, 2018 at 3:09 pm

    Genial artículo, hace mucha falta este tipo de posts para concienciar a la gente, tristemente hay mucho médico entre ellos.

    A día de hoy llevo una dieta FODMAP y tomo Efensol (colestiramina) todos los días, he mejorado mucho. En mi caso tengo un exceso de sales biliares, que está presente en un porcentaje importante de los SII. Tomar colestiramina ha sido un antes y un después, aunque sabe a rayos merece la pena.

  • Reply DAVID octubre 9, 2018 at 12:19 pm

    ¿Cual es la cantidad recomendada de L- Glutamina y por cuanto tiempo? Tengo fatiga cronica y estoy muy seguro que ha sido causada por la gran cantidad de antibioticos que he tomado a lo largo de mi vida. Tuve diarreas esporadicas durante 4 años. A los dos años me volvieron a dar varios tratamientos de antibioticos que me causaron una diarrea de 3 meses con fuertes dolores. Ahora llevo más de un mes con diarrea de nuevo a causa de unos antidepresivos que me mandó un psquiatra, lo cual no me sirvió de nada sino para volver a las diarreas de nuevo.
    He probado dieta sin gluten ni lactosa pero no me sirvió. Ahora estoy tomando probioticos de heel todos los días durante al menos dos o tres meses y una cucharada de l-glutamina de bulk powders. De momento no noto nada.
    ¿alguien sabe cómo puedo mejorar al menos las diarreas? Me han barrido la flora intestinal a base de antitioticos, ibruprofenos etc
    Gracias!

  • Reply Juan octubre 11, 2018 at 9:34 am

    Muy buenas, Marcos.

    Gracias por tus aportaciones, como siempre!!

    A raiz del estudio que comentas de 2004 que más del 80% de pacientes tuvieron éxito, he buscado información y encuentro este protocolo sobre la dieta elemental.

    http://intolerancialimentaria.es/es/p/dieta-elemental-sibo-49

    ¿Qué te parece?

    Gracias de nuevo y un abrazo!

  • Reply GERMAN MALDONADO octubre 13, 2018 at 12:16 pm

    Hola. Las enzimas se secretan, no se segregan, son dos verbos diferentes

  • Reply guido octubre 14, 2018 at 6:44 pm

    ojalá hubiese salido antes este articulo (increible como siempre!) hace varios meses estuve con un insoportable reflujo gastrico, supongo que dado a un episodio de estress. luego de varias visitas al gastroenterologo y con 2 meses de pantoprazol, no habia ninguna mejora; de hecho el reflujo empeoraba cada vez mas. no había antiácido que lo solucione. Entonces decidí investigar por mi cuenta y me topé con un artículo del dr. axe (en inglex) donde recomendaba suplementar con el hidrocloruro de betaina (betaine HCL); busqué y compré una botella. haciendo dieta y tomando la betaina, al cabo de 5 días ya no tenía reflujo, sentía mi estomago normal y además se habia ido el cansancio que arrastraba dia a dia (sin importar las horas de sueño). Al final, resulta que no era exceso de jugo gastrico, sino lo contrario, hipoclorhidria; es decir, falta de jugos gástricos. una experiencia para tener en cuenta. saludos marcos!

  • Reply Caminante Sin Camino octubre 17, 2018 at 10:09 am

    Hola Marcos, estupendo post! Creo que sería muy interesante que hablaras en un futuro post sobre la bacteria Helicobacter Pylori. Yo la tuve el año pasado, sin notar ningún tipo de síntoma, más allá de la malabsorción de hierro, que combinado con mi intensa actividad física me dejó al borde de la anemia.

    Al parecer, más de la mitad de la población tiene esta bacteria en su estómago o intestino sin saberlo, y aunque no provoque síntomas en la mayoría de los casos, puede ser problemático, no solo por posibles malabsorciones, sino por aumento de riesgo de úlceras en el estómago, o incluso de cáncer de estómago.

    Un fuerte abrazo, y a seguir divulgando tan excelentemente como lo haces 😉

  • Reply jhony noviembre 4, 2018 at 2:18 pm

    buenos dias marcos, en verdad te felicito porque cada tema que informas, lo haces con explicaciones sencillas y sobre todo muy bien documentadas . sigue asi y gracias por compartir
    dime por favor que importancia tienen en la prevención de esos problemas las siguientes herramientas:
    1) ingesta de suficiente agua
    2) ejercicios
    3) hacer mi ultima comida a las 6 pm
    agradecere tu valiosa orientacion pues son tres cosas que estoy haciendo

  • Reply oceana noviembre 14, 2018 at 12:29 am

    Bueno, a mi la información me ha venido muy bien, he empezado a investigar y veo que me queda mucho por delante, quisiera empezar a tomar algunos de los antibioticos naturales que mencionas, como berberina, Boswellia Serrata o Alicina. No se si es mejor tomar solo uno o si combinar dos o tres a la vez es demasiado.
    Por otro lado tengo dudas sobre la Alicina, a mi el ajo es una de las cosas que peor me sienta, me da unos dolores tremendos, y he visto que muchas de las capsulas que venden como Alicina tambien llevan bulbo de ajo y no sé si eso me afectaría igulamente, es que no encuentro Alicina pura como tal, las perlas de ajo tambien valen?

    Te sigo desde hace tiempo por ivoox, así que aprovecho para agradecerte la maravillosa información que aportas.

  • Leave a Reply

    APÚNTATE GRATIS A NUESTRA LISTA Y RECIBE  EL MANUAL REVOLUCIONARIO: EJEMPLOS DE MENÚS, ENTRENAMIENTOS, RECETAS...
    x