Más allá de la fortaleza – conviértete en antifrágil

«La gente que busca desarrollar su fuerza con las modernas máquinas de gimnasio puede llegar a usar en ellas mucho peso, pero serán incapaces de levantar una piedra pesada, y perderán una pelea con cualquiera que haya entrenado en un entorno más real. Su fuerza sólo funciona en un dominio muy específico, y ese dominio no existe en la vida real» .- Nassim Taleb

Siempre me interesó la economía. Así como la mayoría de personas muestran gran preocupación por su salud pero no se molestan en aprender sobre ella, a todo el mundo le preocupa el dinero pero pocos tienen la más mínima idea de cómo funciona realmente.

El sistema educativo nos enseña a hacer integrales y raíces cuadradas, pero no a manejar nuestra salud ni nuestro dinero. Nos anima a dejar ambos en manos de “expertos”. El resultado es que empezamos nuestra etapa adulta con total desconocimiento sobre aspectos básicos de la vida, permitiendo que se lucren con nuestra ignorancia.

El artículo de hoy no va sobre finanzas ni sobre las carencias del modelo educativo actual, pero está inspirado en un libro que habla de ambos. Su autor es el autodenominado empirista escéptico, Nassim Taleb, que admiro hace mucho tiempo por sus ideas sobre el azar y la probabilidad en el mundo financiero, el objeto de sus libros anteriores (El cisne negro y Engañados por el azar).

En su último libro «Antifrágil: las cosas que se benefician del desorden«, continúa con su exposición del mundo financiero, y explica cómo el intento permanente de eliminar la variabilidad y los riesgos del mercado genera a la larga problemas mucho mayores (como las grandes crisis). Lo interesante de este nuevo libro es que aplica muchos de estos conceptos al campo de la biología, explicando cómo mejorar la salud a través del desorden, y la importancia de alinearse con lo que espera nuestro cuerpo.

Nassim nos invita a cuestionar muchas de las ideas convencionales sobre nutrición y ejercicio, a través de su experiencia transformando su propia salud haciendo, como él dice, lo contrario de lo que recomiendan los expertos.

Mi sorpresa fue conocer que Nassim comparte una visión sobre la salud muy similar a las ideas que transmito en el Blog, con un enfoque interesante, basado en el concepto de antifragilidad.

Introducción a antifrágil

antigragilmitos

Lo contrario de frágil no es robusto, sino antifrágil. Algo que simplemente resiste un estrés o volatilidad es robusto. Algo que se fortalece al ser expuesto a ese mismo estrés o volatilidad es antifrágil.

Nassim recurre a la mitología para personificar estas cualidades:

  • Damocles era frágil. Tenía una espada sobre su cabeza, colgando de un hilo. La más mínima volatilidad o estrés podría romperlo y matarle.  Damocles no quería ningún tipo de estrés en su entorno.
  • El Ave Fénix era robusta. Renacía de sus cenizas. Resistía, pero no mejoraba. El ave fénix era indiferente ante el estrés.
  • La Hidra era antifrágil. Al cortarle una cabeza le crecían dos (por cierto, esta sí sería una fuente sustentable de proteína :)). La hidra buscaba el estrés, le hacía más fuerte.

El mensaje de fondo es que la mayoría de personas son frágiles, al evitar todo tipo de estrés y volatilidad. Son como Damocles, sentados cómodamente en el trono, hasta que un día cae la espada, en forma de una enfermedad que hubiera sido fácilmente prevenible.

Sin embargo, todos tenemos capacidad de ser como la Hidra, y debemos buscar activamente aquellos estresores y tipos de volatilidad que nos harán más fuertes.

Algunas recomendaciones para convertirnos en antifrágiles.

Elimina fragilidades

Siempre estamos pensando en añadir algo a nuestras vidas. Por el contrario Nassim propone el concepto de via negativa, tomado de la teología, pero que aplicado a nuestro cuerpo implica eliminar aquellos aspectos que nos hacen frágiles.

Sólo el hecho de eliminar de tu vida los azúcares, alimentos industriales, carbohidratos refinados y aceites vegetales te hará mucho menos frágil.

El problema es que la economía actual está diseñada para prosperar por la via positiva. Las farmacéuticas sólo ganan dinero si añadimos estos productos dañinos a nuestra dieta. La industria del fitness sólo gana dinero si usamos las estúpidas máquinas de gimnasio o productos de la teletienda anunciados por famosos en vez de levantar piedras o entrenar en el parque.

Nassim arremete también contra la excesiva protección de la sociedad moderna. La búsqueda de la comodidad nos hace frágiles. Casi todas las llamadas enfermedades de la civilización tienen su origen en añadir comodidades innecesarias.

Añade estresores

Todos los sistemas biológicos tienen cierta antifragilidad. Por una parte incorporan redundancia, minimizando puntos únicos de fallo. Tenemos dos pulmones, dos riñones, dos ojos…

Nuestro cuerpo está diseñado para sobrecompensar ante determinados estímulos, pero debemos proporcionarlos. Nassim menciona específicamente la necesidad de estresar tus músculos, realizar ayunos intermitentes, exponerte al frío, al calor, a la suciedad, correr descalzo, entrenar en ayunas

Debes ir más allá de tu zona de confort, sin pasarte, y dejar suficiente tiempo posteriormente para que tu cuerpo genere las adaptaciones positivas necesarias. Es el concepto de hormesis.

En resumen, debemos usar estrés voluntario para mejorar nuestra resistencia al estrés involuntario que sin duda nos llegará a lo largo de nuestra vida, con consecuencias nefastas si no estamos preparados.

Añade variabilidad

Aplicado a la actividad física implica que a la hora de diseñar un programa de entrenamiento debes variar tanto la intensidad como el volumen.  Alternar días de baja intensidad y larga duración con días de alta intensidad y corta duración, días de descanso… La típica rutina enlatada de 45 minutos de 4×10 en máquinas de gimnasio más media hora en la cinta es una receta para el fracaso.

La mayoría de personas entrenan para «mantenerse», o «tonificarse«… a media intensidad. Nassim entiende que la intensidad es la clave y que la magia ocurre en los extremos.

Él huye ahora del cardio crónico con frecuencia cardíaca constante, prefiriendo entrenamientos naturales tipo Movnat o entrenos de fuerza máxima tipo 5/3/1.

Según sus propias palabras, «Hacer un deadlift con 100 kilos es más efectivo que hacer 100 deadlifts de 1 kilo«. Concuerdo.

Aplicado a la alimentación, implica variar la cantidad de energía y tipos de alimentos, por ejemplo a través de ayunos intermitentes, ciclos de cetosis, o recargas.

Esto simula mucho mejor el tipo de estímulos que recibiríamos en un entorno natural, y los estudios demuestran sus múltiples beneficios.

Limita la medicina a cuando sea necesaria

Le debemos mucho a la medicina moderna, pero como todo lo bueno, más no es necesariamente mejor.

El concepto de Iatrogenesiso daño producido por tratamientos médicos, es conocido desde la antigüedad, y todavía hoy causa muchas más muertes que los accidentes de tráfico.

Algunos especialistas estiman que es la tercera causa de muerte, sólo por detrás de enfermedades cardiovasculares y cáncer (artículo, estudioreferencias).

Estas muertes (o daños colaterales) tienen múltiples causas: sobrediagnóstico, cirugías innecesarias, negligencia médica, infecciones en hospitales, efectos negativos de medicamentos…

En la mayoría de casos la culpa no es tanto de los médicos como del propio sistema,  que incentiva un uso excesivo de medicamentos y tratamientos.

Los mismos usuarios esperan que si van al médico, les recete algo o proponga algún tratamiento, en vez de darle a su cuerpo la oportunidad de sanarse de manera natural. En caso contrario piensan que el médico no ha hecho su trabajo. Esto es un error, malo para la salud y terrible para la sostenibilidad del sistema sanitario de cualquier país. Incluso es posible que el famoso chequeo anual no sea tan buena idea (artículo, detalle).

Usemos la medicina cuando el beneficio potencial sea claro y grande, no cuando sea incierto y pequeño. Hay múltiples evidencias de que la mortalidad disminuye cuando los médicos no trabajan (estudio). Durante las huelgas sanitarias muere menos gente, ya que sólo se trata a los pacientes realmente enfermos, los que verdaderamente se benefician de la medicina.

Esto no es un ataque a la medicina, es un ataque a la medicina innecesaria, que por desgracia cada vez es más.

demasiadamedicina

El valor de lo antiguo

Lo moderno vende. Esta neomania social, el amor de lo nuevo, es aprovechado por las empresas para producir constantemente nuevos productos y diseños, aprovechando la obsolescencia programada, generando una necesidad compulsiva de consumir constantemente.

Para Nassim, el paso del tiempo es el mejor purgador de la fragilidad. La antifragilidad de una tecnología o información es proporcional a su antigüedad. Es decir, cuanto más tiempo lleva viva, más probable es que siga existiendo mucho más tiempo. Cada día que pasa, se hace más fuerte.

Este fenómeno se denomina efecto Lindy, y es aplicable a múltiples campos. Por ejemplo llevamos escuchando a Beethoven más de 200 años, a los Beatles más de 40 y a Justin Bieber menos de 5 años (aunque a algunos les parezca una eternidad :)). Con alta probabilidad seguiremos escuchando a Beethoven más tiempo que a los Beatles, y a los Beatles más tiempo que a Justin Bieber.

Por el mismo efecto Lindy, es muy probable que sigamos leyendo a Shakespeare dentro de 100 años, mucho después de olvidarnos de 50 sombras de Grey. Y es muy probable que las pirámides de Egipto sigan en pie más tiempo que el edificio más moderno.

Aplicado al ámbito de la salud, hay muchos conceptos similares:

  • Parece claro que la idea de las dietas bajas en grasa y los cereales como base de la alimentación está siendo un experimento fallido. Con alta probabilidad, dentro de 100 años nuestra alimentación será más parecida a la que siempre hemos seguido. Los que piensan que una alimentación evolutiva es una moda, deben entender que se trata de una ‘moda’ con millones de años de antigüedad, y por tanto tiene más probabilidades de continuar. Hablo de dieta evolutiva como marco conceptual, no como prescripción única (detalle). Hay muchas variantes posibles, pero con una idea común: cuanto más hemos convivido con un alimento, mejor adaptados estamos a él. Nassim también recomienda no beber nada con menos de 1.000 años de antigüedad, y en su caso particular se limita a agua, vino y café.
  • Tras varias décadas en las que las máquinas de ejercicios con displays digitales han tomado los gimnasios, parece obvio pensar que su falta de resultados las llevará a desaparecer. Los métodos de entrenamiento ancestrales (ejercicios corporales y pesos libres) seguirán siendo los utilizados por aquellos que realmente quieran estar FIT dentro de 100 años. Dentro de un siglo, tu kettlebell seguirá siendo un gran arma para fortalecerse, mucho después de que la máquina más moderna de cualquier gimnasio haya sido convertida en chatarra (su merecido final).

Esto no es un ataque a lo nuevo, sino a la idea generalizada de que lo nuevo es mejor. Seamos críticos a la hora de introducir nuevas tecnologías o información en nuestras vidas y nuestras mentes. Los principios no cambian, y aquellos que han sobrevivido mucho tiempo es porque seguramente son válidos, y lo seguirán siendo siempre.

La naturaleza como modelo

Y si hablamos del valor de lo antiguo, no hay nada más antiguo que la naturaleza en sí. La naturaleza ejemplifica el concepto de antifrágil a la perfección. Al fin y al cabo, lleva miles de millones de años sobreviviendo.

Como toda regla empírica, no es infalible. No todo lo nuevo es malo ni todo lo antiguo bueno, pero si promovemos algo que es antinatural, debemos tener evidencias muy sólidas de que la naturaleza está equivocada.

Un ejemplo clásico son las grasas trans artificiales, cuyo consumo se disparó tras popularizarse la equivocada idea de que las grasas saturadas naturales eran dañinas.

Los científicos de entonces argumentaban que nadie había demostrado que las grasas trans fueran malas, y que por tanto podían considerarse seguras (artículo).

La opinión de Nassim es que ante cualquier innovación que atente contra lo natural, el peso de demostrar que esa innovación es positiva recae en los inventores, no al revés. La ausencia de evidencia de daño no implica evidencia de ausencia de daño.

Pensamiento crítico e inteligencia colectiva vs grupos de expertos

Nos educan para acatar la autoridad, promoviendo la fe ciega en grupos de expertos, responsables de resolver los grandes problemas desde su torre de marfil académica. La realidad es que son muchas veces personas sin educación formal, con mente abierta y visiones diferentes las que generan la mayoría de avances e innovaciones.

El método científico es importante, pero también lo es la voluntad de experimentar y arriesgar. Muchas de las nuevas ideas no salen de un laboratorio, sino del “garaje” de un visionario no contaminado por el “conocimiento experto”.

El sistema educativo formal homogeniza conocimientos, pero resta creatividad a los individuos y desincentiva la toma de riesgos. Aquellos con poca inclinación práctica son muchas veces los que persiguen doctorados y títulos. Estos son después elegidos para definir las reglas a seguir por el resto, que rara vez funcionan en la vida real. Como dice Nassim, «los pájaros no necesitan lecciones ni fórmulas de aerodinámica para aprender a volar«.

Hay mucha inteligencia práctica en cada uno de nosotros. No debemos dejar la gestión del conocimiento en manos de unos pocos «expertos», sino involucrarnos activamente en todo lo que es realmente importante.

Para los interesados, aquí dejo una buena charla sobre los problemas causados al seguir ciegamente las recomendaciones oficiales de un pequeño grupo de expertos en materia de salud, en vez de aprovechar la «sabiduría de las masas«.

De nuevo, esto no es un ataque contra la educación y la investigación formal, ambas son necesarias. Pero debemos entender que no tienen exclusividad sobre el conocimiento, y que la suma de la inteligencia colectiva siempre será mayor que la de cualquier grupo de expertos.

Cómo vivir

Debemos añadir más variabilidad en nuestra vida personal: más aventura, más incertidumbre, más auto-descubrimiento, más experiencias nuevas (positivas y negativas)… al fin y al cabo esto es lo que hace que la vida merezca la pena.

Y por tanto menos de las vidas cómodas, estructuradas y predecibles del director de banco, con despertador, horarios fijos y ocio planificado (pádel de 3 a 4).

Parece que el objetivo de la modernidad es evitar todo posible riesgo y eliminar todo tipo de variabilidad de nuestra vida. Vivimos encerrados en nuestro zoo particular, nuestra cárcel de oro.

Por tu salud y tu espíritu, ¡escapa!

 

Únete a la Revolución

Suscríbete a la newsletter y recibirás gratis
El Manual Revolucionario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Suscríbete y recibe GRATIS El Manual Revolucionario con ejemplos de menús y entrenamientos...

x