Conceptos, Mark All, Mayor musculatura, Nutrición

Dieta Carnívora: Beneficios, Riesgos y Cuándo Probarla

Si tuviéramos que diseñar la dieta más perjudicial según el dogma oficial sería la carnívora:

Según la pirámide de alimentación del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), la carne es el peor alimento, solo por encima de dulces y huevos. Todo muy científico.

Fuente: http://www.csic.es/ciencia-y-tecnologia-de-alimentos

Y sin embargo, miles de personas afirman que la dieta carnívora les ayudó a recuperar su salud y perder grasa, cuando otros enfoques habían fracasado.

Hoy explicamos en qué consiste la dieta carnívora, sus posibles riesgos y beneficios.

¿Qué es la dieta carnívora?

Aunque existen variantes, el concepto es sencillo: comer solo productos animales.

La versión más extrema se limita a carne roja y agua. Algunos más moderados incluyen órganos y pescado. Las alternativas más flexibles permiten también huevos y lácteos.

Como ejemplo concreto podríamos tomar el enfoque Paleo Keto Diet, con cierta evidencia terapéutica (detalle). Estas son sus premisas:

  1. Énfasis en carne alimentada con pasto, usando sal como condimento.
  2. Consumo generoso de órganos.
  3. Dos gramos de grasa por cada gramo de proteína.
  4. No se toleran lácteos.
  5. Según la salud intestinal de cada persona se permite café y cantidades pequeñas de ciertas especias y frutas.

Miles de seguidores afirman que esta dieta les dio resultados cuando los enfoques clásicos habían fallado. Reportan rápida pérdida de grasa, mejor digestión, menos depresión, mayor claridad mental y reducción de síntomas de múltiples enfermedades autoinmunes.

Algunos llevan pocos meses con la dieta y otros varias décadas (como Charlene Andersen).

Sin embargo, la evidencia científica es muy escasa, y se limita a un puñado de reportes de caso que documentan mejoría en trastornos varios, desde enfermedad de Crohn  (reporte) hasta cáncer (reporte).

Los argumentos

El argumento principal de sus proponentes es que las plantas intentan matarnos, y técnicamente no están equivocados.

Las plantas no están interesadas en ser parte de tu ensalada, y contienen un enorme arsenal químico para eliminar a sus enemigos (detalle): lectinas, saponinas, oxalatos, fitatos, alcaloides… El 99% de los pesticidas que ingerimos son producidos por las propias plantas (estudio).

Para nuestros ancestros, los animales eran difíciles de matar pero fáciles de digerir. Con las plantas ocurría lo contrario. Matarlas era fácil, digerirlas tenía cierto peligro.

Sin embargo, miles de años seleccionando las variedades menos problemáticas han convertido a las verduras actuales en versiones domesticadas de sus antepasados salvajes. Sus venenos nos fortalecen ahora por hormesis (detalle, detalle).

Dosis altas de compuestos tóxicos de las plantas son perjudiciales, pero dosis pequeñas nos ayudan

¿Cuál es entonces el problema? La variabilidad individual. La dosis que es beneficiosa para la inmensa mayoría puede ser excesiva para una pequeña minoría.

La dosis hace el veneno y, en algunas personas, la dosis venenosa es muy pequeña. Si tienes una mala combinación de genes, disbiosis y otros factores es posible que tengas poca tolerancia a distintos compuestos de las plantas.

¿Y la fibra?

La fibra fermentable es el alimento favorito de nuestras bacterias, y su ingesta es importante para mantener una microbiota saludable.

Pero de nuevo debemos considerar la respuesta individual. Si tu microbiota no es buena, darle más fibra puede magnificar el problema. Precisamente muchos de los trastornos que mejoran con la dieta carnívora se deben en parte a problemas intestinales: disbiosis, SIBO, permeabilidad intestinal

Si tienes por ejemplo sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado, la fibra en tu comida podría alimentar al enemigo. Lo mismo en caso de personas con enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, que presentan con frecuencia algún grado de intolerancia a la fibra.

Como explica Bonnie Leclerc, antes de plantar nuevas flores en tu jardín, debes eliminar la maleza. En casos extremos, limitar temporalmente la fibra puede ser la mejor estrategia.

¿Hay riesgo de deficiencias?

La carne es un alimento nutricionalmente denso (detalle). Aporta todos los aminoácidos y ácidos grasos esenciales, como Omega 3 (especialmente la carne de pasto). Es rica en minerales como fósforo, hierro, zinc o selenio, y aporta múltiples vitaminas del grupo B.

Contiene sin embargo bajas cantidades de nutrientes relevantes, como vitamina C o magnesio. Curiosamente no se observan carencias en personas que llevan muchos años siguiendo la dieta carnívora, pero no dejan de ser casos anecdóticos.

Según algunos investigadores, las ingestas diarias recomendadas están diseñadas para dietas altas en carbohidrato, y los requerimientos disminuirían al reducir este macronutriente.

Por ejemplo, la glucosa y la vitamina C compiten por los mismos transportadores para entrar en las células (detalle, detalle). Por tanto, al reducir los niveles de glucosa en sangre necesitamos menos vitamina C. Un estudio en personas con obesidad observó un aumento en los niveles de vitamina C al adoptar una dieta cetogénica.

Pequeños carnívoros: etnia nómada de Siberia

Al eliminar los fitatos, mejora también la absorción de minerales como magnesio (detalle, detalle), requiriendo una menor ingesta.

Otro riesgo evidente son los fitonutrientes. Aunque no son esenciales para nuestra fisiología (y de hecho no existen ingestas mínimas recomendadas), su consumo nos beneficia por distintas vías. Desconocemos el impacto a largo plazo de su ausencia.

¿Es peligroso comer tanta carne?

Revisando las analíticas de personas que han llevado esta dieta durante años, no se detecta nada extraño, pero no dejan de ser casos aislados.

No existen sociedades que se hayan alimentado únicamente de productos animales ni tenemos estudios a largo plazo. Evolutivamente no deja de ser un experimento, y el resultado es todavía incierto.

El miedo de algunos a la carne no está justificado (detalle, detalle), y ya analizamos en su momento la compleja relación entre la carne y el cáncer.

Dicho esto, una dieta basada en carne podría elevar algunos riesgos:

  • Activación de mTOR.  El mTOR es fundamental para ganar masa muscular, pero un exceso puede ser problemático, especialmente en personas sedentarias. El impacto se reduciría si se realiza la dieta carnívora en déficit calórico y/o se incorpora ayuno intermitente.
  • Exceso de hierro. El hierro es necesario, pero en exceso puede ser problemático, especialmente en hombres. Por suerte, reducir este riesgo es sencillo, revisando cada cierto tiempo los niveles y realizando donaciones de sangre.
  • Compuestos tóxicos. Preparaciones agresivas, como la barbacoa o la parrilla, elevan la producción de compuestos potencialmente cancerígenos (estudio), como aminas heterocíclicas (AHC) e hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP). Aunque no está claro su verdadero impacto, es recomendable priorizar métodos de cocción menos agresivos.
  • Exceso de TMAO. Hace años, una publicación en Nature especulaba que el metabolismo intestinal de la carnitina daba lugar a un compuesto denominado TMAO (detalle), que podría elevar el riesgo de enfermedad cardiovascular (estudio). Paradójicamente el pescado aporta cantidades incluso mayores de este compuesto (estudio, estudio), y su consumo se asocia casi siempre con beneficio cardiovascular (detalle). Falta mucho por investigar, pero tampoco es un riesgo que debamos ignorar.
  • Hormonas y antibióticos. Aunque la carne de vacas alimentadas con pasto es mejor, la convencional no está llena de hormonas y antibióticos como algunos creen (detalle).

En resumen, la carne es un gran alimento, pero su efecto depende del contexto. El consumo de frutas y verduras minimiza los posibles aspectos negativos del exceso de carne, y no sabemos realmente el impacto a largo plazo de comer solo carne.

¿A qué se debe la mejoría?

Según algunos seguidores de la dieta carnívora, todos los beneficios que experimentan se deben a eliminar los terribles alimentos vegetales.

En personas especialmente sensibles esto será parcialmente cierto, pero seguramente hay otros muchos aspectos. Y si entendemos los mecanismos, podremos diseñar estrategias menos restrictivas que logren lo mismo.

Veamos qué podría ocurrir al llevar una dieta carnívora:

  • Déficit calórico. No es siempre cierto, por supuesto, pero al basarse en alimentos muy saciantes y una dieta tan restrictiva, se tiende a comer menos. Esto producirá pérdida de grasa, con todas las mejoras asociadas. La proteína minimizará además la pérdida muscular (detalle, detalle). En el fondo, es una especie de PSMF (Protein-Sparing Modified Fast), pero si el objetivo es perder peso rápido, prefiero una dieta cetogénica más variada.
  • Cetosis. Al restringir tanto los carbohidratos (casi a cero), se elevarán los cuerpos cetónicos, experimentando muchos de los beneficios asociados: saciedad, menor inflamación general, claridad mental…
  • Descanso intestinal. La carne se absorbe por completo en el intestino delgado, generando poco residuo y dando un respiro al resto del tubo digestivo.
  • Reducción de sobrecrecimiento bacteriano. Al limitar el alimento de las bacterias invasoras mejorarían distintos síntomas intestinales, pero se podría lograr lo mismo con tratamientos menos radicales.
  • Menos sensibilidades. Al eliminar casi todos los elementos sospechosos (gluten y otras lectinas, huevos, caseína, frutos secos, frutas…), se reducirían problemas por sensibilidades desconocidas a alguno de estos compuestos.

¿En qué casos tendría sentido?

Si no tienes ningún problema de salud, aprende a comer bien y olvídate de la dieta carnívora. Aunque miles de personas la siguen, desconocemos los posibles efectos a largo plazo, y me parece un riesgo innecesario.

Sin embargo, si tienes alguno de los siguientes problemas, y no has mejorado con otros enfoques más moderados, una dieta de exclusión extrema tiene sentido. En estos casos, los potenciales beneficios superan con creces los posibles riesgos:

  1. Enfermedades autoinmunes. Se han reportado por ejemplo beneficios en casos de artritis reumatoide o psoriasis.
  2. Trastornos intestinales como colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn.
  3. Parásitos, hongos y otros invasores, desde Cándida a Lyme (Borrelia).
  4. Problemas mentales como depresión, esquizofrenia o trastorno bipolar.

Como vimos previamente, no existen todavía estudios que confirmen beneficios, y nos basamos simplemente en casos anecdóticos. No es lo óptimo, pero así es muchas veces como avanza la ciencia, de la observación a la experimentación. Y repito, la dieta carnívora sería la última opción.

Podrías realizar una fase corta de dieta carnívora, por ejemplo de 30 días y, si notas mejoría, transicionar con gradualidad hacia una dieta más completa y fácil de llevar.

Sin dogmas

Muchas veces, cuando alguien mejora su salud después de un gran cambio se vuelve dogmático. Piensa que si esa intervención fue lo único que le funcionó, implica que es siempre la mejor opción. Es un error.

La realidad es que hay una gran variabilidad individual, y no existen recetas mágicas para los trastornos complejos.

Por desgracia, algunos líderes del movimiento carnívoro, como Shawn Baker, se han vuelto tan dogmáticos como los predicadores veganos. Afirman que las verduras son malas y que el ser humano está mejor adaptado a una dieta carnívora.

Fisiológicamente, esto es falso. Somos omnívoros, y las mejores dietas humanas incluyen animales y plantas. Ninguna sociedad ha sobrevivido en un entorno salvaje comiendo únicamente vegetales, pero tampoco existen tribus carnívoras.

Variación de productos animales vs. vegetales de distintas tribus

Pensar que una dieta sin frutas o verduras es la mejor opción para toda la población desafía la razón, y no encaja con la literatura científica.

Dicho esto, existen casos individuales donde funcionará mejor una estrategia de eliminación, y la dieta carnívora es una posible solución.

Share Button
Previous Post Next Post

50 Comments

  • Reply Martin Alcaide diciembre 15, 2018 at 12:40 pm

    Muy buen trabajo investigativo (como siempre, Marcos 😉 ) . Es interesante ver cómo surgen los dogmáticos no solo del lado de los vegetarianos, sino también de los carnívoros, paleo, veganos, keto, etc. Pareciera ser muy difícil de aceptar que las soluciones pueden ser múltiples, considerando unos pocos principios, el más importante: come comida real.
    Por otro lado, en su libro, Bonnie recomienda la última semana reducir mucho los carbohidratos e incluso hace un ayuno “largo”. Lo he experimentado y me ha servido muchísimo para mejorar mi microbiota. Tampoco se debe olvidar que si se consume órganos tendrás casi todos tus requerimientos nutricionales completos (el hígado es el multivitamínico de la naturaleza, como bien nos recordás en tus posts).
    En fin, gracias por el articulazo, Marcos. Un abrazo.

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario diciembre 15, 2018 at 11:18 pm

      Sin duda, la comida real es la base de todo :).
      Y es cierto lo de los órganos, de hecho el hígado tiene vitamina C, aunque no es su fuerte.

      • Reply Gonzalo diciembre 29, 2018 at 10:12 pm

        Personalmente yo sigo esta dieta, y lo que hago es comer a diario un solo Kiwi, de esta forma tengo potasio, vitamina C y magnesio, que son nutrientes que la carne no tiene o muy poca llegado el caso.

    • Reply Gonzalo diciembre 29, 2018 at 10:11 pm

      Si, el tema del Higado es que generalmente todas las hormonas y medicamentos que le ponen al animal van a parar al higado, por eso algunos no recomiendan comer los organos.

  • Reply Marius diciembre 15, 2018 at 1:34 pm

    La verdad es que el caso de Shawn Baker, muy activo en redes, impresiona muchísimo, más aún con su edad y tamaño, lo cuál podría también justificarse por su acervo genético (Nórdico puro). Ciertamente, un cremita de verduras de las más amables y con poca fibra no cae mal a casi nadie. GRACIAS.

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario diciembre 15, 2018 at 11:19 pm

      Sí, no le quiero quitar mérito a Shawn Baker, pero creo que se ha radicalizado demasiado para mi gusto 🙂

      • Reply Marius diciembre 18, 2018 at 11:59 pm

        No hay comentario donde no ridiculice la religión Vegan… Oye, y una cosa, lo de 2 gr de grasa por 1gr de Prote?? La IsoDieta es 1-1 , y en Ketogains suele ser 1’5-1 . Sin aguacates, frutos secos ni Mantequilla, no sé que cortes de Cerdo o Vaca comerán… Mucha panceta!!

  • Reply andreu lopez diciembre 15, 2018 at 2:00 pm

    Entre una dieta muy alta en Hidratos o una dieta muy alta en Proteínas, yo me decanto claramente para la segunda opción.
    Los hidratos no son esenciales y para mi, son un mero acompañamiento a las protes y grasas.

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario diciembre 15, 2018 at 11:20 pm

      Las preferencias personales son importantes, personalmente me pasa como a ti pero me gusta ciclar y tirar más de CH en algunas fases

  • Reply Julio diciembre 15, 2018 at 3:11 pm

    Interesante artículo, Marcos. Yo siempre he sido muy carnívoro (en el sentido de que me encanta la carne), pero siempre he limitado su consumo por ser supuestamente poco saludable (no era yo el que cocinaba jejejej). Mi pregunta es si, dentro de una alimentación basada en comida real puede ser saludable comer carne de supermercado más de una vez al día (o cuántas veces a la semana sería lo óptimo), teniendo en cuenta que soy ectomorfo y estoy siguiendo Barra Libre.

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario diciembre 15, 2018 at 11:21 pm

      Es muy difícil fijar un límite, pero quizá una vez al día si es convencional está bien, y combinaría con carnes blancas, pescado etc.

  • Reply Ric Carpenter diciembre 15, 2018 at 4:08 pm

    Marcos, a los Inuits no los consideras carnívoros.
    Las pocas plantas que podían consumir en sus cortos veranos no creo justifique catalogarlos como onmivoros.
    Muy bien artículo, muchas gracias.

  • Reply Alex diciembre 15, 2018 at 4:22 pm

    Los inuit son 100% carnívoros.

  • Reply Loretta diciembre 15, 2018 at 5:25 pm

    Hola Marcos,

    justo has dado con el artículo que buscaba: informaciones utiles 🙂

    muchas gracias por tu blog, me gustan todos los articulos!

    un abrazo

    Lotta

  • Reply Tinerfe diciembre 15, 2018 at 8:56 pm

    Hola Marcos, curioso que nombraste la enfermedad de Lyme en tu artículo. Cada vez somos más y más en España y en el resto del mundo desgraciadamente.
    Buen artículo!
    Saludos/ Tinerfe

    • Reply Bruno diciembre 24, 2018 at 10:38 pm

      Hola cómo estás?A ti te pico una garrapata? Gracias
      Me han dicho que los test generalmente no son muy precisos salvó en eeuu

  • Reply Alvaro H. Rodriguez diciembre 15, 2018 at 9:20 pm

    Una pregunta, Seria suficiente incluir frutas y pocas verduras o verduras ocasionales??
    Para perder grasa y terminar de marcar los musculos??

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario diciembre 17, 2018 at 12:35 pm

      Lo que va a definir la pérdida de grasa será sobre todo el déficit calórico, y en ese sentido las verduras aportan muy pocas calorías, por lo que las puedes incluir sin problemas. Las frutas quizá las debas moderar un poco más, pero también son recomendables salvo algunas excepciones como comento en el artículo 🙂

  • Reply Jony diciembre 15, 2018 at 10:16 pm

    “Según la salud intestinal de cada persona se permite café y cantidades pequeñas de ciertas especias y frutas.”

    ¿Qué tipos de fruta son las que se permiten en ese enfoque?

    • Reply Marcos - Fitness Revolucionario diciembre 17, 2018 at 12:36 pm

      Principalmente frutas bajas en CH como fresas o frambuesas

      • Reply Sara febrero 26, 2019 at 3:42 pm

        El cafe no es recomendable???
        Que cantidad es permitida?
        por favor

  • Reply Jaime diciembre 15, 2018 at 10:31 pm

    No creo que sea la mejor pero la mayoría de las personas se beneficiarían de está dieta carnívora por el simple hecho de que se eliminan al 100% los “alimentos” de la dieta de la cafetería

  • Reply Fernando diciembre 16, 2018 at 2:34 am

    Muy buenas Marcos,

    Me ha encantado el articulo. Muchas gracias por tu labor diaria compartiendo este contenido.

    He leido bastante sobre como esta dieta ha mejorado muchos problemas con gente padece SIBO, enfermedades autoinmunes o alergias.

    Yo tengo SIBO y sigo una dieta ceto donde tomo betaina y glutamina y mas o menos lo tengo controlado.

    Me he planteado probar esta dieta, pero si no estoy equivocado al ir acompañado de una hipoclorhidria con ácido más bajo de lo normal y con más dificultad para digerir los alimentos..

    Quizá una dieta basada sólo en carne (protes y grasa) para una persona deportista que necesita alrededor de 3000 kcal, no podría empeorar más la situacion debido a que es mucha cantidad y es más costoso digerir las grasas y proteina cuando la bilis y enzimas no funcionan bien?

    He leído gente con SIBO que ha intentado este tipo de dieta sin éxito e incluso que se sentían peor, quizá esta una de las razones?

    Que recomendación harías en este caso? Incluirías algun suplemento por alguna posible deficiencia para una persona deportista que siga este tipo de dieta?

    Un saludo!

  • Reply David diciembre 16, 2018 at 11:57 am

    Muy interesante! No conocía de esto…lastima que comer demasiada carne y grasa saturada me hace tener pésimas digestiones! Hasta el punto que se me infla la barriga.

    Eso por qué puede ser? Es una lastima! Tenía entendido que la grasa saturada es buena para la testosterona!

  • Reply Alicia diciembre 16, 2018 at 12:49 pm

    Hola!
    Muy interesante el artículo, muy bien documentado. Hay cosas que desconocía completamente y me ha gustado conocerlas.
    Trabajo en el mundo de la farmacia y el tema nutrición y dietas no me es ajeno (de hecho tenemos nutricionista que analiza el caso de cada paciente y recomienda hábitos, consejos de alimentación, dieta… En consecuencia)
    Por mi parte soy mas de las que piensan que una alimentación equilibrada de aportar verduras, frutas, carne, pescado, lácteos, legumbres, cereales… Sin quitarle importancia al hecho de que la dieta carniora en determinados caso pueda ser beneficiosa como bien has comentado. También lo sera la dieta keto o la hipicalorica o la baja en grasas o alta en proteinas. Pero sera beneficiosa mas una dieta que otra en función de cada persona y sus características y su fisiopatologia. Se tendrá que valorar a cada uno para ver cual es la que mejor le ayudara.
    Siempre que se pueda y no se tengan problemas de salud lo ideal es dieta completa y equilibrada con hábitos saludables y ejercicio regular.
    Un saludo.

  • Reply Candido de Oliveira diciembre 16, 2018 at 7:22 pm

    Me encantó el articulo. Sin dudas estoy de acuerdo que la base es aprender a comer bien para luego experimentar con nuestro cuerpo e ir adaptándonos a lo más conveniente. Es muy interesante que trajiste a la luz este articulo, ya que siempre se habla o de un plan alimentario vegetariano u omnivoro.
    Creo que puede ser muy interesante de probar durante un mes solo para experimentar los efectos de la adaptación de nuestro cuerpo. ¿Sería interesante a nivel de salud por el famoso efecto hormetico?
    ¿Creés que puede ser interesante para perder grasa con un plan de un mes?
    Muchas gracias por tu post y como siempre de excelente calidad. Me llevo conmigo la idea de que las plantas pretenden matarnos y dominar al mundo. Un abrazo!

  • Reply Antonio diciembre 16, 2018 at 9:20 pm

    Muy bueno, como siempre, Marcos!
    Algo que me parece importante en estos casos es el impacto medioambiental. La producción de carne tiene una huella medioambiental brutal pero apenas se habla de ello, y me parece un factor a tener en cuenta en la elección de tu dieta, obviamente por debajo de tu salud, claro.
    Saludos!

  • Reply Fernando diciembre 17, 2018 at 6:26 am

    ¿Por qué la dieta carnívora es buena en caso de depresión?

    Gracias por el artículo. Muy interesante.

  • Reply agustin diciembre 17, 2018 at 8:55 am

    Muchas gracias una vez más por el artículo!!!

  • Reply Rosana Vivas diciembre 17, 2018 at 12:12 pm

    Hola quería comentar como algo totalmente anecdótico que vivo en Uruguay hace apenas 8 meses. Acá el ganado es alimentado sólo con pasto y la dieta es básicamente Carne de Res y sus visceras, vegetales básicos en poca cantidad y sólo fruta de estación (porque todo es carísimo) y me sorprende ver la longevidad que tienen aquí las personas. Soy medico y estoy revalidando y me ha tocado trabajar en muchos centros que se dedican a cuidarlos y también en casas porque sus hijos no lo hacen con frecuencia. Ojo yo ahora estoy modo vegetariana (ovo) y no he adoptado ese estilo de alimentación pero me llama la atención

  • Reply Jose Manuel Donaire diciembre 17, 2018 at 7:13 pm

    Hola, Marcos, nunca he escrito por aqui y soy un aferrimo seguidor tuyo queria preguntarte lo siguiente, hablas de fases, mas hidratos alguna vez, un ayuno por aqui y otro por alla, fase de alta proteina, etc, ¿hay alguna manera de coemr simplemente sano, sin pensar en fases? Es que me recuerda a los culturistas y la esclavitud de los horarios y fases a la jora dd alimebtarse, pesar, calcular, hoy memtoca esto, mañana lo otro, ¿ no hay una manera de hacerlo de forma natural? Sin tener que pensar que fase me toca hoy, tener que tenerlo todo apuntado y entre comillas, estar esclavizado? Mucha gracias por todo lo que haces, nose si he preguntado bien. Perdona cualquier molestia.

  • Reply Mj diciembre 17, 2018 at 11:30 pm

    Hola Marcos, justo hoy he leído un reciente artículo en pubmed sobre la TMAO y las enfermedades cardiovasculares. Estaba cambiando hábitos e introduciendo más carnes pero ahora ya me pongo en duda… he venido a buscar tu consejo y justo me ha salido este post q leí ayer¿que opinas sobre ello?

  • Reply Diego diciembre 18, 2018 at 3:25 pm

    HOLA MARCO , genial articulo! …una duda q siempre tuve y nunca vi que te hayan consultado es sobre … como hacían nuestros antepasados para tener una dieta balanceada con la limitaciones en variedades que tenian a su alcance en comparación a lo que tenemos hoy en dia (alimentos provenientes de todo el mundo, me refiero a su origen evolutivo mas allá de donde sea cultivado)

  • Reply Manuel diciembre 18, 2018 at 7:25 pm

    Genial como siempre, habia visto la dieta carnivora en varios blogs americanos y tenía curiosidad por saber mas, grande!

  • Reply dani torres diciembre 19, 2018 at 3:54 pm

    La barbacoa y la parrilla……no son acaso las formas más “naturales” de cocinar? No me imagino a nuestros ancestros cocinando al vapor en un horno.

    saludos

  • Reply Boris diciembre 21, 2018 at 9:17 pm

    Hola, vivo en Uruguay el país de las vacas que supuestamente son sanas porque se alimentan a pasto, pero no es tan así. Esos animales llevan mucho medicamentos y antibióticos en sus cuerpos, y las que son descarte de la lechería también llevan hormonas y muchas se sacrifican cuando ya tienen procesos tumorales. Aquí la gente no es tan longeva como afirmó anteriomente una médica residente. La mayoría de la población está enferma, tenemos el 10% de la población con diabetes, estamos encabezando las estadísticas en cáncer de colon per capita y en ACV no nos quedamos atrás. Acá no hay quien no tenga el colesterol alto e hipertensión arterial. También encabezamos la lista de consumidores de carne roja a nivel mundial y creo que eso contribuye a tantos problemas de salud de nuestra población.

    • Reply SolCe marzo 7, 2019 at 1:02 am

      “Dont blame the butter what the bread did”

      “No culpes a la mantequilla por lo que hizo el pan”

  • Reply Francisco Javier Limonche Lima diciembre 22, 2018 at 10:12 am

    Hola Marcos, como siempre encntado con tu articulo, y todos los links que conlleva, y aunque coincido en todo o casi todo me cabe una pregunta que no he visto abordada. Que pasa con el acido urico y la gota? problema que se asocia a los altos consumos de carne.
    Muchas gracias y un saludo de antemano.

  • Reply J. Cortws diciembre 26, 2018 at 7:28 am

    Hola marcos, muy buen articulo, como siempre. Tengo una pregunta ¿recomiendas esta forma de comer a quien tiene intolerancia a la fructosa y sorbitol? Un saludo!!!! Y feliz navidad

  • Reply María diciembre 28, 2018 at 10:00 am

    No sabía que “esa dieta que hacía yo cada 3 meses porque no tengo dinero para nada más” ya existía y es cierto, uno se siente completamente renovado, por una vez en mucho tiempo se vuelve a perder un kilo de grasa por semana, y para quien tenga problemas de piel como acné o dermatitis, o simplemente la piel muy grasa…, es que se lo recomiendo con los ojos cerrados, lo mismo para quienes tenemos que vigilar la insulina.

    Pero la verdad es que hacerla por largos periodos de tiempo… No es tanto el riesgo, como lo inviable que es y lo aburrido que se torna, en serio, después de estar 1 mes comiendo solo res y cerdo uno se cansa, y más si solo se pueden usar unas dos formas de cocción, y esto lo digo en mi posición de amante de la carne roja y blanca, devoradora de cerebros, hígados y huesos, comedora de lenguas, muslos y pieles.

    Puedo entender que sea usado como parte de una estrategia o para una emergencia o enfermedad, pero comer todo el tiempo así ni en chiste (lo bueno, si breve, dos veces bueno)… Ya al tercer mes ando que lloro por poder comerme aunque sea un granito de ajo, un ají picante o una zanahoria.

  • Reply juang enero 21, 2019 at 9:21 pm

    No mencionas que esta dieta es poco sostenible. Producir carne requiere mucha más agua, terreno y combustible que producir verduras. Creo que no se debe recomendar esta dieta de forma generalizada, ni ninguna otra dieta donde la carne sea el plato fuerte. La pregunta no debería ser ¿cuál es la mejor dieta?, sino ¿cómo podemos proporcionar una dieta lo mejor posible para toda la población *sin agotar los recursos disponibles*?
    Marcos, ¿no podrías escribirnos algo sobre el impacto de cada dieta en el ecosistema? Algo mencionaste en un post sobre veganismo, pero era un poco de pasada, no me pareció muy completo.
    Salud

  • Reply Clara enero 24, 2019 at 11:19 pm

    Ufff. No sé si buena para la salud, pero desde luego, sostenible para el planeta, no es.

  • Reply Rosario enero 27, 2019 at 6:30 pm

    Hola Marcos, estoy un poco confundida, ahora sale este estudio que dice que las dietas bajas en proteínas (y por tanto, altas en carbohidratos) alargan la vida, también leí en el libro de Valter Longo lo mismo. ¿Nos arrojas un poco de luz? Este es el artículo que explica el estudio: https://elpais.com/elpais/2016/11/25/buenavida/1480073468_299148.html

  • Leave a Reply